Turistas regresan en el receso de primavera a la Costa Espacial de Florida a un año del impacto de la COVID-19

Orlando Sentinel Staff, Orlando Sentinel
·5  min de lectura

COCOA BEACH — Esta semana cientos de turistas en el Cocoa Beach Pier disfrutaron del clima de 72 grados y el aire de marzo que olía a protector solar, agua salada y sangrías.

Marzo es históricamente el mes más grande del año para el turismo de la Costa Espacial, pero en marzo de 2020 golpeó la pandemia de la COVID-19, que derrumbó las cifras de turismo.

Un año más tarde, los líderes empresariales y turísticos de la Costa Espacial son optimistas sobre el receso de primavera y son optimistas para un repunte de verano aún más fuerte. Pero sus expectativas son para un tiempo más moderado en comparación con lo que está sucediendo en el sur de Florida en lo que va de año.

Las playas del sur de Florida, como Fort Lauderdale, ya han comenzado a ver grandes multitudes de estudiantes universitarios esta primavera, a pesar de la pandemia y que algunas universidades cancelaron el receso.

Algunos estudiantes universitarios están llegando a la Costa Espacial, pero la mayoría de los visitantes son familias jóvenes y personas mayores de 65 años, según los funcionarios de turismo del condado de Brevard.

Fran Wojcik, un estudiante de 20 años de St. Cloud State University en Minnesota, visitó el muelle con dos amigos el lunes. Su universidad todavía está en vacaciones de primavera, a pesar de que Minnesota tiene pautas más estrictas de la COVID-19 que Florida.

El viaje de Wojcik a Cocoa Beach es su primer viaje desde que comenzó la pandemia de la COVID-19 hace casi un año.

Ella dijo que era diferente no ver a todos usando máscaras todo el tiempo porque no hay un mandato estatal de máscaras en Florida. Tampoco hay restricción de capacidad en bares y restaurantes en Florida, a diferencia del límite del 50% en Minnesota.

“Es bueno ver que podemos ir a un restaurante y no tener que esperar una hora y media para entrar”, dijo Wojcik.

Larry Valentine vino a la playa con su familia. Valentine, de 40 años, visitó el muelle de Cocoa Beach con sus suegros, esposa y tres hijos el martes.

Son de New Concord, Ohio, la misma ciudad donde creció el famoso astronauta John Glenn. El grupo se estaba quedando en Kissimmee, pero condujo hasta Cocoa Beach por el día.

La familia viajó a Myrtle Beach, Carolina del Sur, el verano pasado, y no ve a la COVID-19 como una barrera, dijo.

“Estoy listo para que se vaya todo lo de las máscaras y todo”, dijo Valentine.

Los vacacionistas como Valentine pueden caminar sin máscara desde la playa hasta el bar Coconuts on the Beach para tomar una bebida. La primavera pasada, algo así parecía muy lejano.

Christina Artz, gerente general y copropietaria de Coconuts en Cocoa Beach, dijo que el restaurante está recibiendo clientela de los vacacionistas de primavera y personas mayores. El restaurante se encuentra en un lugar prístino directamente al lado de la playa en el centro de Cocoa Beach.

Artz dijo que no cree que las universidades que cancelan las vacaciones de primavera disuadirán a los estudiantes de tomar vacaciones. Aun así, en Coconuts la mayor parte de su clientela son familias y personas mayores, dijo.

La temporada alta para Coconuts comienza en la primavera y continúa durante el verano, dijo Artz. En un día determinado, el restaurante se llena al mediodía, solo una hora después de su apertura.

Coconuts sintió los efectos de la COVID-19 en su negocio durante todo el año. El bar y el restaurante cerraron en marzo de 2020 y permanecieron cerrados hasta julio. El restaurante luchó por sobrevivir.

“Hubo algunas semanas de, ‘Oye, puedo emplear a estas personas’, pero luego llega el punto en el que el dinero se ha ido”, dijo Artz. “Fue aterrador.”

Ahora, un año después, el negocio está empezando a parecer algo cercano a la normalidad. El restaurante cuenta actualmente con unos 130 empleados, dijo Artz. Durante una temporada de primavera normal, Coconuts emplea entre 130 y 150 personas, dijo.

Peter Cranis, director ejecutivo de la Oficina de Turismo de la Costa Espacial, dijo que el condado espera mejores cifras de turismo esta primavera en comparación con hace un año. Dijo que hay una demanda reprimida de turistas como Wojcik que no han viajado en casi un año.

“Hay estos pequeños puntos brillantes que están comenzando a aparecer y estamos comenzando a ver algunas buenas señales”, dijo.

Más al norte, la Semana de las Motocicletas de Daytona Beach atrajo a miles de turistas al condado de Volusia el pasado fin de semana.

Kate Holcomb, directora de comunicaciones de la Oficina de Convenciones y Visitantes de la ciudad, escribió en un correo electrónico que Daytona Beach no es un lugar importante para los vacacionistas universitarios de primavera. Al igual que Brevard, Daytona Beach ve principalmente a familias con niños pequeños, dijo Holcomb.

En Brevard, la ocupación hotelera el 27 de febrero era del 70%, un número al que el condado no se había acercado en casi un año, según datos del condado. El condado no había superado el 50% de ocupación hotelera desde el fin de semana del Día de la Recordación en 2020.

Marzo inicia la temporada alta de turismo de la Costa Espacial con las vacaciones de primavera, luego el impulso los lleva a través del Día de la Recordación y el resto del verano, dijo Cranis.

Los estudiantes universitarios representan menos del 2% de la población turística del condado, dijo Cranis.

El condado está invirtiendo hasta $2.65 millones en una campaña publicitaria para el turismo en la Costa Espacial esta primavera y verano, dijo Cranis.

“Si bien creemos que en la primavera habrá un poco de recuperación, creemos que el verano definitivamente será un período de recuperación para nosotros”, dijo Cranis.

* Esta historia fue publicada en el Orlando Sentinel por el periodista Steven Walker. La traducción al español fue realizada por la periodista Ginayra Alvarado Villegas. La puedes contactar a galvarado@orlandosentinel.com.