La UE aprueba una ley para eliminar el CO2 con bosques y otros sumideros de carbono

Bosque cerca de Adamowo

BRUSELAS, 11 nov (Reuters) - La Unión Europea ha acordado una ley para expandir sus bosques, pantanos y otros "sumideros" que absorben el dióxido de carbono (CO2), una medida que podría permitir al bloque aumentar su objetivo de reducir las emisiones netas de gases de efecto invernadero.

Los negociadores del Parlamento Europeo y del Consejo Europeo, que representa a los Estados de la UE, llegaron a un acuerdo sobre la legislación denominada Reglamento sobre el uso del suelo, el cambio de uso del suelo y la silvicultura (LULUCF) a primera hora del viernes.

La ley establece el objetivo de eliminar 310 millones de toneladas de CO2 equivalente para 2030 mediante el uso del suelo, los árboles, las plantas, la biomasa y la madera.

Se fijarán objetivos vinculantes para los 27 miembros de la UE, con el fin de aumentar progresivamente las absorciones y reducir las emisiones para alcanzar el objetivo de toda la UE.

En la actualidad, los países de la UE tienen que garantizar que compensan las emisiones derivadas del uso del suelo y la silvicultura con una cantidad de absorción de carbono al menos equivalente. Con la nueva ley, a partir de 2026 la absorción de CO2 deberá superar las emisiones.

La ley podría llevar a la UE a aumentar su objetivo de reducción de las emisiones netas de gases de efecto invernadero hasta casi el 57% en 2030 con respecto a los niveles de 1990, frente al 55% actual, al tiempo que la sitúa en la senda de la neutralidad climática en 2050.

El acuerdo es el último de los tres que la Unión Europea esperaba cerrar a tiempo para la cumbre de la ONU sobre el clima que comenzó el domingo en Egipto.

El mes pasado, el bloque llegó a un acuerdo sobre una ley que prohíbe efectivamente la venta de nuevos coches de gasolina y diésel a partir de 2035 y el martes acordó una ley que establece objetivos nacionales para reducir las emisiones de carbono.

El aumento de la captura de carbono puede consistir en la recreación de viejos bosques o la generación de otros nuevos, la rehumidificación de turberas o la modificación de prácticas agrícolas como la reducción del laboreo o la plantación de cultivos de raíces más largas para atrapar más carbono en el suelo.

Los Estados de la UE habían intentado flexibilizar el sistema, pero se enfrentaron a la oposición de los eurodiputados, que afirmaron que el bloque ya había perdido cerca de una cuarta parte de su sumidero de carbono en los últimos 20 años y que la ley exigía garantías tanto en los objetivos de sumidero de carbono como en la biodiversidad.

(Reporte de Philip Blenkinsop y Bart Meijer; editado en español por Flora Gómez)