La UE decidió restringir las visas a los rusos y el Kremlin respondió con cortes de gas

·5  min de lectura
Vista general de la reunión de cancilleres europeos en Praga
Vista general de la reunión de cancilleres europeos en Praga - Créditos: @-

PARÍS.- Prolongando la gigantesca pulseada que los enfrenta desde la invasión a Ucrania, la Unión Europea (UE) decidió este miércoles endurecer la obtención de visas para los todos los rusos, aunque se contuvo, sin embargo, de una interdicción más severa propiciada por algunos países miembros. Moscú respondió blandiendo su arma de predilección: suspendió la entrega de gas que llega al bloque por el ducto NordStream 1, “por razones de mantenimiento”, y cesó en forma total el suministro a Engie, la empresa francesa de energía, “por falta de pago”.

Reunidos en Praga, los ministros europeos de Relaciones Exteriores, decidieron suspender el acuerdo de flexibilización del régimen de visas con Rusia, aun cuando evitaron tomar medidas mucho más rigurosas. Según el jefe de la diplomacia europea, Josep Borrell, los 27 reconocieron que las relaciones con Moscú “no podían permanecer sin cambios” y que, el acuerdo, concluido en 2007, debía ser “totalmente suspendido”.

El canciller checo Jan Lipavsky (derecha) junto al encargado de asuntos exteriores de la UE Josep Borrell
El canciller checo Jan Lipavsky (derecha) junto al encargado de asuntos exteriores de la UE Josep Borrell - Créditos: @MICHAL CIZEK

Tras la reunión informal, que se realizó en el Centro de Congresos de Praga, Borrell confirmó que la decisión hará “más difícil y más largo” el proceso de obtención de visados para los ciudadanos rusos.

“Esto reducirá considerablemente el número de visas entregadas por los Estados miembros”, dijo.

En una concesión a los miembros de la UE que habían solicitado medidas más estrictas, el jefe de la diplomacia europea afirmó que los países limítrofes con Rusia “pueden tomar medidas a nivel nacional”. Borrell precisó, sin embargo, que dichas disposiciones deben conformarse a las reglas del espacio Schengen -que establece la libre circulación de personas y mercaderías-, y destacó la importancia de que miembros de la sociedad civil rusa continúen viajando a la UE.

Antes de la reunión, Polonia y los tres Estados bálticos (Estonia, Letonia y Lituania) habían dado a conocer su intención de prohibir totalmente la entrada de viajeros rusos, si el conjunto de la UE no lo decidía así. En una declaración común, los cuatro países declararon que la suspensión del acuerdo era “una primera etapa necesaria”.

“Pero debemos limitar en forma drástica el número de visas entregadas. Sobre todo las turísticas, para reducir el flujo de ciudadanos rusos en la UE y el espacio Schengen”, agregaron.

Según el texto, la medida adoptada debería comportar excepciones “para los disidentes, así como para otros casos humanitarios”.

“Hasta que dichas medidas sean puestas en práctica a nivel del bloque, nosotros estudiamos la eventual introducción, a nivel nacional, de medidas temporarias de prohibición de visado o de restricción de cruce de fronteras para los ciudadanos rusos titulares de visas europeas”, dicen los cuatro países citados.

En una columna publicada este viernes en Francia por el vespertino Le Monde, el ministro estonio de Relaciones Exteriores, Urmas Reinsalu, consideró “inaceptable que turistas rusos tengan vacaciones en Europa, cuando el ejército de ese país comete masacres en Ucrania”.

Foto de los cancilleres europeos reunidos en Praga
Foto de los cancilleres europeos reunidos en Praga - Créditos: @Majda Slamova

Reinsalu señaló que, desde que comenzó la guerra el 24 de febrero, “un millón de ciudadanos rusos entraron en la UE, y un tercio lo hizo pasando por Estonia”.

“Debemos asegurarnos, además, de que ninguno de esos ciudadanos rusos que penetran en el espacio Schengen amenace nuestra seguridad. La verdad es que varios de ellos, oficialmente llegados ‘en vacaciones’, utilizaron micrófonos y cámaras para filmar videos de propaganda”, señaló.

Los 26 países que conforman el espacio Schengen (22 Estados de la UE, más Noruega, Islandia, Suiza y Liechtenstein) recibieron en 2021 tres millones de solicitudes de visado de corta estadía, que incluyen todas las categorías: turismo, estudios, viajes de negocios, etc. Los rusos fueron los más numerosos con 536.000 pedidos.

Represalia rusa

En vísperas de la reunión de Praga, Rusia advirtió que tomaría medidas de represalia.

“Poco a poco, Bruselas, como las capitales europeas, muestran una ausencia total de sentido común (…) Esa irracionalidad, que raya la locura, permite que sean debatidas semejantes medidas. Se trata de una decisión muy grave contra nuestros ciudadanos, que no quedará sin respuesta”, lanzó el vocero del Kremlin, Dimitri Peskov.

Pero la respuesta del Kremlin ya había sido anunciada el día antes, el 26 de agosto por Gazprom, el gigante de la energía ruso: cortar “en forma total” el suministro de gas que llega a Europa por el ducto NordStream 1 -en principio durante tres días a partir de ayer- “por razones de mantenimiento”. Según un comunicado difundido por la empresa estatal, la suspensión responde a trabajos en una estación de compresión, situada en Rusia. NordStream 1 conecta directamente los campos gasíferos siberianos al norte de Alemania, desde donde el gas es luego exportado a otros países europeos.

El anuncio de la interrupción se produjo un día después de otra medida de represalia suplementaria tomada por el Kremlin: el cese “completo” de entregas de gas al grupo francés Engie, a quien Gazprom acusa de no haber pagado las sumas debidas por dichos envíos. Se trata de la misma excusa utilizada ya por Moscú para cortar el suministro a otros países del bloque, pretextando que no pagan la energía rusa en rublos, como lo exige el régimen ruso, violando los términos de los contratos originales.

Según los expertos, si bien Francia es uno de los países del bloque que menos depende del gas ruso -importando solo el 17% de sus necesidades-, sus reservas estratégicas no le permitirán evitar una penuria si Moscú persiste en cerrar totalmente el suministro. Actualmente casi completas a 100%, las reservas del país solo representan una parte de su consumo anual.