Cómo hacer que tus productos tecnológicos duren más

Brian X. Chen
·8  min de lectura
Durante la recesión provocada por la pandemia, es más importante que nunca cuidar nuestros celulares y otros dispositivos. (Glenn Harvey/The New York Times)
Durante la recesión provocada por la pandemia, es más importante que nunca cuidar nuestros celulares y otros dispositivos. (Glenn Harvey/The New York Times)

Con tantas personas que se han quedado sin empleo durante la recesión provocada por la pandemia, no tenemos más opción que manejar nuestra tecnología de manera distinta. Dicho de otra forma, debemos hacer que nuestros productos tecnológicos duren más.

En general no lo hacemos bien. En cuanto un dispositivo como un celular comienza a sentirse lento o su batería se deteriora, concluimos que es hora de comprar uno nuevo, así que lo cambiamos.

“A la gente simplemente le gusta gastar, gastar y gastar. Dicen: ‘No quiero arreglarlo. Compraré un celular nuevo”, comentó Shakeel Taiyab, quien dirige un negocio de reparación de celulares y computadoras en el sur de San Francisco. “Cuesta 200 dólares arreglar tu celular. ¿Ahora quieres gastar 1.500 dólares más? La gente no hace el cálculo”.

Desde luego, las compañías tecnológicas generalmente han ayudado a fomentar este comportamiento. Por ejemplo, muchos fabricantes de celulares nos dieron incentivos para comprar nuevos dispositivos constantemente, mientras ofrecían poca información acerca de las medidas para ayudar a que duraran nuestros productos tecnológicos.

Sin embargo, con todas las personas que ahora lidian con menos ganancias, hacer que nuestros productos tecnológicos duren más tiene sentido y no es tan difícil. El mantenimiento básico incluye remplazar las baterías, limpiar el polvo y eliminar archivos innecesarios que ralentizan nuestros dispositivos.

Si invertimos poco tiempo en cuidar nuestros aparatos, pueden durar de manera indefinida. También le estaríamos haciendo un favor al mundo. Al alargar la vida de nuestros dispositivos, aprovechamos mejor la energía, los materiales y la labor humana que se usaron para fabricar el producto.

Tampoco tenemos que hacerlo solos. Hay personas que nos pueden ayudar. Ahora que las tiendas minoristas de Apple y Microsoft están cerradas durante la pandemia y no pueden dar servicio a nuestros dispositivos, contratar a un especialista local es mejor idea que nunca. Tan solo hay que esforzarse un poco.

A continuación, algunos de los pasos más eficaces que puedes tomar para sacarle tanto provecho como sea posible a los celulares, tabletas y computadoras sin vaciar tu cartera.

Revisa tu batería

Comienza a pensar en las baterías de tus dispositivos como si fueran llantas de auto y remplázalas según sea necesario. Puesto que las baterías solo se pueden cargar determinado número de veces antes de que se deterioren, esa será una de las primeras cosas que fallen en los dispositivos móviles y computadoras portátiles.

Para distintos tipos de dispositivos, el uso de la batería puede variar. En general, la batería de un celular durará casi dos años, y las de laptop duran de tres a cuatro años antes de que sea necesario un remplazo, dijo Kyle Wiens, director ejecutivo de iFixit, un sitio que ofrece instrucciones acerca de cómo reparar dispositivos tú mismo.

Hay muchos profesionales que pueden ayudarte con tus dispositivos tecnológicos, no necesitas tirarlos a la basura cada vez que te dan un problema. Foto: Getty Image.
Hay muchos profesionales que pueden ayudarte con tus dispositivos tecnológicos, no necesitas tirarlos a la basura cada vez que te dan un problema. Foto: Getty Image.

Entonces, ¿cómo evaluar si necesitas remplazar una batería? Hay varias herramientas de software que puedes usar para revisar su estado:

— Los usuarios de Apple que tienen iPhones y iPads pueden abrir la Configuración y después seleccionar Batería y Salud de la batería.

— Los dispositivos Android tienen aplicaciones externas como AccuBattery que pueden llevar a cabo una lectura de la salud de tu batería.

— Los usuarios de Mac pueden hacer clic en el icono de Apple, después Acerca de esta Mac y luego Reporte del sistema. Después haz clic en Energía para ver una lectura de la salud de la batería.

— Los usuarios de Windows pueden descargar la aplicación BatteryInfoView para medir la salud de la batería.

En general, pon atención a la capacidad restante de las baterías. Cuanta más baja la capacidad, menos podrás usar el dispositivo. Si tu capacidad es de menos del 60 por ciento, deberías considerar un remplazo de la batería.

Haz una limpieza profunda

Los dispositivos deben limpiarse constantemente. La suciedad y los restos que se atascan en nuestro equipo pueden provocar que se sobrecaliente, lo cual reduce la vida de nuestros electrónicos.

Por eso, Wiens recomienda esta rutina de limpieza cotidiana:

— Para los dispositivos móviles, revisa el interior de los puertos. El polvo y las migajas de comida pueden acumularse fácilmente dentro de los puertos de carga, lo cual provoca que el celular se cargue más lentamente. Ilumina con una linterna el puerto para echar un vistazo más de cerca. Usa aire comprimido o una aguja para eliminar cualquier basura.

