Trump suspende el ingreso de extranjeros procedentes de Brasil

LA NACION

WASHINGTON.- Después de que el presidente estadounidense reconociera que "estaba analizando" la posibilidad de prohibir los vuelos de Brasil, finalmente la Casa Blanca anunció la suspensión del ingreso a Estados Unidos de los extranjeros que provengan Brasil debido al avance del coronavirus en el país sudamericano.

La secretaria de prensa Kayleigh McEnany indicó en un comunicado que la prohibición se aplicará a todos los extranjeros que hayan estado en Brasil en los 14 días previos a solicitar viajar a Estados Unidos y destacó que es una medida de Trump "para proteger a nuestro país".

"El Presidente ha tomado medidas decisivas para proteger a nuestro país al suspender la entrada de extranjeros que han estado en Brasil durante el período de 14 días antes de solicitar la admisión a los Estados Unidos", detalló la Casa Blanca.

"La acción de hoy ayudará a garantizar que los ciudadanos extranjeros que han estado en Brasil no se conviertan en una fuente de infecciones adicionales en nuestro país. Estas nuevas restricciones no se aplican al flujo de comercio entre los Estados Unidos y Brasil", continuó el comunicado.

El asesor de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, Robert O'Brien, ya había explicado que se trabajaba en esa medida. "Esperamos que no sea definitiva, pero debido a la situación en Brasil vamos a tomar las medidas que sean necesarias para proteger a la población estadounidense", dijo O'Brien en declaraciones y adelantó que la decisión de sumar otros países del hemisferio sur se tomara "país por país".

Este no es el primer país que recibe sanciones por parte de Estados Unidos. Trump ya prohibió el ingreso de personas provenientes de Gran Bretaña, otros países de Europa y China. La decisión de incorporar a Brasil a esa lista sucede después de confirmar que el país se convirtiera en el segundo con más casos de coronavirus en el mundo detrás de Estados Unidos, con más de 347.000 infecciones, según el registro de la Universidad Johns Hopkins.

La decisión también llamó la atención por el estrecho vínculo de Trump con el mandatario brasileño, Jair Bolsonaro. Sin embargo, el mandatario estadounidense ya había reconocido algunos días atrás su preocupación por la situación de Brasil. "No quiero que esas personas vengan aquí a infectar a nuestro pueblo , tampoco quiero personas enfermas allá [en Brasil]", dijo Trump ante periodistas en la Casa Blanca el miércoles.

Agencia AP y DPA