“Es un tsunami”: el virus devasta a la India y advierten por una subestimación de muertes

·3  min de lectura
Los hospitales de India se están quedando sin oxígeno para los pacientes graves
Los hospitales de India se están quedando sin oxígeno para los pacientes graves

NUEVA DELHI.- La segunda ola de coronavirus de la India se está deslizando rápidamente hacia una crisis devastadora, con hospitales desbordados, falta de suministros de oxígeno, personas desesperadas que mueren mientras esperan ser atendidas, y un nuevo récord mundial de casos por tercer día consecutivo en lo que ya es definido como un “tsunami” de la pandemia.

Los hospitales de Nueva Delhi acudieron al Tribunal Superior de la ciudad para pedirle a los gobiernos estatal y federal que hagan arreglos de emergencia para proveer suministros médicos, principalmente oxígeno.

Por tercera vez, la misma nave de Elon Musk llevó astronautas a la estación espacial

”Esto es un tsunami. ¿Cómo van a desarrollar ahora la capacidad necesaria para atender la crisis?”, preguntó el Tribunal Superior de Delhi a los gobiernos estatal y federal en respuesta al pedido.

El número de casos en todo el país de alrededor de 1300 millones de habitantes aumentó en 346.786 en 24 horas, dijo el Ministerio de Salud, para sumar un total de 16,6 millones de casos, y 189.544 fallecimientos por coronavirus. Las muertes por Covid-19 aumentaron en 2624 en las últimas 24 horas, la tasa diaria más alta para el país hasta ahora.

Pero los expertos dicen que esas cifras, por impactantes que sean, representan solo una fracción del alcance real de la propagación del virus y las muertes provocadas por el Covid-19. Millones de personas se niegan siquiera a salir porque su miedo de contraer el virus es extremo. Los relatos de todo el país cuentan que los enfermos se quedan sin aire mientras esperan en hospitales caóticos que se están quedando sin oxígeno para salvar vidas. El repentino aumento en las últimas semanas posiblemente esté relacionado con una variante nueva y más contagiosa.

El dolor crónico, otra de las secuelas de los recuperados del coronavirus

“Es una completa masacre de datos”, dijo a The New York Times Bhramar Mukherjee, epidemiólogo de la Universidad de Michigan que ha estado siguiendo de cerca a India. “De todos los modelos que hemos realizado, creemos que el número real de muertes es de dos a cinco veces mayor de lo que se informa”, dijo.

Crematorio en Jammu, India
Channi Anand


Crematorio en Jammu, India (Channi Anand/)

En uno de los grandes campos de cremación en Ahmedabad, una ciudad en el estado indio occidental de Gujarat, fuegos de color naranja brillante iluminan el cielo nocturno, ardiendo las 24 horas del día, como una planta industrial que nunca se apaga. Suresh Bhai, un trabajador de allí, dijo que nunca había visto una línea de montaje de muerte tan interminable.

Pero en ninguna de las finas hojas de papel que entrega a las familias en duelo, ha escrito la causa de la muerte como Covid-19. “Enfermedad, enfermedad, enfermedad”, dijo Suresh. “Eso es lo que escribimos”.

Cuando se le preguntó por qué, dijo que era lo que le habían ordenado sus jefes, que no respondieron a las solicitudes de comentarios.

Caos en los hospitales

Mientras tanto, la situación de los hospitales, es caótica. Max Healthcare, que administra una red de hospitales en el norte de India, tuiteó que le quedaban menos de dos horas de oxígeno, mientras que Fortis Healthcare, otra gran cadena, dijo que suspendería nuevas admisiones en Delhi.

”Estamos esperando suministros desde la mañana”, señaló Fortis.

El gobierno desplegó aviones y trenes militares para llevar oxígeno a Nueva Delhi desde los rincones más lejanos del país y el extranjero, incluido Singapur. La televisión mostró a un hombre identificado como Amit, que estaba de luto por su hermano fallecido en el hospital Jaipur Golden de Delhi, quien dijo que había visto familias corriendo con cilindros de oxígeno vacíos para tratar de volver a llenarlos.

Al mismo tiempo, la campaña de vacunación de la India avanza lentamente. Menos del 10% de los indios recibieron al menos una dosis, a pesar de que su país es históricamente el principal fabricante de vacunas del mundo. Y las urgentes necesidades de India ya están teniendo un efecto dominó en todo el planeta, pero especialmente en los países más pobres. India había planeado enviar millones de dosis pero ahora, dada la gran escasez de vacunas en el país, las exportaciones prácticamente se han cerrado, dejando a otras naciones con muchas menos dosis de las que esperaban.

Agencia Reuters y diario The New York Times