Ucrania: rescatistas buscan sobrevivientes en Vinnytsia tras mortífero ataque

·3  min de lectura

La operación de búsqueda de desaparecidos civiles en Vinnytsia continúa, luego de los ataques rusos con misiles a esta ciudad ucraniana. El presidente Volodímir Zelenski respondió con tres pedidos: el primero, reconocer a Rusia como un Estado terrorista; el segundo, reitera la creación de un tribunal especial sobre la agresión de su vecino y el tercero, un mecanismo especial de compensación. Por su parte, Rusia sostiene que el ataque no fue a civiles, sino a una casa de oficiales.

La búsqueda de desaparecidos por parte de los socorristas en la ciudad ucraniana de Vinnytsia, luego de uno de los ataques más mortíferos contra un objetivo civil desde que Rusia invadió a Ucrania, sigue sin descanso. Aún permanecen sin hallar al menos 18 ciudadanos, según el Servicio Estatal de Emergencias de Ucrania.

Los socorristas, con la ayuda de 400 civiles y perros adiestrados, siguen revisando los escombros desde el jueves 14 de julio, día del ataque, tratando de hallar personas con vida.

Los misiles, que impactaron en un edificio de oficinas y dañaron bloques de apartamentos e infraestructuras administrativas, además de un centro médico, dejaron al menos 23 personas sin vida, entre ellas dos niños y una niña, y más de 100 resultaron heridas, muchos en condición crítica, por lo que es probable que el balance de víctimas aumente.

El presidente de Ucrania, Volodímir Zelenski, afirmó el jueves en la noche que los ataques con misiles de crucero lanzados desde un submarino en el Mar Negro a esta ciudad demuestra "una vez más que Rusia debería ser reconocida oficialmente como un Estado terrorista".

"Ningún otro Estado del mundo representa una amenaza terrorista tan grande como Rusia. Ningún otro Estado del mundo se permite destruir ciudades pacíficas y vidas humanas civiles día tras día con misiles de crucero y artillería de cohetes", dijo Zelenski en su habitual videomensaje nocturno que recoge la agencia Ukrinform. El líder agregó que después de este ataque nadie puede dudar de la necesidad urgente de crear un tribunal especial sobre la agresión rusa contra Ucrania.

Asimismo, el mandatario ucraniano pidió poner en marcha, lo antes posible, un mecanismo especial de compensación por el que todos los activos y fondos rusos en todos los países del mundo sean confiscados y destinados a "compensar a las víctimas del terror ruso", señaló.

"¿Se les ocurre alguna otra organización terrorista que se haya permitido semejante audacia (en relación con los ataques en Vinnytsia)? ¿Matar precisamente cuando sus crímenes anteriores son objeto de discusión internacional? Rusia ha mostrado así su actitud hacia el derecho internacional, hacia Europa y hacia todo el mundo civilizado", puntualizó Zelenski.

Vinnytsia es la capital de la región que tiene el mismo nombre, cuenta con una población de más de 300.000 habitantes y es una zona que hasta ahora no había sufrido las inclemencias del conflicto.

La versión rusa sobre el ataque en Vinnytsia no concuerda con la ucraniana

Desde el Kremlin se sostiene que su país golpeó una instalación militar en Vinnytsia y no un edificio de oficinas y apartamentos como dice Ucrania. El Ejército ruso señala que en esa instalación había “una reunión del mando de la Fuerza Aérea ucraniana con representantes de proveedores de armas extranjeros sobre la transferencia del próximo lote de aviones y armas a las Fuerzas Armadas de Ucrania".

El portavoz del Ministerio de Defensa de Rusia, el teniente general Ígor Konashénkov, señaló que el “13 de julio, los misiles Kalibr de alta precisión emplazados ​​en el mar golpearon la casa de oficiales de la guarnición de Vinnytsia. Como resultado del impacto (de los misiles), los participantes en la reunión fueron eliminados".

Según la versión rusa, también organizaban en esa reunión la "reparación de la flota de aviación ucraniana".

Este ataque ha provocado la indignación internacional porque mientras ocurría se daban signos de progreso en las conversaciones sobre un posible acuerdo para permitir a Ucrania exportar alrededor de 22 millones de toneladas de grano que tiene atascadas debido a la guerra.

El secretario general de la ONU, António Guterres, dijo estar “horrorizado” por el bombardeo y la Unión Europea lo calificó de “atrocidad”. Ambos pidieron que haya una rendición de cuentas.

Con AFP, EFE y AP

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.