La UE ayudará con mil millones de euros a los Balcanes ante crisis de energía

Berlín, 3 nov (EFE).- La Unión Europea (UE) destinará mil millones de euros a ayudar a los países balcánicos occidentales ante la crisis energética precipitada por la guerra de Ucrania, por considerar "esencial" la transición hacia una energía verde para su futura integración en el bloque comunitario.

La presidenta de la Comisión Europea (CE), Ursula von der Leyen, anunció esta partida al término de la Conferencia de los Balcanes Occidentales celebrada este jueves en Berlín, bajo los auspicios del gobierno de Olaf Scholz.

La mitad de la cual será en forma de ayuda urgente y el resto en inversiones para la modernización de sus infraestructuras energéticas.

Scholz destacó en su comparecencia ante los medios, junto a Von der Leyen y el primer ministro de Albania, Edi Rama, que la "brutal agresión de Rusia" convertía en aún más importante acelerar la integración de esos países la UE, pero advirtió en que esta solo es posible "con el esfuerzo" de esos Estados.

El líder alemán llamó a los seis países implicados en el proceso a "redoblar" esos esfuerzos y recordó que el ingreso comportará "su incorporación a ese gran mercado", recordó el canciller.

A la Conferencia de los Balcanes, un foro implantado en 2014 por invitación de la entonces canciller Angela Merkel, acudieron Von der Leyen, así como el presidente del Consejo Europeo, Charles Michel.

Junto a estos esfuerzos de cada uno de los países, a escala interna, deben "normalizarse" las relaciones entre Serbia y Kosovo, recordaron tanto Scholz como Von der Leyen, ya que sin ello no se avanzará hacia el ingreso.

Los seis países balcánicos invitados a la reunión comparten la aspiración de ingresar en la UE, aunque sus respectivos procesos se mueven a velocidades distintas.

Bosnia y Herzegovina cuenta ya desde mediados de octubre con la "recomendación" de la CE para acceder al estatuto de candidato, aunque condicionado al cumplimiento de 14 prioridades.

Serbia, que no ha respaldado las sanciones europeas contra Moscú, está mucho más atrasado, ya que desde Bruselas se le ha insistido en la necesidad de "comprometerse" con la línea de la política exterior comunitaria.

A Albania, Macedonia del Norte y Montenegro, que abrieron negociaciones intergubernamentales en julio destinadas a reforzar las relaciones con la UE, se les ha requerido que intensifiquen la lucha contra la corrupción y el crimen organizado.

A Kosovo, finalmente, se le reclama un "reforzamiento" democrático de sus estructuras, de su administración pública y del Estado de derecho, además de una lucha efectiva contra la corrupción.

Junto a la partida de apoyo frente a la crisis energética, en la reunión de hoy en Berlín se suscribieron una serie de acuerdos de colaboración a escala laboral y educacional, entre ellos el reconocimiento recíproco de títulos universitarios y cualificación profesional.

La posición de Serbia respecto a Rusia es el principal obstáculo, incluso a escala del gobierno alemán, para activar el proceso de reconocimiento como país aspirante, ya que se considera que podría ejercer un papel desestabilizador entre los socios.

(c) Agencia EFE