Sudán dice que 3.500 etíopes han cruzado a su país por el conflicto en Tigray

Agencia EFE
·2  min de lectura

Jartum, 10 nov (EFE).- Unos 3.500 etíopes han cruzado en los dos últimos días a Sudán a través de la frontera en el norte de Etiopía, escenario de una ofensiva militar del Gobierno de este país contra el partido Frente de Liberación del Tigray (TPLF), dijeron este martes a Efe fuentes oficiales sudanesas.

Desde la región de Tigray cruzaron por el paso fronterizo de Al Lakdi, en el estado de Qadarif (este), "más de 2.000 personas, la mayoría mujeres y niños, que se encuentran en malas condiciones", afirmó a Efe Mohamed Omran, oficial de emergencia de la Oficina de Comisión de Refugiados en Gedaref (este), perteneciente al Ministerio de Interior sudanés.

Asimismo, otras 1.500 lo hicieron a través del paso de Hamdayet, en el estado de Kasala (este), donde la comisión de refugiados ha desplegado a su personal para registrar a los etíopes que están llegando huyendo del conflicto, dijo Omran.

Por su parte, el presidente del Consejo Soberano sudanés, el general Abdelfatah al Burhan, se reunió hoy con responsables etíopes para trasladar su apoyo al pueblo y al Gobierno de Etiopía, así como fomentar las relaciones y cooperación en las fronteras que comparten ambos países, según un comunicado del Consejo Soberano.

El pasado 6 de noviembre Sudán completó el cierre de todos sus pasos fronterizos con Etiopía después de que estallara el conflicto Tigray, colindante con los estados sudaneses de Qadarif y Kasala, ante la preocupación por el aumento de los combates al otro lado de la demarcación territorial.

El 5 de noviembre las Fuerzas Armadas etíopes anunciaron la entrada "en guerra" con el gobierno rebelde de Tigray, que a su vez informó de que la aviación federal bombardeó la capital tigriña, Mekele.

Ese día el presidente etíope ordenó una ofensiva militar tras acusar al TPLF de atacar una base que el Ejército etíope tiene en esa región para robar armamento, lo que provocó "muertes".

El contencioso entre Tigray y el Gobierno federal viene complicándose desde hace meses, con el retraso indefinido de las elecciones generales que se debían haber celebrado el pasado agosto como punto de inflexión.

Además, desde el 5 de octubre, fecha en la que teóricamente vencía el mandato de Abiy, el gobierno de Tigray no reconoce autoridad alguna del Ejecutivo federal.

(c) Agencia EFE