UE y América Latina buscan más unión ante mundo en crisis

BUENOS AIRES (AP) — Europa y América Latina y el Caribe deben unirse para afrontar la adversidad en un mundo que se dirige a la recesión a causa de la guerra entre Rusia y Ucrania, afirmó el jueves Josep Borrell, Alto Representante de la Unión Europea para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad, durante una cumbre de ministros de ambas regiones celebrada en Buenos Aires.

Borrell alertó que la crisis global dificultará la consecución de los objetivos de desarrollo sostenible para 2030, que las democracias están siendo amenazadas "tanto desde el interior como desde el exterior” y que se agudiza la emergencia climática durante la apertura de la III Cumbre de Ministros y Ministras de Relaciones Exteriores de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC) y la Unión Europea (UE).

Al encuentro asistió el mandatario argentino Alberto Fernández -presidente temporario de la CELAC- quien alertó por su lado que la “brecha” entre ambas regiones “es muy grande”. Sin embargo, valoró el hecho de que América Latina “tiene los recursos que Europa está necesitando” mientras que los americanos requieren de los europeos "la tecnología, la investigación y la ciencia que hacen falta para poder aprovechar mejor nuestros recursos”.

La reunión fue la primera formal a nivel ministerial de ambos bloques desde 2018.

En la cita Borrell apuntó que la escasez de fertilizantes y el alza de los precios del gas, el petróleo y los alimentos son los generadores de más turbulencias económicas en América Latina y el Caribe y de la desaceleración en el bloque de las 27 naciones europeas.

“Para hacerle frente creo que debemos coordinarnos y apoyarnos mutuamente... El objetivo de este encuentro es renovar nuestra asociación birregional y ponerla al servicio de la paz y de un desarrollo sostenible”, instó el jefe de la diplomacia europea.

El funcionario indicó que para ello deben transitarse varias vías: la intensificación del diálogo político entre jefes de Estado y de Gobierno que “hace demasiado tiempo que no tiene lugar” y la modernización y culminación de “la red de acuerdos comerciales y de asociación" vigentes.

Borrell confía que los líderes de ambos bloques puedan reunirse hacia fines de 2023.

La Unión Europea es el primer inversor en la región con un stock acumulado de 800.000 millones de euros.

GUERRA EN UCRANIA

Si bien el conflicto armado en Europa fue tema recurrente durante el cónclave, en un documento conjunto consensuado por los diplomáticos no hubo una condena expresa contra Rusia por la resistencia de Venezuela, Cuba y Nicaragua, aliados regionales del gobierno de Vladimir Putin.

“En el desafiante contexto geopolítico actual, los ministros confirmaron la importancia de defender los valores compartidos en los que se basa la asociación birregional, incluyendo la promoción y el respeto de los derechos humanos y las libertades fundamentales, la democracia y el estado de derecho”, según el texto. “Reafirmaron su apoyo a todos los propósitos y principios consagrados en la Carta de las Naciones Unidas, para defender la igualdad soberana de todos los Estados y respetar su integridad territorial e independencia política”.

En una posterior declaración a la prensa, Borrell destacó que América Latina “afortunadamente es un continente que aporta mucho a las Naciones Unidas y quiero señalar que ha aportado mucho a la condena a Rusia por su agresión a Ucrania”.

“Es un continente en paz, no hay problemas entre ellos. En el interior puede haber más o menos violencia social. En algunos países, pero no es un continente donde unos vecinos se peleen”, acotó.

VENEZUELA Y BRASIL

“Las negociaciones entre gobierno y oposición en Venezuela están empezando siempre y no empiezan nunca”, lamentó Borrell sobre la situación política en ese país. “Habrá que hacer lugar a presión política que ya venimos haciendo para que estas negociaciones de gobierno-oposición empiecen”.

Venezuela tiene previsto celebrar elecciones generales en 2024, aunque el presidente Nicolás Maduro y varios de sus más cercanos colaboradores han sugerido que podrían adelantarse.

Brasil no tuvo representación en la cumbre ya que su presidente Jair Bolsonaro abandonó CELAC en enero de 2020 por diferencias ideológicas con el resto de los mandatarios latinoamericanos.

Sin embargo, las elecciones generales de este domingo en ese país fueron tema de conversación de la cumbre con UE.

“Llamo a la reflexión a mi continente. No quiero que en ningún lado no se respete la democracia ni el veredicto popular ni se tergiversen los procesos electorales en marcha”, aseveró el presidente Fernández a pocos días de la celebración de la segunda vuelta electoral en Brasil.

América Latina “ahora atraviesa una bonanza democrática y hay que esperar que siga así, que las instituciones, en particular en Brasil, con el proceso electoral en marcha, se proceda dentro de orden, que no se cuestione el funcionamiento de las instituciones”, pidió Borrell.