Ucrania y Rusia cruzan acusaciones por un bombardeo que mató a 53 prisioneros de guerra ucranianos

·4  min de lectura
El cuerpo quemado de un prisionero militar ucraniano se ve en un cuartel destruido en una prisión en Olenivka, en un área controlada por las fuerzas separatistas respaldadas por Rusia, en el este de Ucrania, el viernes 29 de julio de 2022. (AP Photo)
El cuerpo quemado de un prisionero militar ucraniano se ve en un cuartel destruido en una prisión en Olenivka, en un área controlada por las fuerzas separatistas respaldadas por Rusia, en el este de Ucrania, el viernes 29 de julio de 2022. (AP Photo)

KIEV.- Rusia y Ucrania se acusaron mutuamente este viernes de bombardear una cárcel en la que había prisioneros de guerra ucranianos en territorio controlado por los separatistas prorrusos, en la provincia de Donetsk, con decenas de muertos y heridos.

Moscú acusó a Ucrania no solo de haber bombardeado al cárcel de Olenivka, sino de haber empleado en el ataque los lanzamisiles Himars proporcionados por Estados Unidos. Funcionarios rusos y autoridades separatistas de Donetsk dijeron que la ofensiva dejó 53 prisioneros de guerra ucranianos muertos y otros 75 heridos.

El exterior de la prisión de Olenivka
El exterior de la prisión de Olenivka - Créditos: @AP

El Kremlin dijo haber enviado al lugar un equipo del Comité de Investigación de Rusia, la principal agencia de investigaciones penales del país, para discernir lo sucedido. La agencia estatal de noticias RIA Novosti, en sincronía con las acusaciones de Moscú, dijo por su parte que en el lugar se encontraron fragmentos de cohetes Himars.

Según el Kremlin, el bombardeo fue una “sangrienta provocación del régimen de Kiev” y dijo que entre los muertos se encontraban miembros del batallón Azov, una división que ganó notoriedad por defender el puerto ucraniano de Mariupol frente al avance ruso. Denis Pushilin, un líder separatista, dijo que en el penal había 193 reclusos, pero no indicó cuántos eran prisioneros de guerra.

El subcomandante de las fuerzas prorrusas en Donetsk, Eduard Basurin, insinuó por su parte que Ucrania decidió atacar la prisión para impedir que los cautivos revelaran información militar clave. “Ucrania sabía exactamente dónde estaban detenidos y en cuál parte”, aseguró el militar separatista. “Luego de que los prisioneros de guerra ucranianos comenzaron a hablar de los crímenes que habían cometido y las órdenes que recibieron de Kiev, los líderes políticos de Ucrania tomaron una decisión: atacar el lugar”.

Encubrimiento

La acusación rusa se produjo mientras el presidente ucraniano Volodimir Zelenski visitaba un puerto del sur de Ucrania para supervisar la carga de un barco con cereales para su exportación, en el marco del plan respaldado por la ONU. Ucrania dijo que las exportaciones podrían reanudarse en los “próximos días”, según el acuerdo destinado a llevar a los mercados mundiales millones de toneladas de grano varado por el bloqueo naval de Rusia.

El Ejército ucraniano negó en cambio haber llevado a cabo el ataque diciendo que sus fuerzas “no lanzaron ataques de misiles ni artillería en la zona de Olenivka”. Kiev culpó a Rusia de estar detrás del ataque con el objetivo de “acusar a Ucrania de haber cometido crímenes de guerra y encubrir las torturas de los prisioneros y las ejecuciones que llevaron a cabo” en la cárcel.

“Rusia cometió otro horrendo crimen de guerra al bombardear un centro penitenciario en la región ocupada de Olenivka donde mantenía retenidos a prisioneros de guerra ucranianos”, dijo en Twitter el canciller ucraniano, Dmytro Kuleba.

Los cuerpos de los prisioneros muertos, en el exterior de la prisión de Olenivka
Los cuerpos de los prisioneros muertos, en el exterior de la prisión de Olenivka - Créditos: @AP

El asesor presidencial Mykhailo Podolyak pidió por su parte una “investigación estricta” y llamó a la ONU y otras organizaciones internacionales a condenarlo. Según la versión de Podolyak, los rusos habían transferido a algunos prisioneros ucranianos a las barracas apenas días antes del ataque, con lo cual dejó entrever que fue un paso planeado. “El propósito es desacreditar a Ucrania ante sus socios e interrumpir el suministro de armas”, aseguró.

La agencia ucraniana de inteligencia SBU dijo que había interceptado conversaciones telefónicas “en las que los ocupantes confirman que las tropas rusas son responsables por esta tragedia”. Según la agencia, las conversaciones indicaban que los rusos podrían haber colocado explosivos en la prisión. “En particular, ninguno de los testigos escuchó misiles volando hacia el penal. No hubo el silbido característico y las explosiones ocurrieron por sí mismas”.

Unos 2500 combatientes ucranianos que estaban atrincherados en la planta siderúrgica Azovstal, en la ciudad de Mariupol, se rindieron en mayo. Medios estatales rusos informaron que algunos oficiales, incluidos los del regimiento Azov, fueron llevados a Rusia.

Agencias AP y AFP

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.