Ucrania promete refugios para su población ante la llegada del invierno

Por Bogdan Kochubey

KIEV, 23 nov (Reuters) - Ucrania prometió refugios con calefacción y agua y alentó a su población a ahorrar energía ante la llegada de un duro invierno en medio de los incesantes ataques rusos que han dejado su estructura energética en ruinas.

Se crearán "centros de invencibilidad" especiales en toda Ucrania para proporcionar electricidad, calefacción, agua, internet, conexiones de telefonía móvil y una farmacia, de forma gratuita y durante las 24 horas del día, dijo el presidente Volodímir Zelenski en su discurso nocturno por vídeo el martes.

Los ataques rusos han dejado sin electricidad durante largos periodos a hasta 10 millones de consumidores a la vez. El operador de la red eléctrica nacional de Ucrania dijo el martes que los daños habían sido colosales.

"Si vuelven a producirse ataques masivos de Rusia y es evidente que el suministro eléctrico no se restablecerá en horas, los 'centros de invencibilidad' entrarán en acción con todos los servicios clave", dijo Zelenski.

El primer ministro ucraniano, Denys Shmyhal, declaró esta semana que se están importando diariamente a Ucrania unos 8.500 generadores de energía.

La primera nieve del invierno ha caído en gran parte del país durante la última semana.

Las autoridades han advertido de que los cortes de electricidad podrían afectar a millones de personas hasta finales de marzo, sumándose al sufrimiento acumulado en los nueve meses de invasión rusa, que ya ha matado a decenas de miles de personas, desarraigado a millones y dañado la economía mundial.

Los ataques de Rusia a las instalaciones energéticas ucranianas se producen tras una serie de reveses en el campo de batalla que han incluido la retirada de sus fuerzas de la ciudad meridional de Jersón a la orilla oriental del río Dniéper, que divide el país.

Una semana después de ser retomada por las fuerzas ucranianas, los residentes de Jersón estaban derribando vallas publicitarias de propaganda rusa y sustituyéndolas por carteles proucranianos.

"En cuanto entraron nuestros soldados, se imprimieron estos carteles y nos los entregaron. Encontramos trabajadores para instalar los carteles, y limpiamos la publicidad lo antes posible", dijo Antonina Dobrozhenska, que trabaja en el departamento de comunicación del Gobierno.

Los misiles rusos alcanzaron un hospital de maternidad en la región de Zaporiyia, matando a un bebé, dijo el gobernador regional en el servicio de mensajería Telegram.

Reuters no pudo verificar de forma independiente esta información. Rusia niega haber atacado a civiles.

Las batallas se intensificaron en el este, donde Rusia está presionando una ofensiva a lo largo de un tramo de la línea del frente al oeste de la ciudad de Donetsk, que ha estado en manos de sus apoderados desde 2014. La región de Donetsk fue escenario de feroces ataques y constantes bombardeos en las últimas 24 horas, dijo Zelenski.

En Crimea, la península del mar Negro que Rusia anexionó a Ucrania en 2014, se activaron las defensas aéreas rusas y se repelieron dos ataques con drones el martes, incluido uno dirigido a una central eléctrica cerca de Sebastopol, dijo el gobernador regional. Sebastopol es el puerto base de la flota rusa del mar Negro.

El gobernador ruso Mijaíl Razvozhaev hizo un llamamiento a la calma y dijo que no se habían producido daños.

SUS PEORES MOMENTOS

La Organización Mundial de la Salud advirtió esta semana que cientos de hospitales y centros sanitarios ucranianos carecen de combustible, agua y electricidad.

"El sistema sanitario ucraniano se enfrenta a su peor momento en lo que va de guerra. Tras haber soportado más de 700 ataques, ahora también es víctima de la crisis energética", dijo Hans Kluge, director regional de la OMS para Europa, en un comunicado tras visitar Ucrania.

Los ataques rusos a las infraestructuras energéticas son consecuencia de la falta de voluntad de negociación de Kiev, según declaró la semana pasada el portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov, a la agencia estatal de noticias rusa TASS.

Rusia afirma que está llevando a cabo una "operación militar especial" para librar a Ucrania de los nacionalistas y proteger a las comunidades de habla rusa.

Ucrania y Occidente describen las acciones de Rusia como una apropiación de tierras no provocada e imperialista en el estado vecino, que formó parte de la antigua Unión Soviética.

Las respuestas occidentales han incluido ayuda financiera y militar para Kiev -el martes recibió 2.500 millones de euros (2.570 millones de dólares) de la UE y espera 4.500 millones de dólares de ayuda estadounidense en las próximas semanas- y oleadas de sanciones a Rusia.

La BBC informó de que Reino Unido va a enviar tres helicópteros a Ucrania, los primeros aviones pilotados que envía desde que comenzó la guerra. Ucrania los desplegará con tripulaciones ucranianas entrenadas en Reino Unido, dijo.

Occidente también ha tratado de limitar los precios de las exportaciones energéticas rusas, con el objetivo de reducir los ingresos del petróleo que financian la maquinaria bélica de Moscú y, al mismo tiempo, mantener los flujos de petróleo a los mercados mundiales para evitar las subidas de precios.

El Grupo de los Siete países debería anunciar pronto el límite de precios y probablemente ajustará el nivel unas cuantas veces al año, dijo el martes un alto cargo del Tesoro de Estados Unidos.

(Reporte de Pavel Polityuk, Oleksandr Kozhukhar y Maria Starkova en Kyiv, Ronald Popeski en Winnipeg, Lidia Kelley en Sydney; Redacción de Rosalba O'Brien y Lincoln Feast; Edición de Cynthia Osterman y Robert Birsel, editado en español por José Muñoz en la redacción de Gdańsk)