Ucrania celebra los kilómetros recuperados y apura a Occidente en el envío de armas

·3  min de lectura
© Juan Barreto, AFP

El presidente Zelenski comunicó que las tropas continúan haciendo avances en el este y ya recapturaron 6.000 kilómetros que estaban en manos de las tropas rusas. A pesar de haber perdido el bastión de Izium en el noreste, el Kremlin ratificó que no hará una movilización general. Por su parte, Estados Unidos celebró el progreso ucraniano en el campo de batalla.

Las novedades positivas para las tropas ucranianas siguen surgiendo luego de que el martes 13 de septiembre el presidente Volodimir Zelenski recalcara los progresos importantes en la recuperación del territorio que estaba controlado por Rusia.

Después de haber reconquistado Izium –un núcleo importante por el abastecimiento de las tropas en la región de Járkiv y aledaños-, los avances continuaron y ya son 6.000 los kilómetros donde flamea la bandera de Ucrania, detalló Volodimir Zelenski.

Hanna Malyar, viceministra de Defensa, afirmó que 150.000 personas ya habían sido liberadas. La funcionaria encabezó un acto en la plaza central de Balakliia, un punto de suministro militar obtenido a finales de la semana pasada, donde se izaron las banderas.

“El objetivo es liberar la región de Járkiv y más allá, todos los territorios ocupados por la Federación Rusa tan pronto como sea posible”, comentó. Malyar confirmó que esta contraofensiva desembocó en más de 300 localidades y más de 1.500 kilómetros retomados.

Posteriormente, en una publicación de Facebook, resaltó que esas son “cifras confirmadas”, pero que la extensión es “prácticamente el doble”.

Desde Kiev enfatizaron en que pelearán para expulsar de su territorio a las fuerzas rusas, envalentonados tras los triunfos en el noreste y los combates en el sur.

El gobernador ucraniano en Lugansk, Sergei Gaidai, manifestó que esperaba una ofensiva a gran escala allí, donde las victorias son escasas y los progresos lentos.

Por su parte, el Kremlin rechazó la posibilidad de una movilización general de la población a pesar de que retiran a las tropas del este, una acción que fue criticada por sectores que quieren una campaña más agresiva en Ucrania.

El portavoz ruso, Dmitri Peskov, dijo que no están hablando de ello “en estos momentos”. Un diputado crimeo del partido Rusia Unida, Mihail Sheremet, expuso que sin la movilización general las tropas no podrán cumplir los objetivos.

Los prorrusos aseguraron que las fuerzas rivales eran ocho veces mayores que las rusas y que debieron dejar atrás combustible y equipos militares.

El secretario de Estado de Estados Unidos, Antony Blinken, celebró que el Ejército ucraniano haya logrado “un progreso significativo” y recordó el apoyo del bloque occidental para aportar el equipo necesario.

“Lo que han hecho es planear metódicamente y beneficiarse del apoyo ofrecido por EE.UU. y otros países para tener el equipamiento para llevar a cabo esta contraofensiva”, añadió.

Ucrania exige el envío de armas

En su discurso en video, en un tono adusto, Zelenski instó a Occidente a acelerar la entrega de sistemas de armas y que los aliados “fortalezcan la cooperación para derrotar al terrorismo ruso”.

El Ministerio de Relaciones Exteriores criticó que Alemania no hubiera aportado tanques Leopard y vehículos de combate de infantería Marder, una decisión que tildaron como “decepcionante”.

La respuesta de Berlín sucedió el mismo lunes a través de la encargada de Defensa, Christine Lambrecht, quien rechazó el envío de tanques “unilateralmente”.

Desde el estallido de la guerra el 24 de febrero, el grupo liderado por Washington envió miles de millones de dólares en armas.

Con EFE y Reuters