Turquía enjuicia a casi 30 personas por intento de golpe

Por SUZAN FRASER y CHRISTOPHER TORCHIA
El presidente de Turquía Recep Tayyip Erdogan habla a sus simpatizantes durante una reunión en Estambul, el lunes 27 de marzo del 2017. Las autoridades de Turquía llevaron a juicio el lunes a un cantante de pop y otras 28 personas, mayormente periodistas, a quienes acusan de terrorismo por presuntos vínculos con un fallido golpe de estado. (Yasin Bulbul/Servicio Presidencial de Prensa, Pool Photo via AP)

ESTAMBUL (AP) — Las autoridades de Turquía llevaron a juicio el lunes a un famoso cantante de pop y otras 28 personas, mayormente periodistas, a quienes acusan de terrorismo por presuntos vínculos con un fallido golpe de estado.

El juicio resalta la brecha que hay entre la postura de Turquía de que tales juicios son necesarios para restaurar la estabilidad, y las preocupaciones de la comunidad internacional de que la democracia en Turquía está en peligro.

El cantante Atilla Tas y los otros sospechosos enfrentan hasta 10 años de prisión si son hallados culpables de pertenecer a "una organización terrorista armada". Fueron detenidos como parte de una ola represiva del gobierno que incluye el cierre de más de 100 medios noticiosos, y el arresto de reporteros y editores sospechosos de vínculos con la insurrección del 15 de julio.

Organizaciones de derechos civiles dicen que Turquía ha encarcelado a unos 150 periodistas, muchos de los cuales fueron arrestados antes de la infructuosa insurrección, por presuntos vínculos con rebeldes curdos que están peleando contra el estado turco. El año pasado, la organización Reporteros Sin Fronteras ubicó a Turquía en el puesto número 151, de 180 países, de su índice de libertad de prensa.

Mientras críticos dicen que las detenciones muestran que Turquía está haciéndose más autoritaria, el gobierno dice que la mayoría de los periodistas fueron encarcelados por actividades ilegales realizadas a nombre de enemigos de un gobierno que ha tenido varios desafíos de seguridad en el último año, incluyendo la insurgencia curda, ataques achacados al grupo Estados Islámico y el conato de golpe atribuido a Fetula Gulen, clérigo musulmán con sede en Estados Unidos.

Gulen ha negado tener conocimiento del golpe fallido.

Algunos periodistas detenidos bajo un estado de emergencia impuesto tras el conato de golpe trabajan para el diario de postura laico Cumhuriyet, que no está asociado con Gulen. Los arrestos de altos ejecutivos y editores de Cumhuriyet han dado pie a acusaciones de que el gobierno turco está tratando de callar a todo tipo de disidencia.

___

Fraser reportó desde Ankara, Turquía.