Con Tua los Dolphins van muy bien, pero necesitan corregir estos errores ante los Browns

Luego de un sufrido triunfo 35-32 el pasado domingo ante los Bears de Chicago, los Dolphins se preparan para recibir a los Browns de Cleveland el domingo 13 de noviembre (1 p.m.)en el Hard Rock Stadium de Miami Garden, en su Semana 10.

El equipo de Miami (6-3) actualmente está clasificando para los playoffs junto con los Jets, que también tienen la misma marca, y buscará mantenerse el paso con un triunfo ante Cleveland (3-5), antes de tomarse su semana de descanso.

“Este equipo de los Browns no es una broma. Son un buen equipo y creo que pueden vencer a cualquiera”, expresó el entrenador de los Dolphins Mike McDaniel.

“Este es un buen conjunto y si no te muestras enfocado y técnicamente sólido, te expondrán de mala manera”.

Si el club de Miami sale como para este choque, para ganar tendrán que hacer algunos ajustes en todas las líneas.

Y es que a pesar de la victoria ante Chicago y de llegar a 35 puntos, el ataque de Miami pudo conseguir mucho más, incluyendo su quarterback Tua Tagovailoa, que lanzó muy mal un pase en un cuarto down que pudo costarle el juego.

Excepto ese desliz, Tua tuvo una buena actuación y completó 21 de sus 30 pases para conseguir 302 yardas. Lanzó tres touchdown sin intercepciones y demostró que es el líder y el alma de este equipo.

No se puede decir que esta vez estuvo bien la defensa de los Dolphins después de permitir 32 puntos, aunque al final se las arregló para salvar heroicamente el partido. Algo pasa al restar el juego terrestre de la defensiva.

Curioso es que las dos veces que un ataque por tierra le recorre más de 100 yardas es ocasionado por un quarterback.

El QB de los Bears Justin Fields, quien apenas lanzó para avanzar 123 yardas, acarreó 178, todo un récord, y fue un verdadero problema al igual que Lamar Jackson, quien terminó con 119 yardas en otro triunfo de Miami en la Semana 2.

Para colmo el buen pateador Jason Sanders falló una tiro fácil de 29 yardas, aunque el viento fue sin duda un atenuante. Pudo haber conseguido tres fields goals pero no pudo acertar dos de ellos.

El entrenador McDaniel arriesgó dos veces y perdió al ir por cuarto down en vez de ordenar el field goal. Pudo comprender in situ lo difícil que es en la NFL decidir entre ser cauto o valiente. De cualquier modo salió indemne porque los Dolphins ganaron.

Se notó el buen hacer de los dos jugadores recién llegados, el linebacker Bradley Chubb y el running back Jeff Wilson Jr que consiguió 51 yardas por tierra, 21 por aire y anotó un touchdown.

Para destacar el ataque de los wide receivers Tyreek Hill y Jaylen Waddle, el primero con 143 yardas y el segundo con 85, con un TD per cápita.

Y sin duda el recital de Tua que mostró confianza y solidez en su juego, pero sobre todas las cosas su crecimiento sostenido.

Los Dolphins luchan hasta el último aliento y logran zafarse del abrazo del Oso

Ya ha aprendido a aceptar la pérdida de la jugada evitando golpes innecesarios, a soltar el ovoide más rápido y a moverse mejor.

Sin embargo, sigue dependiendo mucho del lado izquierdo del terreno y necesita un mejor movimiento de pies cuando la jugada es hacia su derecha.

Ahora, con una mejor protección a Tagovailoa, con Hill y Waddle recibiendo muy bien y con la llegada de Wilson por tierra, detener el ataque de Miami resulta una difícil tarea.

La energía que le transmite la afición a los Dolphins en el Hard Rock Stadium seguramente será muy importante para ir por la victoria el domingo, pero, más que eso, será la agresividad y no cometer errores las claves del éxito ante los Browns.