Trump, tecnológicas y la TV ahogaron la libertad de prensa: periodistas

·3  min de lectura
Foto de archivo ilustrativa de Christiane Amanpour posando con una estatuilla en la entrega de los Premios Emmy en Nueva York

13 ene (Reuters) - El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, envalentonó a otros líderes para que anularan la libertad de prensa, su mensaje fue amplificado por las plataformas tecnológicas, y los principales medios de comunicación no supieron cómo responder, dijeron tres destacados periodistas y activistas.

Christiane Amanpour de CNN, Maria Ressa, que dirige un sitio web de noticias filipino conocido por su escrutinio del presidente Rodrigo Duterte, y Sonny Swe, director ejecutivo de Frontier Myanmar, dijeron en un panel de Reuters Next que la libertad de prensa se había deteriorado drásticamente.

Ressa, quien ha enfrentado procesos penales por sus reportajes, comparó la llegada de las principales plataformas tecnológicas con una bomba atómica que estalló en el ecosistema mediático, con lectores manipulados por algoritmos hacia noticias cada vez más incendiarias.

Amanpour, la principal presentadora internacional de CNN, sostuvo que las emisoras y los periódicos también deben considerar el papel que habían desempeñado luego de informar sobre ciertos comentarios y noticias en función de la fuente, independientemente de si eran ciertos o no.

"Deberíamos haber dejado caer el micrófono hace mucho tiempo", dijo al panel sobre libertad de prensa en todo el mundo, y agregó que los ciudadanos también deben comenzar a asumir mucha más responsabilidad por lo que consumen.

Grupos de derechos humanos han advertido que la libertad de prensa está en peligro en muchas partes del mundo, con periodistas acosados ​​por la policía, el poder judicial, políticos y manifestantes en las calles.

En 2020, Naciones Unidas acusó a la Casa Blanca de Trump de montar un "ataque" contra los medios de comunicación que, dijo, había provocado un "efecto Trump" muy negativo en la libertad de prensa en otros lugares.

En reacción al informe, la Casa Blanca dijo en ese momento que esperaba que todas las noticias fueran "justas y precisas".

Plataformas como Twitter y Facebook habían dado previamente un énfasis leve a la vigilancia de las publicaciones de los líderes mundiales, argumentando que las personas tienen derecho a ver sus declaraciones y que es de interés público.

Pero el asalto al Capitolio de Estados Unidos la semana pasada replanteó la situación. Twitter prohibió la cuenta de Trump, que tenía 88 millones de seguidores, debido al riesgo de más violencia.

Surgieron voces para que las plataformas tecnológicas se regulen en un momento clave de su desarrollo, aunque no hay un consenso fácil sobre quién debería liderar esta tarea.

La canciller alemana, Angela Merkel, criticó la prohibición de Twitter a Trump y advirtió a través de un portavoz que los legisladores, no las empresas privadas, deberían decidir sobre las posibles restricciones a la libre expresión.

En Myanmar, dijo Swe, el gobierno usó Facebook para publicar noticias, particularmente durante la pandemia, lo que impidió que los periodistas investigaran los datos.

Cuando se le preguntó si eran más optimistas sobre la libertad de prensa en 2021, Amanpour dijo que sí, mientras que Ressa sostuvo que dependía de cómo la industria manejara este momento. Swe, encarcelado durante ocho años por violar las reglas de censura, señaló que tenía esperanzas.

(Por Leela de Kretser; Escrito por Kate Holton; Editado en español por Juana Casas)