Ucrania: retiran la estatua de Catalina la Grande en Odesa

© OLEKSANDR GIMANOV / AFP

En la noche del miércoles 28 al jueves 29 de diciembre tuvo lugar una pequeña revolución en Odesa, con la retirada de la estatua de la emperatriz rusa Catalina II en el centro de la ciudad. Desde el comienzo de la invasión rusa de Ucrania, la soberana se había convertido en el símbolo de la herencia imperial rusa, que ahora se denuncia masivamente en Ucrania.

Con Stéphane Siohan, corresponsal de RFI en Kiev

Catalina la Grande fue la fundadora de la moderna ciudad de Odesa en el siglo XVIII, en la época en que Rusia conquistó y colonizó la región del Mar Negro, antes tártara y otomana. La estatua de la zarina Catalina II era uno de los emblemas de la ciudad histórica de Odesa, al igual que las escaleras Potemkin.

Derribada durante el periodo soviético, se volvió a montar en 2007, pero en los últimos años la figura de la gobernante rusa ha sido percibida negativamente en Ucrania como responsable de la liquidación del estado cosaco ucraniano y de la colonización en el sur de la actual Ucrania.

En el verano de 2022 se celebró en Odesa una consulta municipal democrática, pocos meses después del inicio de la invasión del país por Vladimir Putin. Una gran mayoría de los habitantes de Odesa encuestados estaba a favor de desmantelar el monumento al fundador de su ciudad en la época moderna.

En la tarde del miércoles 28 de diciembre, unos golpes de cincel y una grúa hicieron realidad este deseo, y la estatua de Catalina II, así como la del general ruso Alexander Suvorov, pasarán a formar parte de un museo.

En las últimas semanas también se ha producido una oleada de cambios de nombre de calles en toda Ucrania. En Kiev, por ejemplo, las calles Dostoievski y Turguéniev acaban de desaparecer.


Leer más sobre RFI Español