La UE debatirá en Praga prohibir los visados a rusos y entrenar tropas ucranianas

·3  min de lectura
FOTO DE ARCHIVO. Imagen de ilustración con letras de plástico con la palabra "Sanciones" en inglés junto a los colores de las banderas de la UE y Rusia

PRAGA, 29 ago (Reuters) - Los ministros de Defensa y Asuntos Exteriores de la Unión Europea, reunidos en Praga esta semana, debatirán las opciones para establecer una misión de entrenamiento militar de la Unión Europea para las fuerzas ucranianas, así como estudiarán las peticiones de algunos miembros de prohibir la entrada de turistas rusos en el bloque.

Varios países de la UE llevan tiempo entrenando a las tropas ucranianas, sobre todo para que puedan manejar las armas que los países occidentales están entregando a Ucrania para ayudarla en su lucha contra la invasión rusa.

Todavía no está claro dónde podría estar basado un programa de entrenamiento de la UE y qué mandato podría tener, dijeron diplomáticos de la UE a Reuters antes de la reunión de los ministros de Defensa el lunes y el martes.

El jefe de política exterior y de seguridad del bloque, Josep Borrell, ha dado pocos detalles de sus planes hasta ahora, limitándose a afirmar que dicho programa no tendría su sede en Ucrania, sino en los países vecinos.

En una sesión conjunta con representantes de la ONU y la OTAN, los ministros de Defensa también debatirán el futuro de la misión de formación de la UE en Malí, que ha sido suspendida, y de la fuerza de mantenimiento de la paz de la ONU, la MINUSMA, mientras crece la preocupación por la creciente presencia rusa en el país de África Occidental.

La guerra de Ucrania, que dura ya seis meses, sigue siendo una prioridad de la política exterior de la Unión Europea. Cuando los ministros de Asuntos Exteriores del bloque se reúnan el martes en Praga, la propuesta de prohibir los visados a los rusos ocupará un lugar destacado en su agenda.

Los checos, que ejercen actualmente la presidencia rotatoria de la UE, están impulsando una prohibición de visados para los turistas rusos en toda la UE, idea que apoyan principalmente los países bálticos.

Sin embargo, Alemania, algunos otros Estados miembros y Borrell rechazan esta medida, alegando que podría infringir las normas de la UE y cortar las vías de escape de los disidentes rusos.

El ministro de Asuntos Exteriores de Lituania, Gabrielius Landsbergis, ha dicho que Estonia, Letonia, Lituania, Polonia y Finlandia, que comparten frontera con Rusia, pueden actuar por su cuenta para bloquear a los turistas si la UE no acuerda una prohibición a nivel de toda la Unión.

Según Landsbergis, la mayoría de los rusos entran en la UE a través de las fronteras terrestres de los cinco países desde que se suspendieron los vuelos directos entre Rusia y el bloque tras la invasión de Ucrania por parte de Moscú.

A mediados de agosto, Estonia cerró su frontera a más de 50.000 rusos con visados previamente expedidos, siendo el primer país de la UE en hacerlo.

El presidente ucraniano, Volodímir Zelenski, pidió a Occidente a principios de este mes que impusiera una prohibición general de viajar a los rusos, lo que provocó una airada réplica de Moscú.

(Información de Sabine Siebold, Robert Muller y Andrius Sytas; editado en español por Benjamín Mejías Valencia)