Trump podría ser inhabilitado para ocupar un cargo de nuevo si manipuló documentos clasificados, dice abogado

·4  min de lectura

Donald Trump podría ser inhabilitado legalmente para volver a ocupar el cargo si es condenado por tomar o destruir de forma ilegal registros gubernamentales de la Casa Blanca, señaló un abogado electoral demócrata luego del cateo del FBI en su propiedad.

El expresidente dijo el lunes que su casa en Mar-a-Lago era “sitiada” y registrada por un gran grupo de agentes del FBI que “irrumpieron en mi caja fuerte”.

“Nada como esto le había sucedido antes a un presidente de EE.UU. Después de trabajar y cooperar con las agencias gubernamentales pertinentes, este cateo no anunciado en mi casa no fue necesario ni apropiado”, declaró en un comunicado.

Marc Elias, un destacado abogado electoral demócrata que se desempeñó como asesor general de la campaña de Hilary Clinton, señaló en un tuit que el cateo del FBI podría convertirse en un “éxito de taquilla en la política estadounidense”.

Se refirió a la Sección 2.071 del Título 18 del Código de EE.UU. que hace que sea ilegal si alguien con la custodia de registros gubernamentales confidenciales “deliberada e ilegalmente los oculta, los elimina, los mutila, los borra, los falsifica o los destruye”.

El código establece que la persona “será multada bajo este título o encarcelada por no más de tres años, o ambas; y perderá su cargo y quedará inhabilitado para ocupar cualquier cargo en EE.UU.”.

En otro tuit, reconoció que condenar a Trump bajo la Sección 2.071 podría no descalificarlo para volver a buscar la presidencia, pero la idea de que tendría que litigar durante la campaña es importante.

“Sí, reconozco el desafío legal que generaría la aplicación de esta ley a un presidente (ya que los requisitos están establecidos en la Constitución)”, comentó. “Pero la idea de que un candidato tendría que litigar esto durante una campaña es, en mi opinión, un ‘éxito de taquilla en la política estadounidense’”.

La dramática escalada del escrutinio policial sobre Trump ocurre cuando se prepara para una posible candidatura a las elecciones presidenciales de 2024.

Las condenas bajo la sección las discutieron acaloradamente expertos legales y legisladores durante la nominación presidencial demócrata de Hilary Clinton en 2016 por acusaciones de que borró material de un servidor de correo electrónico privado que usó durante su mandato como secretaria de Estado.

Pero varios juristas subrayaron que el fallo de la Corte Suprema sugiere que el Congreso no puede cambiar los criterios de elegibilidad para decidir quién puede ser presidente. Señalaron que la Constitución permite que el Congreso inhabilite a las personas para ocupar un cargo si se lleva a cabo procedimientos de juicio político, pero no se les puede prohibir el ejercicio de un cargo por la ley penal.

El exfiscal federal Harry Litman también apoyó a Elias y expresó que mostró un “gran punto”.

“La disposición de registros bajo investigación conlleva la pena de que alguien condenado ‘perderá su cargo y será inhabilitado para ocupar cualquier cargo en los EE.UU.’. Así que esta podría ser un gran acontecimiento en términos de resolución del Departamento de Justicia”, dijo.

La especulación se da después de que las imágenes obtenidas para un libro a punto de publicarse y que habla sobre la presidencia de Trump parecen mostrar documentos triturados flotando en los inodoros, una posible evidencia de las afirmaciones de que Trump trató de destruir el papeleo presidencial al tirarlo a la basura.

Las fotos, compartidas por la periodista del New York Times, Maggie Haberman, y publicadas por Axios, mostraban fragmentos rotos de documentos escritos a mano flotando en dos baños separados, uno en la Casa Blanca y el otro en un lugar no especificado que visitó Trump en un viaje al extranjero.

Una fuente cercana a Trump le dijo a The Independent que no estaba presente en su residencia de Florida en el momento del cateo.

Eric Trump, el segundo hijo del expresidente, le contó a Fox News que la orden de registro en la propiedad de Mar-a-Lago estaba relacionada con una investigación sobre el manejo de los registros de los Archivos Nacionales.

En febrero, la agencia le pidió al Departamento de Justicia que investigara a Trump después de que recuperaron 15 cajas de Mar-a-Lago. Las autoridades aclararon que el presidente violó las leyes al romper muchos documentos y varios otros se pegaron con cinta adhesiva.