Los armenios, exultantes por el reconocimiento de Biden a su genocidio

Agencia EFE
·4  min de lectura

Tiflis, 25 abr (EFE).- Armenia recibió exultante la decisión qyer del presidente de EEUU, Joe Biden, de reconocer el genocidio armenio a manos del Imperio Otomano, un éxito histórico para un país que acaba de perder una guerra contra un aliado de Turquía, Azerbaiyán.

"Desde que era pequeño esperábamos que el presidente de EEUU reconociera el genocidio armenio", comentó a Efe Suren, residente en Ereván, capital armenia.

Pese a las restricciones por el coronavirus, los armenios no dudaron en concentrarse frente a la Embajada estadounidense para agradecer a Washington el espaldarazo diplomático que supone el reconocimiento de la matanza de 1,5 millones de armenios entre 1915 y 1923.

UNA HERIDA QUE AÚN SUPURA

"Mi abuelo nació en Armenia Occidental, región que se sufrió mucho durante el genocidio. Tuvo que huir para salvarse. En nuestra familia, como en la mayoría de hogares armenios, conservamos esa memoria y la pasamos de generación en generación", agregó Suren.

La numerosa diáspora armenia ni olvida ni perdona, ya que su emigración está vinculada directamente con las matanzas. Por eso, en cada país en el que hay presencia armenia, sus representantes se afanan en conseguir el reconocimiento oficial del genocidio.

Antes de que Biden hiciera el sábado su declaración de reconocimiento y condena, el primer ministro, Nikol Pashinián, presidió la tradicional ceremonia de recuerdo que se celebra cada 24 de abril, ya que ese día de 1915 fue cuando se inició la represión de la población armania del Imperio Otomano.

Tras depositar flores en el memorial de la colina de Tsitsernakaberd, en las afueras de Ereván, envió un telegrama de agradecimiento al presidente de EEUU por dar "un poderoso paso en la senda del restablecimiento de la verdad y la justicia histórica".

"Era algo que esperábamos en Ereván", comentó hoy a Efe Anna Nagdalián, portavoz de Exteriores.

ALEGRÍA CONTENIDA

No por esperado, el reconocimiento fue recibido con menos júbilo tanto en Armenia como en el exterior. Los armenios más célebres como las hermanas Kardashián agradecieron a Biden su declaración.

"Gracias a todos esos países que han reconocido el genocidio armenio", escribió Henrikh Mkhitarian, el futbolista del Roma, en Twitter.

Habitualmente, es un día triste, pero en esta ocasión había entre los armenios una sensación de haber recuperado el orgullo perdido durante la reciente derrota ante Azerbaiyán por el control de la región de Nagorno Karabaj, que ha provocado un terremoto político en el país.

En la noche anterior, miles de armenios protagonizaron la habitual peregrinación con antorchas hasta el memorial del genocidio, acto durante el que se quemaron banderas turcas y azerbaiyanas.

UNA BOFETADA PARA TURQUÍA

"La guerra en Artsaj (Nagorno Karabaj en armenio) de nuevo recordó la tragedia de 1915. Sólo que ésta, la del año pasado, es una tragedia que ocurrió en otra parte de nuestra patria histórica", explicó Nagdalián.

La diplomática se permitió el "paralelismo histórico" porque Ankara apoyó abiertamente a Bakú en la guerra del Karabaj, en la que murieron cerca de 5.000 soldados armenios, entre otras cosas con mercenarios y drones de asalto.

De hecho, anoche, los presidentes turco, Recep Tayyip Erdogan, y azerbaiyano, Ilham Alíev, mantuvieron una conversación telefónica en la que "condenaron" el anuncio de la Casa Blanca.

Según informó la Presidencia azerbaiyana, Alíev tachó el reconocimiento de "error histórico" y pronosticó que dificultará la cooperación en la inestable región.

Además, el ministerio de Exteriores turco convocó hoy al embajador estadounidense en Ankara para expresarle su repulsa por la decisión adoptada por Biden.

CONSECUENCIAS GEOPOLÍTICAS

"Es algo muy desagradable para Turquía y es un problema para Erdogán, pero no causará una desestabilización en la región", comentó a Efe Sos Avetisián, diputado del partido gobernante Mi Paso.

Recordó que "algunos intelectuales turcos han instado a su Gobierno a reconocer el genocidio".

Según el politólogo Boris Navasardián, en la sociedad armenia hay "división de opiniones" sobre la posible reacción turca.

"En cambio, bajo mi punto de vista, Turquía es un país pragmático", señaló.

Comparte su pronóstico el diputado azerbaiyano Rasim Musabekov, quien descarta que Ankara se decida a cerrar la base militar estadounidense, aunque está seguro de que las relaciones con Biden en la Casa Blanca serán "malas".

"Decisiones similares las tomaron Alemania y Francia y, aunque provocaron una crisis en las relaciones y la retirada de los embajadores, no llevaron a una ruptura", apuntó.

El primer Estado en apoyar la causa armenia fue Uruguay, quien dio el histórico paso en 1965. Desde entonces, treinta países han reconocido el genocidio armenio, entre ellos Rusia, cuyo presidente, Vladímir Putin, acudió a Ereván en los actos por el 100 aniversario de la tragedia.

Entre los países que han reconocido el genocidio no figura Israel, pese a que los judíos fueron víctimas del Holocausto, algo que irrita sobremanera a los armenios.

(c) Agencia EFE