Turquía: el dramático relato de los pasajeros del avión que se partió en tres

LA NACION

ESTAMBUL.- Un avión partido en tres partes, tres muertos y 179 heridos: ese fue el saldo del dramático aterrizaje del vuelo PC2193 de la aerolínea Pegasus Airlines, que ayer llegaba al aeropuerto Sabiha Gokcen de Estambul desde la ciudad turca de Izmir, con 177 pasajeros y seis tripulantes.

"Por la velocidad, pienso que el avión no pudo detenerse. Todo sucedió en unos dos o tres segundos'', relató Engin Demir, desde la cama de hospital donde se recupera de sus heridas. Alper Kulu, otro pasajero, también sintió que la velocidad era anormal. "El avión aterrizó con dificultad, iba muy rápido comparado con otros vuelos", contó Kulu.

Narrado por los sobrevivientes, el momento de contacto entre la nave y la pista de aterrizaje suena como una película de terror. Bajo la lluvia y entre fuertes vientos, el avión comenzó su descenso. Al aterrizar, se salió de la pista y patinó unos 50 o 60 metros. De pronto se inclinó hacia la izquierda, luego a la derecha y finalmente cayó sobre su lado izquierdo en una zanja de unos 30 metros de profundidad.

El impacto partió la nave en tres pedazos. Los asientos enfrente de Kulu se dieran vuelta. Alrededor suyo, los pasajeros se desesperaban. "Había pánico y gritos. Todos estaban pidiendo ayuda", contó.

Dogus Bilgic, de 24 años, fue uno de los primeros pasajeros en salir, según informó Al Jazeera. Él saltó desde el avión cuando vio una apertura cerca suyo. "Estaba sentado en el asiento 25C. Creo que el avión se rompió a lo largo de la fila 26", relató Bilgic.

Kulu emergió de entre el fuselaje por su cuenta. "Con un brazo roto, trepé 30 o 40 metros", dijo. Temía que la nave estallara.

Demir estaba atrapado: del compartimento para equipaje caían escombros, pedazos de avión. "Había gritos; yo traté de tranquilizar a las personas que estaban a mi alrededor. La ayuda llegó rápidamente", contó Demir.

Afuera de la nave, todo era un caos. "El frente [del avión] estaba completamente destruido", recordó Bilgic. Él y otros salieron corriendo por miedo a una explosión.

Hasan Eraydin escuchó el estruendo desde su auto y filmó la escena: el Boeing 737-800 humeando, la gente trepándose a las alas y alejándose lo más posible del avión. "Estabamos a unos 30 metros de distancia. intentamos acercarnos a ayudar pero había un canal en el medio y era imposible".

Antecedentes

El accidente no es el primero de Pegasus Airlines. Ni siquiera es el primero de esa aerolínea en el aeropuerto de Estambul.

El pasado 7 de enero, 164 personas salieron ilesas de un accidente similar, en el que un avión de Pegasus se salió de la pista del aeropuerto Sabiha Gokcen en la capital turca. Lo mismo había sucedido dos años atrás, en enero de 2018, en el aeropuerto de Trabzon, en el noreste de Turquía, donde un Boeing 737 de la serie 800 con 168 personas a bordo se despistó y terminó su carrera sobre un acantilado junto al Mar Negro, prácticamente perpendicular al agua.

Pegasus es una aerolínea privada turca de bajo costo, fundada hace 20 años. Tiene 97 rutas, la mayoría dentro de Turquía, aunque tiene algunos destinos en Europa, Medio Oriente y Asia central. Su flota consiste en 47 aeronaves de Boeing y 36 de Airbus, según su sitio web. El millonario turco Sevket Sabanci y su familia controlan la mayoría de las acciones.

Agencias AFP y AP