Tucumán: dos periodistas denunciaron haber sido víctimas de abuso sexual en la Casa de Gobierno mientras cubrían las elecciones

·6  min de lectura
Manzur y Jaldo en el Salón Blanco de la Casa de Gobierno de Tucumán
Gentileza: La Gaceta / Juan Pablo Sánchez Noli

Dos periodistas denunciaron haber sido abusadas sexualmente mientras cubrían las elecciones legislativas en la Casa de Gobierno de la provincia de Tucumán. Según las acusaciones, el primer hecho ocurrió el 12 de septiembre, en las Primarias Abiertas, Simultáneas y Obligatorias (PASO); y el último, el pasado 14 de noviembre.

Carolina Ponce de León, quien trabaja para Radio Universidad, declaró que el domingo fue acorralada por tres personas que la manosearon. “Una me metió la mano por adelante, otra por atrás, yo me puse la cartera entre las piernas para frenar esto un poco”, dijo al diario local El Tucumano.

“A una de estas personas se le enganchó un anillo en un gancho que tiene mi cartera. Me daba tanta vergüenza la situación, quería llegar hasta donde estaban mis compañeras, que se dieron cuenta de que algo me pasó por mi cara y me puse a gritar”, explicó.

Luego aseguró que al quejarse con los organizadores del evento le argumentaron que “no podían controlar a tanta gente”. Tras ello, hizo la denuncia en la comisaría 1º y en la fiscalía. “Tuve que volver el lunes para describir a las personas. Solamente pude ver a las personas por su ropa. No puedo decir de qué lado o partido son, la verdad es que entraba cualquiera”, agregó en su declaración sobre el hecho.

Tras la denuncia, el Foro de Periodismo Argentino, FOPEA, la Asociación de Prensa Tucumana y el colectivo Periodistas Argentinas repudiaron los hechos y pidieron que se esclarezcan los ataques.

La segunda acusación

La periodista Mariana Romero, que trabaja para Radio 10 Tucumán, entre otros medios, al enterarse de la denuncia de su compañera, desde su cuenta de Twitter contó que le ocurrió algo similar durante las PASO de septiembre, también en la Casa de Gobierno de Tucumán, cuando cubría el discurso del entonces gobernador Juan Manzur (hoy jefe de Gabinete del presidente Alberto Fernández).

“La noche de las PASO me tocó cubrir todo el discurso del gobernador con la mano de un desconocido tocándome con fuerza el trasero. Fue en la Casa de Gobierno. No dije nada y hoy me arrepiento, si hubiera hecho lo correcto, quizás no le hubiera pasado lo mismo a mi compañera”, escribió Romero en su cuenta de Twitter.

“Esa noche, a la conferencia de prensa en Salón Blanco hicieron entrar a muchas personas que no eran trabajadores de prensa. Fanáticos que estaban ahí solo para aplaudir. Cuando el gobernador empezó a hablar, ellos se mezclaron con la prensa. Yo sentí que alguien me manoseaba de una manera tan fuerte y descarada que pensé que era alguna de mis compañeras intentando acomodarme algo en el bolsillo trasero”, relató.

Al final me liberé una mano y agarré la que me estaba manoseando. Me di vuelta y lo vi, el tipo me miró de frente sin expresión alguna. Lo insulté, pero no creo que me haya escuchado con el discurso atronando por los altavoces. Pasé un rato sin problemas, hasta que el tipo me apoyó. Me alejé como pude”, explicó sobre la situación.

Además, dijo que lamenta “haber minimizado” la agresión. “No sé si lo hice como mecanismo de defensa, porque sabía que iba a tener que volver al Salón Blanco y no quería volver con miedo a que me pase lo mismo. O quizás lo minimicé porque todos lo minimizaron y no quise quedar como histérica”. Luego, cerró: “Me avergüenzo de no haberlo dicho antes. Pero no podemos trabajar así. Estas cosas a nuestros compañeros varones no les pasan. Nadie merece trabajar así, mientras le manosean sus partes íntimas”.

Pedido de esclarecimiento

FOPEA (Foro de Periodismo Argentino) se solidarizó con Ponce de León, quien realizó la denuncia ante la Justicia, y desde un comunicado reclamó que el Poder Judicial esclarezca el ataque y que “el gobierno provincial garantice condiciones de seguridad y comodidad para que los trabajadores de prensa puedan realizar su tarea sin restricciones ni riesgos para su integridad física”.

La Asociación de Prensa de Tucumán (APT) expresó desde un comunicado su “repudió enérgico y solidaridad para con las periodistas” atacadas sexualmente por desconocidos mientras realizaban sus tareas.

“Estos apremios se vienen sucediendo y repitiendo de manera sistemática en particular con las trabajadoras mujeres, donde lo preocupante es que ocurran en eventos oficiales, lo cual expresa cuando menos una indiferentes actitud para con la temática de género y su problemática de violencia, cuando no una acentuado y desatendida postura de violencia institucional ante la falta de interés”, indica la APT desde el documento publicado.

Por otra parte, la APT, señaló que además de las lesiones y maltrato, se evidencia una “violencia simbólica ejercida en la ausencia de respuesta por parte del Ejecutivo en dichas ocasiones” y exige que “las trabajadoras sean cuidadas”. Así cómo demanda al Estado a que “se arbitren los mecanismos y la aplicación inmediata y efectiva de las garantías signadas en las legislaciones vigentes: Ley Micaela, Ley 26485″.

Además, manifiesta que no alcanza la bien intencionada manifestación de solidaridad, cuando se pronuncia desde el estado, garante de la prevención, responsable de las reincidencias y de la ejecución de políticas seguras”.

Por su parte, Periodistas Argentinas, difundió un comunicado desde sus redes sociales en el que expresaron: “Abrazamos a nuestras colegas que fueron abusadas mientras cubrían una conferencia de prensa en la Casa de Gobierno de Tucumán y exigimos que las autoridades sancionen a los responsables y garanticen que podamos trabajar sin sufrir violencias”.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.