UE busca una mejor duración de la batería en teléfonos inteligentes

·3  min de lectura

CIUDAD DE MÉXICO, septiembre 1 (EL UNIVERSAL).- La Comisión Europea busca mejorar la duración de la batería de los teléfonos y tabletas y la disponibilidad de piezas de repuesto.

En los borradores de propuestas publicados esta semana, los reguladores europeos planean obligar a los fabricantes de teléfonos a suministrar al menos 15 piezas diferentes a reparadores profesionales durante cinco años después de que un dispositivo salga a la venta por primera vez.

Los consumidores también obtendrán acceso garantizado a baterías de repuesto, pantallas, cargadores, tapas traseras e incluso bandejas para tarjetas SIM/tarjeta de memoria durante cinco años.

Los borradores de propuestas están diseñados para mejorar la capacidad de reparación de teléfonos inteligentes y tabletas y reducir su huella de carbono en toda Europa.

El "Financial Times" informa que extender los ciclos de vida de los teléfonos inteligentes en cinco años sería aproximadamente el equivalente a retirar 5 millones de automóviles de la carretera.

La UE argumenta que obligar a los fabricantes a fabricar productos que sean más duraderos y fáciles de reparar debería reducir los desechos electrónicos y mejorar las tasas de reciclaje y la reutilización de los materiales necesarios para fabricar los dispositivos.

---Etiqueta de energía

Si las propuestas se adoptan en toda Europa a finales de este año, también se introducirá una nueva etiqueta energética en los teléfonos inteligentes y las tabletas, que actuará de forma muy similar a las etiquetas de los televisores y los electrodomésticos de toda Europa.

La etiqueta de energía indicará la duración probable de la batería de un teléfono o tableta, y también incluirá información sobre la protección de un dispositivo contra el agua y el polvo e incluso evaluará la resistencia de un teléfono a caídas accidentales.

Según los planes de la UE, si los fabricantes no pueden suministrar baterías a los consumidores durante cinco años, tendrán que superar una serie de pruebas de duración de la batería.

Esto asegurará que los dispositivos alcancen el 80 por ciento de una capacidad nominal después de 1000 ciclos de carga completos. Los fabricantes también se verán obligados a garantizar que las actualizaciones de software nunca tengan un efecto negativo en la duración de la batería.

Las regulaciones no se aplicarán a los teléfonos o tabletas con una pantalla principal flexible "que el usuario puede desenrollar y enrollar parcial o totalmente", ni a los teléfonos inteligentes diseñados para entornos de alta seguridad.

De cualquier manera, estas nuevas reglas están destinadas a mejorar la duración de la batería y la capacidad de reparación de los teléfonos inteligentes, en particular para dispositivos económicos o de bajo costo.

---Cargador universal para teléfonos móviles

El borrador de las regulaciones sigue la propuesta de los legisladores de la Unión Europea a principios de este año para exigir un cargador universal para teléfonos móviles y otros dispositivos.

El Parlamento Europeo afirmó en ese momento que los cargadores sin usar y descartados suman alrededor de 11 mil toneladas métricas de desechos electrónicos en Europa cada año.

Si bien los borradores de propuestas intentan abordar la reparabilidad y mejorar la confiabilidad, la Coalición Ambiental sobre Estándares (ECOS) argumenta que no van lo suficientemente lejos.

"Aunque en general son alentadoras, las propuestas aún deben mejorarse significativamente", dice ECOS. "La disponibilidad y la capacidad de reemplazo de ciertas piezas de repuesto establecen límites innecesarios para los reparadores de bricolaje".

ECOS, una ONG internacional que aboga por estándares ecológicos, también quiere que los fabricantes tengan que proporcionar baterías duraderas y repuestos como estándar, en lugar de poder elegir entre los dos.

"ECOS cree que los consumidores merecen ambos como mínimo, y no uno u otro como se sugiere actualmente".