Tucumán: enojado porque le secuestraron el auto, noqueó a un inspector de tránsito

·3  min de lectura
El momento previo al golpe
El momento previo al golpe

SAN MIGUEL DE TUCUMAN.- Enojado porque le habían secuestrado el auto a su hijo, debido a que tanto el vehículo como el joven incumplían diversas normas de tránsito, un hombre noqueó de una trompada a un inspector de tránsito y huyó.

El violento episodio, que quedó registrado en un video que rápidamente se hizo viral, tuvo lugar este mediodía en la zona de calle Amador Lucero y avenida Mate de Luna, en la capital tucumana.

Todo comenzó cuando un inspector motorista de tránsito detectó que circulaba un auto sin su chapa trasera, por lo que procedió a interceptarlo en Amador Lucero, antes de llegar a Mate de Luna, a los fines de solicitarle al conductor la documentación del vehículo. “Cuando el inspector Fernández bajó de la moto y le pidió al joven que manejaba los papeles del auto, descubrió que esta persona no tenía el DNI, ni carnet de manejo, ni tampoco cédula verde ni la cédula azul, que le permitiera circular. Como no tenía nada, se le informó que había que secuestrarle el auto”, explicó a LA NACION Enrique Romero, subsecretario de Tránsito de la Municipalidad de San Miguel de Tucumán.

El funcionario dijo que “cuando se le informó a esta persona que se secuestraría el vehículo, éste llamó por teléfono a su padre, que apareció unos minutos más tarde en una camioneta en la que trabaja realizando fletes comenzó a exigir que le devuelvan el auto a su hijo”.

Según Romero, “totalmente fuera de control, este hombre empezó a gritarle al inspector y en un momento dado, cuando el motorista estaba a punto de retirarse y tenía apoyado un solo pie en el piso, le pegó una trompada en la pera, le hizo perder el equilibrio y lo volteó contra el pavimento”. El funcionario informó que “con apoyo de otros agentes, se pudo realizar el operativo y fueron secuestrados tanto el vehículo en infracción como la camioneta en la que se trasladaba el padre agresor”.

Romero informó que “cuando el auto que circulaba sin chapa patente fue llevado al corralón, se descubrió que tenía un número de patente grabado en el parabrisas que no correspondía con el número de serie que está impreso en el motor, por lo que se hizo la denuncia policial correspondiente, para ver si se trata de un vehículo robado”.

Además, explicó que como todavía no aparecieron a retirar los vehículos secuestrados, no pudieron ser identificados el joven infractor y su padre. “La única documentación existente es la que figura en registro automotor, que podría tratarse de otra persona, pero tampoco apareció”, agregó.

Romero advirtió que “ni bien se logre identificar al agresor y al joven que circulaba sin documentación, se procederá a inhabilitarles las licencias de conducir por el término de cinco años, amén de las denuncias penales que se realizarán en su contra”.

Violencia y falta de educación

El funcionario dijo que “la violencia es cada vez mayor en las calles contra los agentes de tránsito, debido a que los tucumanos se creen omnipotentes y dueños de hacer lo que se les dé la gana en la vía pública”. Además, sostuvo que “en Tucumán hay un gran nivel de transgresión y no se respetan las normas, a punto tal que en los últimos cuatro años se labraron 484.000 actas por distintos tipos de infracciones”. En este sentido, Romero destacó que “de acuerdo a un informe elaborado recientemente, se llegó a la conclusión que el 100% de los motociclistas violan la luz roja en los semáforos, cifra que llega al 27% en el caso de los automovilistas”.

Según Romero, “esto demuestra la alarmante falta de educación vial que hay en la provincia, lo cual es una consecuencia de la falta de aplicación por parte del Gobierno provincial de la Ley Nacional de Tránsito (24449), que prevé la enseñanza de educación vial desde el preescolar hasta el secundario”.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.