Un turista alimentó a pelícanos en Cayo Hueso. Su reacción cuando lo regañaron lo llevó al calabozo

·2  min de lectura

En los Cayos de la Florida, las autoridades se toman muy en serio la pesca ilegal y la alimentación ilegal de vida silvestre.

La cadena de islas es un lugar donde puedes pasar tiempo en la cárcel por capturar peces pargos de tamaño insuficiente o langostas espinosas fuera de temporada.

Alimentar a un pelícano también puede tener consecuencias legales.

Un turista aprendió esto de la manera más dura la semana pasada.

Dominick E. Ciletti Jr., de 57 años, de Alpharetta, Georgia, terminó en la cárcel después de arrojar restos de Mahi-mahi a los pelícanos que merodeaban por una estación de limpieza en un puerto deportivo de Cayo Hueso mientras fileteaba el dorado, según la Comisión de Conservación de Pesca y Vida Silvestre de la Florida (FWC, por sus siglas en inglés).

Ciletti estaba en el puerto de la ciudad, 1801 N. Roosevelt Blvd., el 23 de abril, cuando los agentes de FWC dijeron que lo vieron a él y a otro hombre arrojando pescado a los pelícanos, un acto ilegal en la Florida.

Los funcionarios estatales de vida silvestre dijeron que trataron de darle una citación de aviso de comparecencia, lo que habría requerido que se presentara en el juzgado del Condado de Monroe en mayo.

Pero las cosas se intensificaron cuando Ciletti se volvió hostil y levantó la voz, dijo FWC.

“No voy a volver aquí para ir a la corte, ¡eso es una mier--!” dijo Ciletti, según el informe del arresto.

Negarse a aceptar una citación es un delito menor.

Un oficial de FWC esposó a Ciletti y lo llevó a la cárcel del condado en Stock Island. Ciletti fue liberado el mismo día después de pagar una fianza en efectivo de $328.

Los esfuerzos para contactar a Ciletti no tuvieron éxito. Su abogado que figura en los registros judiciales no respondió de inmediato a un correo electrónico el viernes por la noche.

Ciletti debe comparecer ante el tribunal el 11 de mayo ante el juez del Condado de Monroe, Mark Wilson.

Alimentar a los pelícanos en la Florida es ilegal porque los pescados y los huesos afilados pueden perforar sus bolsas, como se ve en esta foto de archivo de la Comisión de Conservación de Vida Silvestre y Pesca de la Florida.
Alimentar a los pelícanos en la Florida es ilegal porque los pescados y los huesos afilados pueden perforar sus bolsas, como se ve en esta foto de archivo de la Comisión de Conservación de Vida Silvestre y Pesca de la Florida.

El otro hombre que FWC dijo estaba arrojando pescado a los pelícanos firmó su citación sin incidentes.

Un comunicado de prensa de FWC dijo que los dos hombres estaban arrojando pescados muertos enteros de dorado y pedazos más pequeños a los pelícanos, pero no especificó quién arrojó qué.

Alimentar a los pelícanos es ilegal porque puede causarles graves daños.

Los cadáveres de pescado y los huesos afilados pueden lastimarlos o matarlos al perforarles la garganta, o quedarse atrapados en sus bolsas, según FWC. La agencia pide a las personas que arrojen los peces no deseados en botes de basura con tapas.

Los pelícanos también tienden a congregarse donde las personas los alimentan, y eso los coloca en lugares donde es más probable que se enreden o se enganchen en los hilos de pescar.

Traducción de Rose Monique Varela Henriquez

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.