Tucumán: el juez cuestionado tras el femicidio de la docente Paola Tacacho presentó su renuncia

Fabián López
·4  min de lectura

SAN MIGUEL DE TUCUMAN.- Francisco Pisa, el juez tucumano que en 2017 sobreseyó a Maurico Parada Parejas, el hombre que el viernes pasado asesinó a pulañadas a la docente Paola Tacacho, presentó su renuncia condicionada al cargo con la intención de jubilarse con el beneficio del 82% móvil.

La novedad se conoció horas después de que ingresaran a la Legislatura de Tucumán dos pedidos de juicio político en contra del magistrado, impulsados por la agrupación Mumala (Mujeres de la Matria Latinoamericana) y por el legislador provincial José María Canelada, quienes lo acusaron de haberle dado la espalda a la víctima. Este miércoles se sumó una tercera presentación para requerir la remoción del juez Pisa, impulsada por la Fundación María de los Ángeles, que preside Susana Trimarco, la madre de Marita Verón, la joven tucumana que desapareció en 2002, supuestamente secuestrada por una red de trata de personas.

La ministra de Gobierno y Justicia de la Provincia, Carolina Vargas Aignasse, informó al diario La Gaceta que la dimisión de Pisa ingresó al Poder Ejecutivo el pasado 15 de octubre, dos semanas antes del femicidio de Paola Tacacho. Además, en las últimas horas se conoció que el cuestionado juez penal había iniciado el trámite jubilatorio en 2018.

Paola Tacacho, quien tenía 32 años y era oriunda de la vecina provincia Salta, llegó a Tucumán en 2007 para estudiar y forjarse un futuro profesional como profesora de inglés. En 2015, cuando enseñaba en un instituto terciario de la capital tucumana, Tacacho conoció a un alumno, Mauricio Parada Parejas, quien desde entonces comenzó a hostigarla y amenazarla.

El viernes a la noche, el femicida, que tenía 30 años, esperó que la docente saliera de un gimnasio al que asistía y la asesinó en plena calle. Cuando se vio rodeado por un grupo de vecinos que había presenciado el ataque, Parada Parejas se quitó la vida clavándose en el pecho el mismo puñal que utilizó para cometer el crimen.

En 2016 el fiscal de instrucción penal, Diego López Ávila, había requerido que Parada Parejas fuera a juicio oral por violar la orden de restricción de acercamiento a la víctima. Como pruebas, el fiscal presentó testimonios de personas que vieron al femicida merodeando por el lugar donde trabajaba la víctima, en calle Monteagudo al 500.

Sin embargo, nueve meses más tarde, en junio de 2017, el juez Pisa rechazó el planteo por considerar que las pruebas "no resultan suficientes para elevar la causa a juicio oral". En su polémico fallo, el magistrado dijo que correspondía hacer lugar al recurso de oposición presentado por la defensa del acusado "a fin de evitar un dispendio jurisdiccional innecesario" al Poder Judicial.

Además, justificó su decisión de rechazar los testimonios de personas que vieron al femicida rondando el lugar de trabajo de Paola Tacacho con el argumento de que Parada Parejas residía "en calle Monteagudo 842 de esta ciudad, es decir a cuadras del domicilio que se consideró vulnerado por la víctima de autos".

En manos de Manzur

Para poder jubilarse con el 82% móvil, la renuncia condicionada de Pisa debe ser aceptada por el gobernador Juan Manzur.

Por este motivo, desde la oposición en la Legislatura provincial le reclamaron al mandatario peronista que no acepte la dimisión del polémico magistrado.

Los integrantes del bloque del Partido por la Justicia Social, Walter Berarducci y Raúl Albarracín, junto al representante de Libres del Sur, Federico Masso, elevaron un proyecto de resolución dirigido a Manzur para exigirle que "se abstenga de dar curso a cualquier aceptación de renuncia u otro trámite que tenga como consecuencia la jubilación del juez Francisco Pisa".

Los opositores recordaron que Tacacho había realizado 13 denuncias en contra del acosador, "sin que el Poder Judicial de Tucumán encarnado en el juez Juan Francisco Pisa haya dado una respuesta mínima". También recordaron que la comisión de Juicio Político de la Legislatura recibió el primer día hábil posterior al asesinato dos pedidos de remoción contra el funcionario judicial.

Por su parte, el legislador radical José María Canelada, le envió una nota a Manzur en la que le solicitó que no acepte la renuncia de Pisa. "El inicio de los trámites jubilatorios del magistrado mencionado lo ponen a usted frente una enorme responsabilidad: no matar nuevamente a Paola con un manto de impunidad y permitir que el trámite de formación de jurado de enjuiciamiento se vea truncado por un infortunio administrativo. Vaya paradoja sería que el gobernador, como cabeza del estado provincial, le propinara al juez Pisa la protección que ese mismo estado no fue capaz de garantizar a Paola", precisa la misiva firmada por el parlamentario opositor.

Canelada opinó que Manzur tiene dos alternativas claras: "O se pone del lado del juez que sobreseyó al asesino de Paola Tacacho o comienza a desandar el camino de la impunidad en Tucumán".

Además, consideró que "la provincia necesita que este tipo de conducta negligente e irresponsable de los funcionarios públicos comience a ser castigada y no termine con un premio". Por este motivo, aseguró que "el Juicio Político y la destitución es la única alternativa que las instituciones tienen para recuperar la confianza pública".