Twitter y Facebook bloquean temporalmente las cuentas de Trump tras los disturbios en el Capitolio

Elizabeth Culliford, Katie Paul y Joseph Menn
·3  min de lectura

Por Elizabeth Culliford, Katie Paul y Joseph Menn

6 ene (Reuters) - Los gigantes tecnológicos Twitter Inc, Facebook Inc y Snap Inc bloquearon temporalmente el miércoles las cuentas del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ante las afirmaciones infundadas del republicano sobre las elecciones presidenciales en medio de los disturbios en la capital. Twitter ocultó y ordenó la eliminación de tres de los tuits de Trump "como resultado de la situación violenta sin precedentes que se está produciendo en Washington D.C.", después de que los manifestantes pro-Trump irrumpieran en el Capitolio de Estados Unidos en un intento de impedir que el Congreso ratifique el nombramiento del presidente electo, Joe Biden. Cuatro personas murieron en las inmediaciones del Capitolio y su interior, incluyendo una mujer que recibió un disparo dentro del edificio. El presidente y sus aliados han reiterado durante meses denuncias infundadas de fraude electoral. Trump dijo el miércoles en un tuit, retirado despuéss por Twitter, que el asalto al edificio fue una respuesta natural. También culpó al vicepresidente, Mike Pence, por su falta de "coraje" para mantener las acusaciones de fraude electoral. Twitter bloqueó la cuenta de Trump hasta 12 horas después del borrado de dichos tuits y de un vídeo en el que alegaba que las elecciones presidenciales eran fraudulentas e instaba a los manifestantes a volver a casa. Si los tuits no se borran, la cuenta permanecerá bloqueada. Facebook y YouTube, propiedad de Google (del grupo Alphabet), también eliminaron el vídeo. Facebook dijo más tarde que bloquearía la página de Trump para que no se publicara ningún contenido durante 24 horas. El vicepresidente de Integridad de la compañía, Guy Rosen, dijo que el vídeo "contribuye a aumentar el riesgo de violencia continua". Además, Facebook indicó que eliminaría los llamamientos a llevar armas y cualquier apoyo a los incidentes en el Capitolio. Un portavoz de la Casa Blanca no respondió a la solicitud de comentarios. RIESGO DE VIOLENCIA La retórica violenta aumentó significativamente en las redes sociales durante las últimas tres semanas, según investigadores y analistas. Twitter y Facebook actuaron contra las principales cuentas de QAnon —un movimiento 'trumpista' que defiende teorías conspirativas— el año pasado, pero para cuando lo hicieron, personas influyentes habían podido llevar a sus seguidores a nuevas plataformas, como Parler, y a canales cerrados, como los de Telegram, donde su conducta es más difícil de rastrear. Los comentarios durante la ocupación del Capitolio en TheDonald.win, un sitio web de partidarios de Trump, incluían "QUEREMOS SANGRE" y "asesinar a Pelosi", según la firma de investigación Advance Democracy Inc. Mientras el asedio al Capitolio se intensificaba el miércoles, grupos de derechos civiles como la Liga Antidifamación y Color del Cambio pidieron a las compañías de medios sociales que suspendieran las cuentas de Trump permanentemente. El exjefe de seguridad de Facebook, Alex Stamos, dijo que "Twitter y Facebook tienen que cortarle el paso". Algunos empleados de Facebook se unieron a los llamamientos para que se cerraran las cuentas de Trump y exigieron transparencia a los ejecutivos sobre cómo estaban manejando la situación, según los posts internos a los que tuvo acceso Reuters. "¿Podemos obtener algo de coraje y acción real de los líderes en respuesta a este comportamiento? Su silencio es como mínimo decepcionante y en el peor de los casos criminal", escribió un empleado. Facebook no respondió inmediatamente a una solicitud de comentarios sobre los mensajes. El CEO de Facebook, Mark Zuckerberg, escribió más tarde en un post interno confirmado por la compañía que estaba "personalmente entristecido por esta violencia de turba". Dijo que Facebook estaba tratando la situación como una emergencia e "introduciendo medidas adicionales para garantizar la seguridad de la gente", sin dar detalles.

(Información de Elizabeth Culliford en Nueva York, Joseph Menn en San Francisco, Katie Paul en Palto Alto and Paresh Dave en Oakland; información adicional de David Shepardson en Washington; editado por Peter Henderson, Lincoln Feast y Raju Gopalakrishnan; traducción de Jorge Martínez)