UE apresta un importante acuerdo con China, a pesar de las preocupaciones

·3  min de lectura
Después de siete años de difíciles negociaciones, se espera que los líderes de la UE y China finalmente lleguen el miércoles a un principio de acuerdo sobre el pacto

La Unión Europea avanzaba el martes para sellar un importante acuerdo de inversión con China, a pesar de las advertencias de los eurolegisladores sobre el historial de Pekín en materia de derechos civiles y laborales.

Después de siete años de difíciles negociaciones, se espera que los líderes de la UE y China finalmente lleguen el miércoles a un acuerdo de principio sobre el pacto, que Bruselas espera que abra lucrativas oportunidades comerciales.

Europa había presionado durante mucho tiempo por un mayor acceso de sus empresas a los enormes mercados chinos, pero las carencias de Pekín en materia de derechos laborales se habían transformado en un importante obstáculo para un acuerdo.

Un funcionario de la UE dijo que el bloque había logrado que China se comprometiera con esfuerzos para ratificar las convenciones de la Organización Internacional del Trabajo sobre trabajo forzoso, pero hay pocas formas de garantizar que cumpla la promesa.

Los legisladores en el Parlamento Europeo criticaron el acuerdo que, según dijeron, estaba siendo impulsado por la locomotora económica de Europa, Alemania, para conseguir sellar el acuerdo antes de que finalice su presidencia rotativa de la UE, el 31 de diciembre.

"El liderazgo de China no reconoce que utiliza trabajo forzoso, por lo que son solo palabras", dijo a la AFP el eurodiputado francés Raphael Glucksmann.

El Parlamento Europeo, que en última instancia debe aprobar cualquier acuerdo, condenó la semana pasada a China por su "sistema de trabajo forzoso dirigido por el gobierno" y dirigido a la minoría uigur en la provincia de Xinjiang.

"Las historias que salen de Xinjiang son puro horror. Pero la historia en Bruselas es que estamos listos para firmar un tratado de inversión con China", escribió el eurodiputado belga Guy Verhofstadt en Twitter.

"En estas circunstancias, cualquier firma china sobre derechos humanos no vale ni el papel en el que está escrita", añadió.

La UE ha intensificado su búsqueda de un acuerdo con China en los últimos meses, a pesar de las preocupaciones generalizadas sobre el trato de Pekín a los uigures y la represión de Hong Kong.

El bloque destacó esas preocupaciones el martes al exigir que China libere inmediatamente a la periodista ciudadana Zhang Zhan, condenada a cuatro años de cárcel luego de informar en redes sociales sobre la pandemia de coronavirus, y a 12 activistas de Hong Kong detenidos en el mar cuando intentaban huir del territorio.

- ¿Antes de Biden?

China superó a Estados Unidos en el tercer trimestre de este año para convertirse en el principal socio comercial de la UE, ya que la pandemia de covid-19 interrumpió la economía estadounidense mientras que la actividad china ya se recuperó.

El acuerdo, que aún requerirá meses para finalizarse y ratificarse por completo, sería un gran impulso para ambas partes y fortalecería los lazos económicos antes de la llegada del presidente electo de Estados Unidos, Joe Biden, a la Casa Blanca.

El presidente saliente de Estados Unidos, Donald Trump, ha trabado una áspera guerra comercial con China.

La UE, en tanto, insiste en que su enfoque más suave hacia China, que sus estados miembros ven como un "rival sistémico", no obstaculizará sus relaciones con la nueva administración estadounidense.

El bloque sostiene que este acuerdo ayuda a rectificar lo que considera un desequilibrio de larga data en la forma en que Bruselas y Pekín tratan a los inversores y el acceso que les permiten.

También insiste en que obtiene garantías de China sobre un problema agudo para los europeos, al poner fin a las obligaciones de transferir tecnología, reforzar el respeto por la propiedad intelectual, fortalecer los compromisos ambientales de Pekín y abordar los subsidios estatales.

Si bien el acuerdo debería allanar el camino para que las empresas de la UE avancen en áreas como los sectores de automóviles eléctricos, salud y telecomunicaciones de China, también podría abrir el mercado europeo de energía renovable a Pekín.

jug-del/ahg/pc