La UE alienta más excepciones al veto talibán al trabajo de mujeres en las ONG

Bruselas, 20 ene (EFE).- La Unión Europea (UE) apoya que se sigan negociando excepciones para que las mujeres sigan realizando una labor crítica en organizaciones no gubernamentales en Afganistán, pese a que los talibanes les hayan prohibido trabajar en ese sector, indicaron este viernes fuentes comunitarias.

Los ministros de Exteriores de la UE abordarán precisamente esa circunstancia cuando hablen de la situación en Afganistán el próximo lunes, que formará parte de la agenda del Consejo que celebrarán en Bruselas.

Tras la decisión de los talibanes de prohibir el acceso a las mujeres a las universidades, la de vetar también la posibilidad de que trabajen en ONG nacionales o internacionales “pone en riesgo la entrega de ayuda humanitaria en un país donde más de 20 millones de personas la necesitan para su supervivencia”, indicaron fuentes comunitarias.

Entre un 30 y 40 % del personal de organizaciones humanitarias que entrega, gestiona, controla o evalúa la necesidad de asistencia son mujeres, precisaron, por lo que su exclusión puede suponer un “impacto inmediato”, en particular en la ayuda que se presta a mujeres y niños afganos.

Por todo ello, la UE ve como una posibilidad la negociación de “excepciones” para que las mujeres continúen su labor humanitaria en los sectores de la sanidad y la educación en ciertas provincias.

“En lo que tenemos que trabajar es probablemente en intentar encontrar excepciones a la prohibición”, comentaron, como “la mejor manera posible de avanzar” ante el “improbable" levantamiento del veto general contra las mujeres.

“Lo que (las mujeres afganas) quieren no es sólo el derecho a la educación, sino que también quieren el derecho al trabajo, quieren poder moverse libremente. No quieren tener miedo a verse expuestas a matrimonios forzados, a la violencia doméstica”, enfatizaron las fuentes.

Aunque desde que los talibanes impusieron los vetos a las mujeres los funcionarios europeos no han hablado directamente sobre ello con el régimen, la vicesecretaria general de la ONU, Amina Mohammed, se trasladó hace tres días a Kabul para abordar la situación de la mujer en Afganistán.

Además de ese apoyo, en la mayor parte de los casos son las propias organizaciones humanitarias las que intentan obtener excepciones para que las mujeres puedan acceder al menos a puestos clave como médicos o enfermeras, aunque sigan teniendo vetados los cargos directivos.

En el conjunto de la región de Asia Central, la Unión Europea valora el papel de Turkmenistán, Uzbekistán y Tayikistán, o incluso los no limítrofes Kazajistán o Kirguistán, que mantienen diferentes enfoques sobre Afganistán pero comparten un interés por las oportunidades comerciales con ese país pero también preocupación por la seguridad.

En todo caso, las fuentes europeas elogiaron su papel a la hora de hacer llegar ayuda humanitaria a Afganistán y también de contribuir al diálogo con ese país gracias a su presencia allí antes de que los talibanes recuperaran el poder en agosto de 2021.

Reconocieron a su vez que Rusia “intenta tener un papel” en esa etapa en Afganistán, con presencia en sectores como el del gas o las armas pero también en cuanto a la narrativa de que Occidente es el “causante de los problemas” en el país.

Pese a las gestiones que realiza para que los socios humanitarios entreguen sobre el terreno la ayuda humanitaria concedida a Afganistán, lo que la UE no se plantea por el momento es la designación de un embajador comunitario en Kabul, en tanto que no reconoce al régimen talibán que se ha hecho con el control del país.

Aunque la UE ha potenciado su ayuda humanitaria urgente a los afganos, la cooperación al desarrollo canalizada a través de las autoridades del país, en cambio, permanece congelada mientras los talibanes no cumplan con cinco objetivos marcados por la UE.

Éstas son que el país no sirva de base al terrorismo, que se respeten los derechos humanos, que el gobierno sea inclusivo y representativo, que haya un libre acceso a la ayuda humanitaria y que se permita la salida de los afganos en riesgo.

(c) Agencia EFE