La cuarta oleada golpea con fuerza al sureste y centro de Europa

·4  min de lectura

Viena, 9 nov (EFE).- El centro y sureste de Europa se han convertido en los nuevos focos de la pandemia del coronavirus en Europa, con una virulenta cuarta oleada que, propiciada por bajos índices de vacunación, ha elevado las tasas de infecciones y mortalidad hasta máximos absolutos.

Los expertos atribuyen la gravedad de la situación a la llegada del frío y la expansión de la variante delta del SARS-CoV-2 -más contagiosa que las cepas anteriores- en poblaciones poco inmunizadas.

Los datos más recientes de la plataforma Our World in Data revelan una correlación clara entre los bajos índices de vacunación y las altas tasas de mortalidad en la región, sobre todo en la parte sureste de Europa.

En Bulgaria, el país más pobre de la Unión Europea (UE), está a la cola de la inmunización, con apenas un 22,5 % de la población inmunizada por completo, y a la cabeza en la tasa de mortalidad, con una media diaria de casi 23 muertos por cada millón de habitantes.

La situación contrasta con la de países como España, donde cerca del 74 % de la población está vacunada dos veces y la tasa media de muertes diarias se situaba en 0,58 por millón de habitantes.

Las autoridades sanitarias de los países más golpeados han adoptado nuevas restricciones, sobre todo para los no inmunizados, para impulsar la vacunación.

BULGARIA Y RUMANÍA, LOS MÁS GOLPEADOS

Bulgaria informó hoy de un nuevo récord de muertes diarias por covid, con 334 fallecidos en las últimas 24 horas.

Solo en octubre murieron por covid-19 más de 3.000 personas, siete veces más que en el mismo mes del año pasado.

Con 723 pacientes de covid en cuidados intensivos, cuando la capacidad máxima de las ucis se estima entre 750 y 800 camas, los hospitales búlgaros están al borde del colapso.

Aunque en Rumanía la cifra de contagios ha caído un 50 % en los últimos días, a unos 10.000 casos diarios, la situación es crítica con más de 300 muertes diarias y cerca de 19.000 hospitalizados, un 10 % de los cuales están en ucis.

Muchos hospitales continúan colapsados o al límite de sus capacidades, lo que ha obligado a trasladar a decenas de pacientes a otros países y a suspender las hospitalizaciones no urgentes.

Menos de un tercio de la población rumana ha recibido la pauta completa de una vacuna, con lo que Rumanía es el segundo país menos vacunado de la EU, solo por delante de Bulgaria.

En Serbia, que no es miembro de la UE, las muertes diarias han ido aumentado también en las últimas semanas hasta alcanzar el domingo pasado un nuevo máximo, con 69 fallecimientos.

Uno de los problemas en este país es que el porcentaje de inmunizados de los jávenes, de entre 18 y 30 años, no pasa del 25 %.

UCIS AL LÍMITE

También en Croacia, Eslovaquia, República Checa, Eslovenia y Hungría, con índices de inmunización de entre el 44 y 58 %, los hospitales se están llegando de nuevo con pacientes de covid.

En Eslovaquia, con 5,4 millones de habitantes, hay más de 2.100 hospitalizados, con una tasa media acumulada de contagios diarios en siete días que supera los 700 casos por 100.000 habitantes, según datos oficiales.

En los hospitales de Croacia, país de 4,5 millones de habitantes, que en las últimas 24 horas registró 59 muertes, hay 253 pacientes de covid conectados a respiradores, más que el doble que hace un mes.

En Eslovenia, con 2 millones de habitantes, registró la semana pasada máximo de contagios diarios, con más de 4.500 infecciones e 24 horas, se ha superado ya la capacidad máxima de ucis con casi 200 pacientes de covid.

La República Checa evidencia una tasa media acumulada de 514 contagios diarios por 100.000 habitantes, pero, en medio de un proceso de entrega de poderes tras las últimas legislativas, no se han introducido aún nuevas restricciones.

IMPULSAR LA VACUNA

Eso sí, el Ministerio de Sanidad checo ha anunciado una campaña para impulsar la vacunación, con imágenes impactantes que muestran la crudeza de la situación de pacientes de covid que fallecieron o están en ucis después de haber cuestionado la utilidad de las vacunas.

En Hungría, donde la propagación de la covid sigue creciendo, con un promedio de 72 muertes diarias mientras que la vacunación se ha estancado en el 60 % de la población, el Gobierno ha dado luz verde a las empresas para que puedan exigir vacunarse a sus empleados.

También en Austria, donde muere menos gente que en los países vecinco pero crece la incidencia y con ello la carga de los hospitales, los esfuerzos se centran en medidas que incentiven una mayor vacunación, que apenas alcanza el 63 % hasta ahora.

Desde el lunes solo personas vacunadas pueden acceder a locales de ocio, gastronomía, hoteles y servicios como peluquerías o cosméticas.

Además, es obligatorio tener un pase covid, que incluye test PCR negativo, para poder acudir al puesto de trabajar.

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.