Trump veta proyecto de ley del Departamento de Defensa por renuencia a cambiar el nombre de algunas bases

Griffin Connolly
·5  min de lectura
<p>El presidente también solicitó modificar la Sección 230 para regular a las grandes empresas tecnológicas</p> (Foto de Erin Schaff - Pool / Getty Images)

El presidente también solicitó modificar la Sección 230 para regular a las grandes empresas tecnológicas

(Foto de Erin Schaff - Pool / Getty Images)

Donald Trump ha vetado el enorme proyecto de ley militar anual de Estados Unidos que delinea el presupuesto del Departamento de Defensa.

El presidente saliente citó su oposición a una cláusula en el proyecto de ley para rebautizar 10 bases militares que tienen el nombre de generales confederados y una vez más repitió su demanda no relacionada de que el Congreso reforme la Sección 230, el estatuto que rige la libertad de expresión en Internet.

Ambas cámaras del Congreso han hecho planes para regresar a Washington después de Navidad para anular el veto y aprobar el proyecto de ley de 740,000 millones de dólares.

La propuesta llegó al escritorio del presidente con mayorías de 335 a 78 en la Cámara y 84 a 13 en el Senado.

Es probable que sea la primera vez que se anula uno de los vetos de Trump. Anteriormente había vetado ocho proyectos de ley.

Trump ha estado amenazando con vetar la Ley de Autorización de Defensa Nacional (NDAA) anual desde este verano, llamando a la disposición para cambiar el nombre de bases militares como Fort Bragg (Carolina del Norte), Fort Hood (Texas) y Fort Benning (Georgia) como la "Enmienda Elizabeth 'Pocahontas' Warren”, a pesar de que la mayoría de los senadores republicanos se han unido a la demócrata de Massachusetts para apoyar los cambios de nombre.

El proyecto de ley de defensa, considerado un artículo "obligatorio" por republicanos y demócratas, se ha convertido en una ley que no ha generado problemas durante 59 años consecutivos. Es una de las leyes anuales más importantes, que rige los niveles de gasto militar y el despliegue de tropas en todo el mundo, además de establecer otros parámetros de política.

El presidente también vetó el proyecto de ley el miércoles porque no contiene un lenguaje que derogue o altere drásticamente las protecciones de responsabilidad legal para las empresas de medios sociales que afirma, sin pruebas, están censurando a los conservadores.

Los principales demócratas tuvieron fuertes palabras de reproche por la maniobra de Trump el miércoles, que no logrará ninguno de sus objetivos políticos reales. Sin embargo, obligará a los miembros del Congreso a regresar a Washington cuando, de otro modo, estarían en casa durante las vacaciones.

Los líderes de la Cámara de ambos partidos acordaron estar en sesión el lunes 28 de diciembre para votar sobre la anulación del veto de Trump. El Senado planea hacer lo mismo al día siguiente.

“Es inconcebible que el presidente opte por lanzar un pero en la aprobación de un proyecto de ley tan crítico como el proyecto de ley anual de defensa de nuestra nación”, dijo el senador demócrata de Virginia Mark Warner en un comunicado el miércoles.

“La decisión del presidente de vetar esta legislación bipartidista en su salida representa una seria amenaza para la seguridad nacional de Estados Unidos. Pone en peligro la preparación para la misión y el bienestar de nuestros miembros del servicio de Estados Unidos y sus familias, así como los proyectos de construcción militar, las inversiones en innovación y tecnología y otras prioridades críticas de defensa”, agregó Warner, el principal demócrata del Comité de Inteligencia del Senado.

El veto de Trump al proyecto de ley de defensa el miércoles ha llevado a los republicanos a la retórica de elogiar sus logros en política exterior durante los últimos cuatro años, mientras lo desafían en materia de política.

La NDAA “consolida todos los logros notables que nuestro ejército ha conseguido gracias al liderazgo de @realDonaldTrump y envía un fuerte mensaje de apoyo a nuestros miembros del servicio y sus familias”, tuiteó el presidente de las Fuerzas Armadas del Senado, Jim Inhofe, el miércoles.

"Espero que todos mis colegas en el Congreso se unan a mí para asegurarnos de que nuestras tropas tengan los recursos y el equipo que necesitan para defender esta nación", dijo el republicano de Oklahoma, sugiriendo que una supermayoría bipartidista anularía el veto del presidente.

Trump ha sostenido que los gigantes de las redes sociales como Twitter, Facebook y otros suprimieron el contenido de derecha en el periodo previo a las elecciones presidenciales del mes pasado, en un intento de ayudar a Joe Biden a derrotarlo.

La mayoría de los republicanos en el Congreso están de acuerdo, y el Senado ha celebrado múltiples audiencias en los últimos meses para interrogar a los directores ejecutivos de Facebook y Twitter, Mark Zuckerberg y Jack Dorsey respectivamente, sobre estos asuntos.

Pero en gran medida ven el tema de la censura de las redes sociales como algo separado del proyecto de ley de defensa.

“Podemos y debemos usar otro vehículo legislativo para derogar la Sección 230 de la Ley de Decencia en las Comunicaciones, una prioridad que compartimos @realDonaldTrump y yo”, tuiteó Inhofe el miércoles.

El veto de Trump el miércoles podría ser el preludio de un veto igualmente trascendental sobre una legislación de 2.3 billones de dólares que incluye el paquete de asignaciones gubernamentales del año fiscal 2021 (1.4 billones de dólares) y el proyecto de ley de ayuda bipartidista para el COVID-19 (900,000 millones de dólares) acordados a principios de esta semana en ambas cámaras.

En contra de los republicanos, Trump ha amenazado con vetar el paquete "Coronabus" porque su programa de pago de estímulo de 600 dólares por persona era "ridículamente bajo".

El presidente, que ignoró las negociaciones sobre el paquete de ayuda de COVID-19 durante nueve meses, ahora está pidiendo a los legisladores que vuelvan a la mesa de trabajp para incluir cheques de 2,000 dólares individuales, una mejora de 1,400 dólares que aumentaría el precio de primera línea del proyecto de ley en cientos de miles de millones de dólares.

Los demócratas se han abalanzado sobre esa propuesta, diciendo que habían estado intentando durante meses que los republicanos aceptaran tal cantidad, pero que el Partido Republicano se había negado a rebasar la cifra de 600 dólares.

Si Trump acepta la legislación en los próximos días y luego la veta, podría obligar al gobierno a cerrar en medio de una pandemia que se ha cobrado más vidas estadounidenses en los últimos días que en cualquier otro momento del año.

Los plazos para extender la ayuda federal clave para el desempleo también expirarían, mientras millones de estadounidenses siguen sin trabajo debido a la pandemia.

Relacionados

Trump explota y confirma su rompimiento con Mitch McConnell

Trump se dirige a Mar-a-Lago sin fecha de regreso a Washington

Nancy Pelosi pide a Donald Trump firmar el acuerdo de ayuda por COVID