Trump vuelve a exigir que se anulen los resultados de las elecciones de 2020 y se le restituya como presidente

·3  min de lectura

Donald Trump volvió a quejarse el lunes de que las elecciones de 2020 deberían ser anuladas en una publicación de Truth Social que mostró claramente a un candidato poco acostumbrado a la perspectiva de su propia derrota.

Casi dos años después de haber sido derrotado por Joe Biden y de que se le impidiera dirigir la Casa Blanca durante otros cuatro años, Trump sigue insistiendo en que debe llegar a la presidencia.

“Ahora que el FBI y el Departamento de Justicia han sido atrapados en una masiva y determinante estafa de manipulación electoral, ¿van a cambiar los resultados de las elecciones presidenciales de 2020? ¡¡¡Deberían!!!”, escribió el lunes por la tarde.

Su última exigencia se centra en la idea de que el FBI y el Departamento de Justicia le costaron las elecciones de 2020 al impedir que los medios de comunicación y sus propios partidarios en las redes sociales difundieran artículos y publicaciones sobre Hunter Biden y las acusaciones de actividades ilegales por parte de él y de Joe Biden que supuestamente se insinuaban en los mensajes de una computadora portátil, a los cuales tuvieron acceso unos activistas conservadores en circunstancias improbables ese mismo año.

El fundador de Facebook, Mark Zuckerberg, reveló recientemente en un episodio del podcast de Joe Rogan que tanto Facebook como Twitter fueron contactados por esas agencias durante la temporada de 2020 y advirtieron sobre los esfuerzos liderados por Rusia para difundir información errónea y contenido polarizante de manera similar a la interferencia en las elecciones de 2016.

Pero, fundamentalmente, Zuckerberg no dijo que el Departamento de Justicia o el FBI les ordenaran específicamente suprimir o bloquear esa historia específica; las dos empresas tomaron voluntariamente medidas de cumplimiento separadas y diferentes en una acción que probablemente fue resultado de las intensas críticas que recibieron sus plataformas por el manejo del tema en 2016.

Tampoco hay razón para creer que la historia de Hunter Biden hubiera tenido un efecto significativo en las elecciones de 2020, en las que Trump perdió varios estados que ganó previamente en 2016 y el tema de covid-19 dominó las preocupaciones de muchos estadounidenses. Hasta el día de hoy, el hijo de Biden no ha sido acusado formalmente de un delito, ni ha sido investigado por ninguna de las afirmaciones que los conservadores han hecho a partir de su computadora portátil. Sigue siendo objeto de una investigación del Departamento de Justicia en relación con sus declaraciones de impuestos, así como por la posibilidad de hacer una declaración falsa al comprar un arma de fuego.

Trump nunca ha admitido el resultado de la elección de 2020, incluso después de que sus esfuerzos legales no lograron avanzar en la alegación o comprobación de un fraude generalizado y, en cambio, dio lugar a la suspensión de la licencia de derecho de su abogado principal. Él personalmente sigue bajo investigación por sus negocios en Nueva York, así como bajo una investigación penal dirigida por el Departamento de Justicia sobre la presunta retención ilegal de registros presidenciales, incluidos algunos documentos clasificados.

Maggie Haberman de The New York Times informó apenas unos meses después de la presidencia de Joe Biden que el expresidente les estaba diciendo a sus seguidores en su resort de Mar-a-Lago, que posteriormente fue cateado por el FBI, que él pronto será restituido como presidente.