Trump sube la apuesta y sanciona al líder supremo de Irán

LA NACION

WASHINGTON.- El presidente norteamericano, Donald Trump, impuso ayer sanciones financieras "contundentes" al líder supremo de Irán, el ayatollah Ali Khamenei, y a ocho mandos militares, en un paso más para cercar a la república islámica y forzarla a negociar.

Las sanciones cortan el acceso de Khamenei a recursos financieros y suponen la primera represalia de Washington después del derribo de un dron estadounidense por parte de Irán la semana pasada cerca del Golfo Pérsico.

Trump firmó las sanciones económicas en el Salón Oval, una medida que calificó de "fuerte y proporcionada respuesta a las acciones provocadoras de Irán".

Añadió que la respuesta de Irán determinará si las sanciones terminan mañana [por hoy] o se prolongan durante "años". "Irán no puede tener jamás el arma nuclear", repitió.

Aunque Trump suspendió a último momento un bombardeo a Irán por el dron la semana pasada, continuó su campaña contra el país y anteanoche, en una entrevista con NBC, amenazó a Teherán con infligirle una "destrucción como nunca se ha visto".

El mandatario reiteró ayer que no quiere la guerra con Irán, pero dijo que redoblará la presión sobre Teherán para impedir que desarrolle armas nucleares y misiles balísticos, apoye a grupos armados y agreda a Estados Unidos y sus aliados en Medio Oriente.

"El líder supremo es el responsable último por la actitud hostil del régimen", dijo el republicano ayer en la Casa Blanca cuando firmó la orden ejecutiva de las penalizaciones.

El Tesoro estadounidense anunció, por su lado, el bloqueo de "miles de millones" más de activos iraníes, así como la incorporación esta semana a su lista negra del canciller Javad Zarif. Un lista a la que Washington también añadió a ocho comandantes de los Guardianes de la Revolución, el ejército ideológico del régimen iraní.

En Twitter, Zarif no hizo referencia a las sanciones, pero sí a la crisis con Estados Unidos. Donald Trump "tiene razón en un 100% en el hecho de que el ejército estadounidense no tiene nada que hacer en el Golfo Pérsico", sostuvo.

El que sí habló de las sanciones fue el vocero de la cancillería. "Creemos que no tendrán ningún impacto", dijo Abbas Mousavi.

En momentos en que el Consejo de Seguridad se reunía a puertas cerradas a pedido de Estados Unidos para abordar la crisis, el embajador iraní ante la ONU, Majid Takht Ravanchi, dijo a la prensa que "para atenuar las tensiones" Washington debe detener "su guerra económica contra el pueblo iraní".

Por su parte, el ministro de Telecomunicaciones de la república islámica, Mohammad Javad Azari Jahromi, dijo que los ciberataques dirigidos por Estados Unidos contra objetivos iraníes han resultado un fracaso. Con la aprobación de Trump, el comando cibernético del Ejército de Estados Unidos lanzó el jueves pasado un ataque digital contra el sistema informático militar de Irán.

"Lo han intentado con ganas, pero no han logrado que su ciberataque tuviera éxito", publicó en su cuenta de Twitter el ministro iraní. "Los medios han preguntado si los supuestos ciberataques contra Irán eran ciertos", apuntó Azari Jahromi.

En medio de este clima de tensión, Estados Unidos, Gran Bretaña, Arabia Saudita y Emiratos Árabes Unidos exhortaron a "soluciones diplomáticas" para reducir la espiral con Irán. Aliado de Teherán, Rusia calificó de "ilegales" las sanciones prometidas por Trump.

Trump ha sido criticado en Estados Unidos por sus mensajes ambiguos a Irán. El presidente, sin embargo, sostiene que tiene una estrategia clara que rompe con la política estadounidense del pasado en Medio Oriente.

En un par de tuits ayer, Trump insistió en sus condiciones a Irán: "¡No armas nucleares, no más apoyo al terrorismo!" .

Teherán firmó en 2015 un pacto con las potencias en el que se comprometía a usar la energía nuclear para aplicaciones civiles. Pero Trump se retiró unilateralmente el año pasado del acuerdo, que calificó de "pésimo". Irán dice que no tiene en marcha ningún programa de armas nucleares.

A pesar de la escalada, Trump insiste en que no busca una guerra y regularmente envía mensajes para entablar negociaciones con Teherán.

Agencias AFP, ANSA y Reuters