Ucrania recupera terreno y la ONU acusa a Rusia de traslado forzoso de menores

·4  min de lectura

El presidente ucraniano Volodimir Zelenski aseguró el miércoles que sus tropas reconquistaron localidades en el noreste ocupadas por Rusia, contra quien la ONU esgrimió "acusaciones creíbles" de traslado forzoso de menores durante la guerra.

"Esta semana, tenemos buenas noticias de la región de Járkov", en el noreste, donde hay "localidades en las que la bandera ucraniana ha vuelto" a izarse, dijo Zelenski en su discurso vespertino, sin más precisiones.

Después de más de medio año de resistencia a la invasión, el ejército ucraniano ha lanzado contraofensivas en el noreste y en el sur, en la región de Jersón, que según los especialistas pueden perturbar las rutas de abastecimiento de las tropas de Rusia.

Aun así, el Kremlin mantiene el control sobre una amplia franja de territorio ucraniano, en los alrededores de Járkov, las regiones de Donetsk y Lugansk en la cuenca minera del Donbás y en la costa del mar Negro y del mar de Azov.

En estas zonas ocupadas, el partido del presidente Vladimir Putin, Rusia Unida, propuso organizar referendos de anexión el próximo 4 de noviembre.

"El mundo ruso, actualmente dividido por fronteras formales, recuperará su integridad", afirmó el secretario del Consejo General del partido, Andrei Turchak, que aludió a las regiones de Donetsk, Lugansk, Jersón y Zaporiyia.

Donetsk y Lugansk están controladas en su mayor parte por separatistas prorrusos desde 2014. Antes de lanzar su ofensiva, el 24 de febrero, el gobierno ruso reconoció su independencia.

- Traslado forzoso -

En un encuentro del Consejo de Seguridad, la subsecretaria general de la ONU para los derechos humanos indicó que existen "acusaciones creíbles" sobre el traslado forzoso de menores de Ucrania a Rusia.

"Nos preocupa que las autoridades rusas hayan adoptado un procedimiento simplificado para conceder la ciudadanía rusa a los niños que no están bajo la custodia de sus padres, y que estos niños sean elegibles para adopción por familias rusas", dijo Ilze Brands Kehris.

También señaló que Rusia practica controles de seguridad en las zonas que ocupa que vulneran numerosos derechos y que personas cercanas al gobierno o al ejército ucranianos fueron torturadas y probablemente enviadas a centros de detención.

El embajador ruso ante la ONU, Vasily Nebenzya, rechazó las acusaciones, a las que consideró "sin fundamento" en tanto dijo que los ucranianos abandonan su país "para salvarse del régimen criminal", una referencia al gobierno de Kiev.

- ¿Cascos azules en Zaporiyia? -

También se mantiene abierta la disputa por la central nuclear ucraniana de Zaporiyia, ocupada por las fuerzas rusas y objeto de una inspección reciente del organismo de vigilancia atómica de la ONU.

Rusia pidió "aclaraciones adicionales" el miércoles tras la publicación del informe de la misión del Organismo Internacional de Energía Atómica, que pidió una "zona de seguridad" en Zaporiyia para evitar un accidente nuclear.

A contracorriente del informe del OIEA, Putin aseveró que Rusia no desplegó equipamiento militar en esta planta nuclear, la más grande de Europa.

Ocupada a principios de marzo por las tropas rusas, la central es desde hace semanas blanco de bombardeos de los que se acusan mutuamente Moscú y Kiev.

Por su parte, Ucrania respaldó el miércoles el envío de cascos azules de la ONU a la central.

"Puede ser uno de los medios de crear la zona de seguridad en la central nuclear de Zaporiyia", declaró Petro Kotin, jefe de Energoatom, el operador nuclear estatal ucraniano.

- Tensión por la energía -

Además de miles de muertos y millones de desplazados, la guerra desató una crisis energética mundial y una crisis en el suministro de granos, de los que Ucrania y Rusia son grandes exportadores.

Con el invierno aproximándose, las tensiones energéticas van en aumento entre Moscú y la Unión Europea, que plantea poner topes a los precios de los hidrocarburos rusos.

"Tenemos que cortar los ingresos de Rusia, que Putin usa para financiar su atroz guerra contra Ucrania", afirmó la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen.

Ante un escenario así, Rusia cortará completamente el suministro de hidrocarburos a la UE, advirtió Putin. "Ni gas, ni petróleo, ni carbón... Nada", dijo en un foro económico en Vladivostok, en el extremo oriente ruso.

El dirigente del Kremlin también negó que estén usando la energía como un arma y aseguró que el corte del suministro de gas a Europa por el gasoducto Nord Stream se debe a la escasez de piezas provocada por las sanciones occidentales.

En ese mismo foro, Putin denunció que la mayoría de los cereales exportados por Ucrania en virtud de un acuerdo auspiciado por la ONU se dirigían a países europeos y no a naciones pobres.

"Eso podría llevar a una catástrofe humanitaria sin precedentes", afirmó.

Ucrania respondió que esas acusaciones son "mentiras" y su jefe diplomático, Dmitro Kuleba, aseguró que dos tercios de los barcos van a Asia, África y Oriente Medio.

Según datos de un centro de Estambul que vigila el acuerdo, un tercio del grano va a países europeos, un 20% a Turquía y otro 30% a países de ingresos bajos y medios bajos.

Sin embargo, parte de las exportaciones enviadas a Europa y Turquía luego se envían a otros destinos mediante acuerdos comerciales no controlados por este organismo.

bur-jv/avl/mis/jvb/js/dbh/yow