La UE acuerda crear un certificado para facilitar traslados dentro del boque

Luisa Corradini
·4  min de lectura
La cumbre europea se organizó de manera remota debido a las restricciones del coronavirus
Olivier Hoslet

PARÍS.– Tras dos días de intensos intercambios, los líderes de la Unión Europea (UE), enfrentados a serios atrasos en las entregas de vacunas, acordaron en cumbre virtual la creación de un “certificado verde” para facilitar los viajes dentro del bloque, desecharon la idea de prohibir a los laboratorios exportar sus vacunas producidas en Europa u obligarlos a compartir sus patentes. Tampoco autorizarán el uso de una sola dosis de antídoto sobre el modelo de Gran Bretaña.

En el terreno de la seguridad y la defensa, si bien confirmaron su intensión de reactivar la relación transatlántica, manifestaron su voluntad de obtener una mayor autonomía del bloque.

Un año después de su primera videoconferencia, los jefes de Estado y de gobierno europeos se reunieron ayer y anteayer frente a sus pantallas para evocar la crisis del Covid-19 que no les da tregua, en particular debido a la propagación de las nuevas cepas.

En ese contexto, al término de la primera jornada de intercambio, los 27 anunciaron la necesidad “de mantener las restricciones firmes, aumentando los esfuerzos para acelerar la vacunación”.

La encrucijada de Biden en Afganistán, la guerra más larga de EE.UU.

Una vacunación que avanza con lentitud y para la cual la Comisión Europea promete un consistente aumento de dosis en el segundo trimestre, gracias a nuevas adquisiciones a Moderna y Pfizer-BioNTech. Pero también a la inminente autorización —prevista para marzo— de la vacuna de Johnson & Johnson y, sobre todo, a un aumento de la presión sobre los laboratorios, a fin de que respeten sus compromisos.

Los dirigentes europeos son, sin embargo, escépticos, después de los atrasos anunciados por los responsables de las tres vacunas autorizadas en el bloque (Moderna, AstraZeneca y Pfizer-BioNTech). Thierry Breton, comisario para el Mercado Interno, recibió la misión de buscar soluciones con los industriales —incluidas eventuales colaboraciones— para aumentar la capacidad de producción de las vacunas en el continente.

El presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, dialoga con los líderes del bloque desde Bruselas en la cumbre virtual
Olivier Hoslet


El presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, dialoga con los líderes del bloque desde Bruselas en la cumbre virtual (Olivier Hoslet/)

Varios líderes manifestaron su voluntad de obligar a los laboratorios a compartir sus patentes, pero la opción fue desechada por la presidenta de la Comisión, Úrsula von der Leyen, para quien “la opción del voluntarismo es la adecuada”.

Entre los partidarios de enviar un fuerte mensaje a las Big Pharma también hubo dirigentes, como el flamante primer ministro de Italia, Mario Draghi, que hubiesen querido prohibir la exportación de vacunas producidas en Europa a aquellos que no respeten sus compromisos. También en este caso Von der Leyen —apoyada por Emmanuel Macron— consideró la medida “contraproducente”. En todo caso, en el futuro, Bruselas será mucho más duro en el terreno de las autorizaciones ya vigentes para la exportación.

Un auténtico progreso llegó tras el debate sobre los llamados “certificados verdes”:

“Se llegó a un acuerdo sobre la utilidad de un documento digital común que certifique la vacunación del portador”, afirmó Ángela Merkel. La canciller alemana —junto a Macron, el premier holandés, Mark Rutte y su homólogo belga, Alexander De Croo— habían llegado a la cumbre con dudas sobre la oportunidad de un pasaporte Covid. Pero el frente amplio de los países turísticos —Austria, Grecia, España, Portugal, Italia y Bulgaria— ganó la batalla en favor de un documento que permita recomenzar a viajar dentro del bloque.

China: las dudas que despierta el anuncio sobre el fin de la pobreza extrema

La mejor idea al respecto la planteó el jefe de gobierno griego Kiriakos Mitsotakis, que propuso transformar el pasaporte sanitario en un “documento verde” que certifique la inmunización no solo de quien se vacunó, sino también de aquellos que tengan un hisopado negativo o padecido el Covid-19. También propuso que no sea obligatorio para viajar, sino que haga las cosas más fáciles. Fue la mejor forma de superar las reticencias de Macron y Merkel, temerosos de que un pasaporte sanitario obligatorio para viajar discrimine a aquellos que no quieren o no pueden vacunarse.

En ese marco de tensión, Angela Merkel invitó a los ciudadanos europeos a prepararse para “una situación en la cual deberán vacunarse durante años”, como sucede con la gripe. La canciller, que optó por la estrategia del “cero Covid” en su país, prolongando el confinamiento hasta principios de marzo, debe hacer frente a una intensa rebelión de varios Estados federales, cuyas autoridades exigen el fin de las restricciones.

En la segunda y última jornada de la cumbre, durante una reunión virtual con el secretario general de la OTAN, Jens Stoltemberg, los 27 se esforzaron en demostrar que su alianza con la OTAN seguirá siendo central en la doctrina estratégica europea. Con una obligación, sin embargo: el refuerzo de esa alianza occidental deberá pasar por el de la Unión Europea.

“Una asociación sólida requiere socios fuertes”, resumió Charles Michel.

Después de cuatro años de administración Trump, los europeos comprendieron que deben trabajar en pos de una menor dependencia de Estados Unidos.