U2 en la Argentina: una previa con la mística del fútbol y la música

LA NACION

Dos pasiones se congregan en la primera fecha de U2 en Argentina : la música y el fútbol. Con esas dos musas latiendo en el Estadio Único de La Plata, en las horas previas, no sólo reinaba el aroma a hamburguesas, también la ansiedad de ver a los irlandeses y el nerviosismo por un partido decisivo. Hoy, desde las 20.30, el seleccionado define su entrada al mundial de Rusia 2018 contra Ecuador y algunos asistentes estaban felices con la oportunidad de ver el encuentro en las pantallas de nada más ni nada menos que de U2.

Padres con sus hijos, grupos de amigos y parejas, así se podría definir, y en ese orden, a los que se fueron acercando al estadio con ánimo tranquilo. Muchos con remeras de la banda y otros con la casaca albiceleste.

Gastón, de 49 años, se vino de Córdoba con sus dos hijos de 13 y de 10 años y dos amigos. Aún en las afueras del estadio, con el paso tranquilo, comentan: "Nos vinimos exclusivamente para ver a U2, y por suerte también vamos a poder ver el partido, ¡mejor imposible!".

Muchos no encontraban el acceso al campo, por lo que estaban atentos a sus entradas. Algunos aún no saben por dónde es el campo. "Es enorme esto. No es como River" dice una chica mientras saca galletitas, yerba y un mate listo del bolso y cuenta: "No nos dejan entrar nada, todo sea por The Edge". Su amiga, replica un poco molesta: "Si van a pasar el partido, el recital va a empezar tarde, no me voy a comprar dos hamburguesas por 100 pesos... ¿y agua por cuánto?". El techo de una camioneta de la policía hace las veces de alacena. Son muchos los que llevaron comida ya que U2 decidió retrasar el recital y empezar su show a las 22.20. Los irlandeses son futboleros.

Ya en el campo, se ven algunas camisetas de Argentina y otras con la estampa de la banda. Expectantes, muchos comentan que están nerviosos por el encuentro decisivo de la Selección. "Mi hijo casi se queda, no quería saber nada de perderse el partido, y eso que es fanático de U2 como yo", le decía Osvaldo a LA NACION a la vez que mostraba la cara de Bono estampada en la remera. Javi, de 18, el chico en cuestión, besó su albiceleste: "No te digo que camiseta mata banda, pero viejo. ¡Vamos al Mundial o siamofori!", le dijo como tratando de que su padre entre en razones. Y no, Osvaldo sigue a la banda desde los 80, cuando en su casa escuchaba "I wil follow" y saltaba con sus amigos en la habitación.

Una pareja, frente a uno de los dos stands de comida mira preocupada los precios. "No sé si prefiero comerme una hamburguesa de 140 pesos o una remera de Joshua Tree 2017 Tour a 500", dice Camila, de 29, risueña a su novio que le contesta: "¿Un panchito a 90?".

Es temprano aún, quizás por eso no hay mucha gente haciendo cola para pedir un agua o gaseosa de 80 pesos, o un vaso de cerveza sin alcohol a 100. También hay limonadas, de esas que están de moda, con jengibre, manzana y canela, a 100 pesos el vaso.

Ya suena Noel Gallagher y Pablo, de 42, y sus amigos, todos de Lanús, se ríen mientras comentan que van a poder ver el partido. Cuenta que uno de ellos es fanático del fútbol, pero que ni loco se perdía a los irlandeses. El "súper fan" se suma a la charla, serio, dice que fue las tres veces que tocaron en Argentina y cree que el mejor recital fue el de la gira PopMart Tour: "Mejor es sin tanta parafernalia escénica".

Valentina tiene 24 años, se pone la capucha para evitar algunas las gotas de agua que de repente empiezan a caer. Se encuentra con sus padres y le cuenta a LA NACION que quiere escuchar sí o sí "With or without you", pero además cuenta que le pidió algo a la banda: "Los arrobé en Twitter para pedirles que nombren a Santiago Maldonado . Ya sé que Bono lo va a hacer, es un líder político para mí, tiene un gran compromiso con Amnistía Internacional".

Justamente, en el encuentro entre Bono y Mauricio Macri, el cantante le preguntó por el joven artesano, por lo que se espera que el cantante, acostumbrado a lanzar consignas de compromiso social, seguramente haga referencia a él. Como Valentina, muchos otros jóvenes comentaron ese deseo.

Comienza el partido... Ahora, todos se concentran en las pantallas. Un 1 a 0 para Ecuador desanima a los asistentes, el empate de Lionel Messi se concentra en un grito, y una ventaja hace soñar con que Bono felicite a los presentes con una bienvenida a Rusia... y estalle el show.