Turba quema un puesto de control de la Aduana boliviana fronterizo con Argentina

·2  min de lectura

La Paz, 10 sep (EFE).- La Aduana Nacional de Bolivia denunció este viernes el saqueo y la quema de un puesto de control en una localidad sureña situada en la frontera con Argentina, acciones por las que responsabilizó a un supuesto clan familiar de contrabandistas.

El suceso ocurrió el jueves por la noche en el puesto de inspección aduanera situado a 10 minutos de la ciudad de Villazón, fronteriza con Argentina, explicó a los medios en una rueda de prensa la presidenta de la Aduana Nacional, Karina Serrudo.

Una turba "comandada por el clan de la familia Tolay" ingresó por la fuerza a las oficinas aduaneras para robar y destruir computadores, impresoras y escritorios y luego incendiaron los domos contiguos y un vehículo de la entidad estatal, indicó Serrudo.

Los cinco funcionarios que se encontraban en el lugar lograron escapar "salvando sus vidas" ante lo que la presidenta de la Aduana calificó como una emboscada.

La Aduana presentó una denuncia penal contra los presuntos instigadores del ataque por delitos como incendio y robo agravado, entre otros, señaló Serrudo.

La funcionaria recordó que en las últimas semanas, las instalaciones de la Aduana en distintos lugares han sufrido "ataques" similares que atribuyó a "clanes" de contrabandistas "disconformes con el fuerte control que está haciendo" la entidad en todo el país.

Serrudo recordó que el pasado 9 de agosto un grupo saqueó las instalaciones aduaneras en Puerto Quijarro, una localidad de la región oriental de Santa Cruz fronteriza con Brasil, y logró robar 3,5 toneladas de mercadería de contrabando que había sido incautada.

El 31 de agosto se registró otro incidente similar en la localidad cruceña de Yacuses, también cerca de la frontera con Brasil, donde un puesto de inspección aduanero fue asaltado de noche por una turba que saqueó la mercadería decomisada e incendió el lugar.

La Aduana denunció en su momento que ese ataque estuvo precedido por la detención de un vehículo de tipo minibús que transportaba ilícitamente 59 cajas de celulosa para embutidos.

Para Serrudo, estas reacciones violentas son una "muestra que estos clanes están siendo afectados por el Gobierno en la lucha contra el contrabando".

"Están impedidos en varios lugares de poder introducir esta mercadería de contrabando y ahora se han dado a la tarea de atacar nuestras instalaciones y a nuestro personal", sostuvo.

La presidenta de la Aduana anunció que la lucha contra el contrabando se redoblará y advirtió de que quienes se dediquen a este ilícito van a ser "procesados", "perseguidos" y encarcelados.

En lo que va de año, la entidad ha decomisado mercadería de contrabando por un valor equivalente a unos 57,3 millones de dólares en 4.816 operativos realizados hasta el momento.

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.