La primera reunión griego-turca en dos años termina subiendo la tensión

Agencia EFE
·4  min de lectura

Ankara, 15 abr (EFE).- Lejos de dar una señal de distensión, la primera reunión a nivel ministerial en dos años entre Grecia y Turquía, celebrada este jueves en Ankara, terminó en un enfrentamiento verbal ante la prensa entre los máximos responsables de la diplomacia de ambos países.

El ministro griego de Exteriores, Nikos Dendias, y su homólogo turco y anfitrión, Mevlüt Çavusoglu, fueron hoy los protagonistas de este altercado poco habitual ante las cámaras internacionales.

Se trata de la primera visita oficial desde el viaje del entonces primer ministro griego, Alexis Tsipras, a Turquía en 2019, aunque ambos diplomáticos tuvieron un breve encuentro en octubre de 2020, al margen de un foro internacional en Eslovaquia.

El principal punto en conflicto es la delimitación de las zonas económicas exclusivas (ZEE) en el Mediterráneo oriental, donde buques turcos exploran posibles yacimientos de gas natural en un área que reclaman ambos países.

La retirada de los buques turcos en los últimos meses sentó las bases para que la Unión Europea aplazara posibles sanciones a Turquía y se abrieran puertas a los contactos diplomáticos bilaterales.

POSTURAS ENROCADAS

Sin embargo, ambos bandos se mantienen enrocados en sus posturas: Atenas insiste en que la Convención de Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar (UNCLOS), que Turquía no ha firmado, da la razón a las reclamaciones griegas, mientras que Ankara asegura que la extensión de su costa mediterránea es más larga y que las islas helenas no pueden ser base para una ZEE.

Este mismo lunes, el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, reivindicó un tratado marítimo firmado en 2019 con Libia y que pasa por encima de las aspiraciones griegas, el mismo día en el que Dendias, de visita en Libia, insistió en que ese acuerdo no tiene validez alguna.

"Turquía no ha firmado la UNCLOS, pero este tratado forma parte del conjunto de la legislación europea; si quiere ser miembro de la UE debe firmar la UNCLOS", sentenció Dendias tras reunirse con Çavusoglu, en la rueda de prensa conjunta.

Ambos ministros dieron por hecho que el contencioso marítimo no se iba a solucionar de un momento a otro, pero además trajeron a colación numerosas otras quejas que lastran las relaciones.

ACUERDO MIGRATORIO

Así, Dendias acusó a Ankara de haber efectuado más de 400 vuelos que vulneran el espacio aéreo heleno en el Egeo, mientras que Çavusoglu aseveró que las autoridades helenas lanzan al mar a refugiados que intentan llegar a la UE.

"Turquía ha vulnerado el territorio de Grecia con más de 400 vuelos", acusó el representante de Atenas.

"Hemos hablado en privado sobre que Grecia ha lanzado al mar a 80.000 migrantes en cuatro años, pero no lo hemos dicho delante de la prensa. Pero si usted viene aquí tras la reunión y habla así, para dar un mensaje a su propio público, delante de la prensa, acusando a mi país de esta manera, yo tengo que responder a eso", replicó el jefe de la diplomacia turca.

"Nosotros hemos sido humanitarios respecto a la migración y hemos cumplido al pie de la letra el acuerdo" con la UE sobre devolución de migrantes, firmado en 2016, añadió.

A las tensiones geopolíticas y de problemas internacionales como la migración, o el conflicto de Chipre en el que Atenas y Ankara ocupan posiciones enfrentadas, se añade un contencioso bilateral que lleva años envenenando las relaciones: las minorías griegas y turcas a ambos lados del Egeo, cuyos derechos están recogidos en el Tratado de Lausana de 1923.

¿"TURCOS" EN GRECIA?

Turquía otorga un estatus de minoría a los ciudadanos de habla griega y fe cristiana ortodoxa, y exige un estatus similar para la población del noreste de Grecia que habla turco y practica el islam.

Dendias respondió que no hay lugar para llamar "turco" a este colectivo, dado que de acuerdo al tratado de Lausana se trata de ciudadanos griegos musulmanes, "le guste a Turquía o no".

La confrontación fue subiendo de tono: Çavusoglu insistió, visiblemente enfadado, en que no podía tolerar esos "ataques" a su país ante la prensa, mientras que Dendias respondió que estaba diciendo verdades obvias y, además, refrendadas por la UE.

El tenso diálogo ante las cámaras se impuso tras un arranque en tono cordial, en el que Çavusoglu había subrayado su "amistad" con Dendias, y su invitado había insistido en que Atenas apoya la candidatura de Turquía como futuro miembro de la UE.

Dogan Tiliç

(c) Agencia EFE