Turquía lanza ataques aéreos en Siria e Irak tras el atentado en Estambul

Turquía anunció a primera hora del domingo ataques aéreos contra bases kurdas en el norte de Siria e Irak que, según Ankara, se usaron para lanzar ataques "terroristas" en su territorio.

La ofensiva, bautizada "Operación Garra-Espada", se produce tras la mortífera explosión del pasado domingo en el centro de Estambul, en la que murieron seis personas y 81 resultaron heridas, y de la que Turquía acusó al  Partido de los Trabajadores de Kurdistán (PKK).

"Estamos empezando la Operación Garra-Espada", anunció el ministro de Defensa, Hulusi Akar, que dirigió la ofensiva desde el centro de operaciones de la fuerza aérea junto a altos comandantes.

Akar también fue visto en un video informando al presidente Recep Tayyip Erdogan, quien dio la orden de lanzar la operación,en la que, según un grupo de monitoreo, murieron 15 personas.

El Ministerio de Defensa turco indicó que los bombardeos estaban dirigidos a posiciones del Partido de los Trabajadores de Kurdistán (PKK) y de las kurdas Unidades de Protección Popular (YPG), que Ankara considera una extensión de esa formación ilegal en Turquía.

La operación se llevó a cabo en las regiones en el norte de Irak y Siria que son usadas como bases para ataques de terroristas en nuestro país, añadió el ministerio.

Turquía culpa al PKK del atentado de Estambul, el más mortífero en cinco años y que despertó el doloroso recuerdo de una ola de atentados en todo el país entre 2015 y 2017 que se atribuyeron en su mayoría a militantes kurdos y a yihadistas del grupo Estado Islámico.

Tanto el PKK, que encabeza una insurrección de décadas en Turquía, como las YPG negaron cualquier implicación en el ataque.

Ningún individuo o grupo ha reivindicado la autoría.

- "Hora de ajustar cuentas" -

La policía turca capturó en un suburbio de Estambul a la principal sospechosa, Alham Albashir, una siria que al parecer trabajaba para militantes kurdos.

"Ha llegado la hora de ajustar cuentas. Los bastardos deberán rendir cuentas por sus ataques pérfidos", tuiteó el Ministerio de Defensa turco junto a una imagen de un avión despegando para una operación nocturna.

"Los nidos de terror son arrasados por ataques de precisión", añadió en otro mensaje en Twitter acompañado de un video que muestra cómo se fija el objetivo en un blanco, que estalla poco después.

Turquía realizó más de 20 ataques contra posiciones en las provincias sirias de Alepo (norte) y Hasaka (noreste), indicó el Observatorio Sirio de los Derechos Humanos (OSDH), un grupo británico con una extensa red de contactos en Siria.

Los bombardeos mataron al menos a nueve miembros de las Fuerzas Democráticas Sirias (FDS) y a otros seis soldados del régimen sirio de Bashar al Asad, indicó este grupo de monitorización.

- Amenaza para "toda la región" -

Aunque Ankara no ofreció más detalles sobre la operación, las FDS, respaldadas por Estados Unidos, dijeron que la ciudad de Kobane, en el noreste de Siria, estaba entre los objetivos alcanzados por las incursiones turcas.

"Kobane, la ciudad que derrotó al Estado Islámico, está siendo bombardeada por la fuerza aérea de ocupación turca", tuiteó Farhad Shami, portavoz de las FDS.

Estas fuerzas ofrecieron una asistencia crucial a la coalición liderada por Estados Unidos contra el grupo yihadista de Estado Islámico (EI), que llegó a hacerse con amplias extensiones de terreno en Irak y Siria.

Pero Turquía considera a las YPG, principal componente de las FDS, una extensión del prohibido PKK.

El ministro turco de Interior, Suleyman Soylu, dijo que la orden del atentado contra Estambul procedió de Kobane.

Esta ciudad siria de mayoría kurda situada cerca de la frontera turca fue capturada por el grupo yihadista Estado Islámico a finales de 2014. Los combatientes kurdos expulsaron al grupo a principios del año siguiente.

"Los bombardeos turcos en nuestras zonas seguras amenazan toda la región", dijo el comandante en jefe de las FDS, Mazloum Abdi.

"Este bombardeo no juega en favor de nadie. Hacemos todos los esfuerzos para evitar una catástrofe mayor. Si estalla la guerra, todos se verán afectados", añadió.

Turquía dirige olas de ataques en Siria desde 2016 contra milicias kurdas y yihadistas del EI.

Desde mayo, el presidente turco Recep Tayyip Erdogan amenaza con lanzar una operación en el norte de Siria para crear una "zona de seguridad" de 30 km al sur de su frontera.

El departamento de Estado de Estados Unidos había expresado el viernes el temor a "una eventual acción militar de Turquía" y desaconsejó a sus ciudadanos viajar al norte de Siria e Irak.

lar-jos/pvh/jj/sag-dbh-meb/zm