Turistas indignados evitan que policías le quiten sus churros a un vendedor ambulante

·3  min de lectura
Foto: Captura de video Twitter vía @AloFormosa
Foto: Captura de video Twitter vía @AloFormosa

Un grupo de turistas que se encontraban en una playa de la municipalidad de Pinamar, en Argentina, defendieron a un vendedor ambulante de churros cuando dos policías y una inspectora intentaron quitarle su mercancía.

El video del incidente comenzó a circular en redes sociales el 13 de enero. En las imágenes se ve cómo varias personas protegen al comerciante y a su canasta, en la que carga su mercancía, de los uniformados.

En la grabación se escucha cómo la gente grita: “si no se lo compramos todos, se lo compramos”, “no les saques nada, no le saques la mercancía”, “¡déjelo laburar! ¡déjelo laburar!”. Luego, el hombre que graba la escena menciona: “situación, le quieren sacar la mercadería a un simple churrero”.

La tensión aumenta en el lugar y hay varios jaloneos, entonces uno de los turistas propone: “hay que comprarle la mercadería”. Luego otro hombre le pregunta al vendedor ambulante: “tienes el inventario? ¿Te hicieron un acta?, ¿por lo menos tienes el inventario de lo que se están llevando?, para cómpratelo y que se lo metan por el orto”. Finalmente, la policía desiste y se ve que el comerciante se va corriendo del lugar, mientras los turistas celebran su triunfo.

El video se hizo viral, por lo que el intendente de la ciudad, Martín Yeza, se manifestó en su cuenta de Twitter para justificar las acciones de los oficiales y explicó: “la venta ambulante está permitida, pero tiene un sistema que busca el equilibrio entre que exista oferta y que a la misma vez la playa no sea un griterío de ofertas ‘¡Helado, helado!’. Buscamos que la gente venga a descansar”.

El funcionario también dijo que los uniformados actuaron para cuidar a los turistas: “hay una cuestión central y es el de los cuidados bromatológicos. Sobre esa venta de alimentos, sin licencia, desconocemos en qué condiciones fueron producidos y quizás se los estás dando a tus hijos. Por eso los cuidamos”.

Su respuesta no fue bien recibida y varios usuarios le reclamaron que en la playa vende personal de otra churrería, llamada El Topo, la cual, acusan, tiene el monopolio de esos productos en la zona. Luego, él mismo mencionó a esa marca: “estas son las confusiones que genera twitter: se pueden vender churros en la playa, por ejemplo Churrería El Topo puede hacerlo, para eso tiene una cocina en condiciones bromatológicas y una licencia”.

Y luego la empresa se demarcó, pues dijo que no son los únicos que lo hacen desde hace años y que no reciben ningún favor político.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

Las increíbles transformaciones para interpretar a las leyendas mexicanas en TV

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.