— Para las computadoras, aplica aire a los ventiladores una vez al año. Abre la estructura exterior de la laptop o de la de escritorio para ver los ventiladores. Estos acumulan mucho polvo y cabello con el tiempo, y, cuanto más sucios estén, más caliente estará tu dispositivo. Usa un limpiador de aspiradora pequeño o aire comprimido para deshacerte de la mugre.

Depura tus datos

Cuanto más espacio de almacenamiento ocupes, más lento será el dispositivo. Por eso, programa un recordatorio en tu calendario para realizar una depuración de datos al menos una vez al año.

En los iPhones, Apple ofrece la herramienta iPhone Storage, que muestra una lista de aplicaciones que más ocupan datos y cuándo se usaron por última vez; en los dispositivos Android, Google ofrece una herramienta similar llamada Files. Usa estas utilidades para borrar cualquier aplicación que no hayas usado en más de seis meses.

Para llevar a cabo una depuración rápida en las computadoras abre una carpeta y ordena los archivos según la fecha en que los abriste por última vez. De ahí, puedes eliminar inmediatamente los archivos y aplicaciones que no se han abierto en años.

Si depurar los archivos te resulta demasiado trabajo, hay atajos. Algunos celulares Android tienen una ranura para insertar tarjetas de memoria, donde puedes cargar juegos y videos. De igual manera, con las computadoras puedes conectar un disco duro externo y almacenar ahí archivos pesados ahí. Eso liberará espacio en el dispositivo para que el sistema operativo sea más veloz, comentó Vincent Lai, director de Fixers Collective, un club social neoyorquino que repara dispositivos viejos para extender su vida útil.

Protege tu equipo

La mayoría de los usuarios de celulares ya saben que deben usar carcasas para proteger sus dispositivos de las caídas. Eso es prudente, pues una buena funda protege tu celular de los rayones y absorbe el impacto en las esquinas, los bordes y la parte trasera del dispositivo. Tener un celular sin carcasa es igual a conducir un auto sin parachoques.

Sobre todo si sueles sufrir accidentes, un protector para la pantalla es otra salvaguarda. Los pequeños rayones en la pantalla pueden debilitar el cristal y aumentar la probabilidad de que quede destrozado la próxima vez que se caiga. Wirecutter, un sitio de The New York Times que pone a prueba productos, recomienda los protectores de Maxboost y TechMatte, que cuestan de 8 a 14 dólares.

Encuentra a un reparador

Si cualquiera de las soluciones mencionadas te intimida, hay muchos profesionales que pueden ayudarte.

Hace unas cuantas semanas, abrí la aplicación de cámara de mi iPhone y me di cuenta de algo extraño: la imagen era borrosa aunque mi mano estaba quieta. Concluí que algo había pasado con el hardware.

Visité Yelp y busqué el término “reparación de iPhone”. El sitio cargó una herramienta para obtener cotizaciones de varios reparadores de mi zona. Alrededor de una decena de talleres de reparación respondieron en cuestión de un día, y me sorprendió lo mucho que variaron sus respuestas. Algunos dieron precios de 80 a 100 dólares y dijeron que la reparación tomaría una o dos horas. Otros dijeron que podría tomarles hasta dos días con un costo de 140 a 180 dólares.

Como referencia, revisé la guía de iFixit para remplazar la cámara de un iPhone, la cual señalaba que la reparación debe tomar una hora y que el componente podría costar 120 dólares.

La respuesta de Shakeel the iPhone Repair Guy, el taller de Taiyab, fue la más escueta: “Sé exactamente qué le pasa a tu cámara. Por favor, traer tu celular. Puedo arreglarlo en cinco minutos”. Su cotización fue de 80 dólares.

Su taller de reparación tenía más de mil reseñas en Yelp con un promedio de cinco estrellas. Les eché un vistazo y no vi señales de que fueran falsas. Sobre todo, me gustó la seguridad de su respuesta.

Conduje a su taller. Ahí, Taiyab rápidamente abrió mi celular con un desarmador y dijo que una parte móvil dentro de la cámara, que controla el zoom óptico, se había roto —posiblemente debido a una caída— así que tendría que remplazar el módulo de la cámara. Fiel a su palabra, la remplazó tras unos cuantos minutos y me cobró 80 dólares. Mis fotografías ahora se ven tan claras como cuando el celular era nuevo.

¿La lección? Cuando recibas cotizaciones, pon atención al precio y las reseñas de los clientes, y haz una búsqueda en internet acerca de la reparación para tener una idea realista del verdadero costo y la dificultad de la tarea. (Solo porque un taller de reparaciones diga que le tomará más tiempo no significa que harán un mejor trabajo).

La lección más importante: cuando encuentres un buen taller de reparación de dispositivos, recompénsalo con tu lealtad. Llevé la MacBook Pro de 7 años de mi esposa al taller de Taiyab esta semana para remplazar la batería. Le tomó quince minutos y costó 140 dólares. Fue tiempo y dinero bien invertidos para una computadora que debe durarnos muchos años más.

Artículos relacionados:

//////////

This article originally appeared in The New York Times.

© 2020 The New York Times Company