Turquía: rescatan a una niña de 3 años 65 horas después del sismo que dejó más de 80 muertos

LA NACION
·3  min de lectura

BAYRAKLI.- Turquía sigue conmocionada a tres días del terremoto que tuvo lugar en la provincia de Esmirna, que provocó más de 80 muertes, pero hoy recibió un golpe de esperanza luego de que un grupo de rescatistas salvara de entre los escombros a dos menores.

La foto es conmovedora. En ella, una niña de 3 años sostiene el dedo de uno de los bomberos que le salvó la vida. Identificada como Elif Perincek, la menor fue trasladada en brazos y envuelta en una frazada hacia un hospital. Estuvo 65 horas desaparecida.

Coronavirus hoy en la Argentina y el mundo: minuto a minuto y las novedades

Los medios turcos divulgaron imágenes de la pequeña mientras era evacuada entre aplausos. "Estoy tan feliz. Que Dios los bendiga, mis oraciones han sido escuchadas y me vuelvo a reunir con Elif", declaró la abuela.

Por su parte el trabajador que la salvó declaró: "Cuando extendí mi mano, ella la tomó y no me la soltó hasta que la llevé a la tienda de rescate".

Así, entre alegría, Perincek se convirtió en la 106° persona rescatada de entre los pedazos de edificios destruidos o dañados por el sismo, que golpeó el viernes la provincia de Esmirna, en el oeste de Turquía, y la isla griega de Samos.

También entre los sobrevivientes figuran la madre, las dos hermanas y el hermano de la niña, rescatados el sábado por la noche. El hermano, sin embargo, falleció poco después.

Antes del rescate de Perincek los equipos de emergencia extrajeron de los escombros de un edificio a metros a otra niña con vida, Idil Sirin, de 14 años.

Según el último balance divulgado esta mañana, el terremoto que tuvo su epicentro en el mar Egeo causó 83 muertos en Turquía y dos más en la isla griega de Samos. El sismo provocó más de mil heridos, de acuerdo con cifras de los responsables de los servicios de emergencias turcos. Entre ellos, 219 siguen hospitalizados y al menos cuatro se encuentran en estado grave.

Las actividades de búsqueda y rescate entre los escombros se centran ahora en seis edificios. Luego de los controles de seguridad, el gobierno estableció que 58 construcciones están en riesgo de derrumbe y que deberán ser demolidas con urgencia. Otros 397 edificios sufrieron daños menores y 66 daños medios.

Este fue el terremoto más mortífero en Turquía desde el que sufrió Van en 2011, donde murieron más de 500 personas. La nación está atravesada por fallas y es propensa a los sismos. En 1999, a causa de dos movimientos telúricos fallecieron 18.000 personas en el noroeste del país.

El Instituto Kandilli con sede en Estambul indicó que tuvo una magnitud de 6,9, que se centró en el Mar Egeo, al noreste de Samos, y que desde entonces hubo casi 1200 réplicas.

En medio de la pandemia por coronavirus, el país instaló más de 3500 tiendas de campaña y 13.000 camas para proporcionar refugio temporal. Cerca de 8000 personas y 25 perros de rescate participan en trabajos de socorro.

Agencias AFP, Reuters y ANSA