UE advierte a Hungría contra el uso de la vacuna rusa para la COVID-19

Por Francesco Guarascio
·2  min de lectura
Imagen de archivo de una enfermera preparando la vacuna rusa "Sputnik-V" contra el coronavirus para inocular a una persona en una clínica en Tver
Imagen de archivo de una enfermera preparando la vacuna rusa "Sputnik-V" contra el coronavirus para inocular a una persona en una clínica en Tver

Por Francesco Guarascio

BRUSELAS, 19 nov (Reuters) - Los planes de Hungría para importar y posiblemente utilizar la vacuna rusa Sputnik V contra el COVID-19 plantean preocupaciones de seguridad y podrían dañar la confianza en posibles remedios, dijo la Comisión Europea, abriendo un nuevo frente en las tensas relaciones de la Unión Europea con Budapest.

La línea dura del primer ministro húngaro, Viktor Orban, contra la migración y lo que los críticos dicen es su control cada vez más autoritario del poder -una acusación que ha negado repetidamente-, así como su búsqueda de relaciones estrechas con Rusia han provocado repetidos enfrentamientos con la UE.

Se espera un nuevo enfrentamiento el jueves cuando los líderes de la UE celebren una videoconferencia que podría abordar el enorme plan de rescate por el COVID y el presupuesto de siete años del bloque, que los gobiernos nacionalistas de Hungría y Polonia están bloqueando porque condicionan el acceso al dinero al respeto del Estado de derecho.

Los planes húngaros para realizar ensayos y producir posiblemente la vacuna rusa, un paso sin precedentes para un estado miembro de la UE, se suman a las fricciones existentes con Bruselas.

Inquirido sobre estos planes, un portavoz de la Comisión, el ejecutivo de la UE, dijo: "Surge la pregunta de si un estado miembro querría administrar a sus ciudadanos una vacuna que no ha sido revisada por la EMA".

Según las reglas de la UE, la Sputnik V debe ser autorizada por la Agencia Europea de Medicamentos (EMA, por sus siglas en inglés) antes de que pueda comercializarse en cualquier estado del bloque de 27 naciones, dijo el organismo.

"Aquí es donde se encuentran el proceso de autorización y la confianza de la vacuna. Si nuestros ciudadanos comienzan a cuestionar la seguridad de una vacuna, si no pasa por una evaluación científica rigurosa para demostrar su seguridad y eficacia, será mucho más difícil vacunar a una proporción suficiente de la población", agregó el portavoz de la Comisión en un comunicado enviado por correo electrónico.

Los expertos aseguran que la desinformación y los controles de seguridad débiles percibidos en las vacunas candidatas juegan un papel central en la reducción de la confianza en su eficacia.

(Información adicional de Marton Dunai en Budapest y Polina Nikolskaya en Moscú; editado en español por Carlos Serrano)