Ucrania reanuda exportaciones de grano por primera vez desde la invasión rusa

·4  min de lectura

Ucrania reanudó este lunes sus exportaciones de granos, después de que zarpara un barco cargado con maíz del puerto de Odesa, el primero desde el inicio de la invasión rusa, conforme al acuerdo firmado con Rusia que busca aliviar la crisis alimentaria mundial.

"El navío 'Razoni' zarpó del puerto de Odesa con destino al puerto de Trípoli, en Líbano. Se espera que llegue el 2 de agosto a Estambul. Seguirá su ruta hacia su destino tras las inspecciones que se llevarán a cabo" en Turquía, anunció el Ministerio turco de Defensa.

La reanudación de las exportaciones se produce bajo supervisión internacional y es el resultado del acuerdo firmado el 22 de julio en Estambul entre representantes de Rusia, Ucrania, Turquía y Naciones Unidas.

Tanto la ONU, la UE y el secretario general de la OTAN acogieron la noticia con satisfacción aunque pidieron la aplicación total del acuerdo.

El ministro de Relaciones Exteriores de Ucrania, Dmitro Kuleba, dijo que representaba "un alivio para el mundo". Rusia y Ucrania son grandes potencias agrícolas y sus cereales abastecen el mercado mundial.

Según el ministro ucraniano de Infraestructura, Oleksandr Kubrakov, el barco de bandera de Sierra Leona transporta una carga de 26.000 toneladas de maíz.

Rusia calificó la salida del barco de "muy positiva" y dijo esperar que todas las partes aplicasen el acuerdo, según el portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov.

El presidente ucraniano, Volodimir Zelenski, advirtió sin embargo que aún es "demasiado pronto" para alegrarse.

"Esperemos a ver cómo funciona el acuerdo y si la seguridad estará realmente garantizada", dijo el mandatario en su discurso diario por video.

El compromiso ruso con el convenio fue puesto en duda apenas un día después de su firma cuando Moscú atacó infraestructuras del puerto de Odesa.

Entre 20 y 25 millones de toneladas de granos estaban bloqueadas en los puertos ucranianos desde el inicio de la invasión el 24 de febrero, lo que disparó los precios.

Las tensiones entre Rusia y los países occidentales no dan tregua y en el terreno, Moscú sigue bombardeando el sur y este de Ucrania, donde centra su ofensiva.

- Más armas -

El Ministerio de Defensa ucraniano anunció este lunes haber recibido más sistemas de lanzacohetes de Estados Unidos y Alemania, entre ellos cuatro Himars, que pueden atacar con precisión objetivos en un radio de 80 kilómetros.

Kiev reclama más armas a sus aliados occidentales para hacer frente a las fuerzas rusas. Según el ministro ucraniano de Defensa, Oleksiy Reznikov, el país necesita al menos 100 de estos sistemas para llevar a cabo una contraofensiva eficaz.

Estados Unidos anunció que enviará un nuevo paquete de armas a Ucrania por un valor de 550 millones de dólares.

El nuevo lote "incluirá más municiones para los sistemas avanzados de cohetes de alta movilidad, conocidos como HIMARS, y municiones" para la artillería, informó el portavoz del Consejo de Seguridad Nacional, John Kirby.

A la vez, Estados Unidos, Francia y Reino Unido reprendieron a Moscú por sus declaraciones "irresponsables y peligrosas" sobre el posible despliegue de armas nucleares.

El llamamiento se hizo mientras los líderes se reunían en la sede de Naciones Unidas en Nueva York para la conferencia de revisión del Tratado sobre la No Proliferación de Armas Nucleares, en vigor desde 1970.

El presidente ruso, Vladimir Putin, insistió sin embargo que su país se mantenía fiel a la "letra y el espíritu" del tratado.

"No puede haber ganadores en una guerra nuclear y nunca debe desencadenarse", añadió Putin en un discurso ante la conferencia.

El Kremlin acusó a Reino Unido, uno de los más firmes defensores de Kiev, de empeorar deliberadamente las relaciones entre Rusia y Occidente.

Las autoridades rusas anunciaron el lunes que prohibirán la entrada al país a 39 británicos, entre ellos líder laborista Starmer y ex primer ministro David Cameron, en respuesta a las sanciones tomadas contra Moscú.

- Contraofensiva en Jersón -

En el terreno, los bombardeos rusos mataron a tres personas en 24 horas en la región de Donetsk, que junto a la de Lugansk forma el Donbás, dijo el jefe regional Pavlo Kyrylenko.

Zelenski acusó el sábado a las fuerzas rusas de perpetrar una estrategia de "terror" al bombardear las ciudades ucranianas y pidió la evacuación general de la población de Donetsk, en gran parte bajo control ruso.

Al menos 200.000 civiles permanecen todavía en los territorios de Donetsk bajo control ucraniano, según una estimación de Kiev.

Después de fracasar en la toma de la capital a finales de marzo, las fuerzas rusas centraron su ofensiva en el sur y en el este de Ucrania, aunque siguen bombardeando otras partes del territorio.

En Mikolaiv (sur), las autoridades informaron que "potentes explosiones" durante la madrugada hirieron a tres personas y dañaron varias casas e infraestructuras de ayuda.

Mikolaiv es el mayor núcleo urbano controlado por Ucrania cerca de las líneas del frente en la región de Jersón, donde el ejército ucraniano ha lanzado una contraofensiva para recuperar el control del territorio costero de importancia económica y estratégica.

Las autoridades ucranianas anunciaron el lunes haber retomado más de 40 localidades en esta zona, ocupada por las tropas rusas poco después de la invasión.

bur-lpt/cls/mis/meb/me/sag/yow

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.