Trump sembró narrativa falsa de que indocumentados no cumplen con tribunales

Agencia EFE
·5  min de lectura

Los Ángeles, 28 ene (EFE News).- Por más de cuatro años el hoy expresidente Donald Trump sembró la idea en Estados Unidos de que los indocumentados no cumplían con sus citas ante los tribunales de inmigración, una narrativa que las estadísticas contradicen y que, según expertos, se debe aclarar para sacar adelante las reformas y cambios al sistema migratorio.

El llamado urgente para derrumbar la creencia de que los indocumentados no se presentan frente a los jueces de inmigración se basa en los hallazgos de un nuevo estudio revelado este jueves por el American Immigration Council (AIM), que encontró que más de 8 de cada 10 indocumentados requeridos por las cortes cumplen con las citas.

“Estos datos finalmente ponen fin a la falsa narrativa sobre las tasas de presentación de inmigrantes que la Administración de Trump utilizó para justificar políticas de inmigración restrictivas y crueles”, valoró Aaron Reichlin-Melnick, consejero de AIM, en una conferencia de prensa.

LOS DATOS NO MIENTEN

El estudio “Measuring In Absentia Removal in Immigration Court” encontró que 83 % de los inmigrantes con casos pendientes de deportación o que están luchando por revertir una orden de expulsión asistieron a todas sus audiencias frente a un juez de inmigración.

El número se eleva drásticamente cuando se evalúa a los inmigrantes no detenidos que están representados por un abogado, pues 96 % de los extranjeros en este grupo cumplieron con todos sus llamados a corte.

Ingrid Eagly, profesora en la Facultad de Derecho de Universidad de California en Los Ángeles (UCLA) y coautora del estudio, subrayó que los hallazgos “desmienten el mito de que los inmigrantes no se presentan a los tribunales”.

CUATRO AÑOS DE AFIRMACIONES FALSAS

La supuesta baja tasa de asistencia a los tribunales de los inmigrantes se convirtió en un tema de conversación popula. En los últimos cuatro años desde el propio Trump hasta el personal de la Casa Blanca y los funcionarios encargados de hacer cumplir la ley defendieron sus políticas de detención con este argumento.

En el último debate presidencial en octubre pasado, Trump cargó contra la política “Detener y Liberar” del expresidente Barack Obama (2009-2017), a la que calificó de “desastre” en defensa de su política que causó la separación de miles de familias, de las que unas 600 no se han podido reunificar.

"Cuando liberamos a la gente, de todos modos nunca regresan al juez; se han ido”, dijo en varias ocasiones el republicano.

La falsa narrativa fue usada para defender la política de cero tolerancia. En plena controversia sobre la aplicación de la medida en junio de 2018, el entonces director interino del Servicio de Control de Inmigración y Aduanas (ICE), Thomas Homan, dijo en una entrevista con CNN que los migrantes "dirán lo correcto para ser liberados de la detención, luego no se presentarán en la corte”.

UN SISTEMA FALLIDO

La narrativa de Trump no sería el único problema. Reichlin-Melnick también llamó la atención sobre las “fallas institucionales” del sistema judicial de inmigración que influyeron en que los inmigrantes no se presentaran.

En este sentido, Eagly resaltó que de 2008 a 2018 casi 20 % de todas las órdenes de deportación en ausencia fueron impugnadas mediante una moción de reapertura de caso. Estos procesos fueron “abrumadoramente exitosos”, consideran los autores del estudio, y 15 % de los que recibieron la orden de expulsión en ausencia durante ese periodo reabrieron con éxito sus casos y lograron rescindir sus órdenes de deportación.

Los hallazgos sugieren que muchas personas que no comparecieron ante el tribunal querían asistir a sus audiencias pero nunca recibieron una notificación o enfrentaron dificultades para llegar al tribunal.

Los datos no serían una gran revelación para Paul Wickham Schmidt, exjuez de inmigración y miembro de la Junta de Apelaciones de Inmigración, que a título personal dijo que “este informe confirma lo que muchos de nosotros, anteriormente en el tribunal de inmigración, hemos sabido durante años: los solicitantes de asilo representados comparecen prácticamente a todas las audiencias”.

“Los hallazgos refutan una de las muchas 'grandes mentiras' y 'narrativas falsas' promovidas por la última Administración para degradar y deshumanizar a los solicitantes de asilo y privarlos injustamente de sus derechos legales y constitucionales”, agregó.

UNA TAREA MÁS PARA BIDEN

Con base de esta investigación, la primera de su clase, los expertos urgieron hoy al presidente Joe Biden y a su Administración a hacer cambios tanto en la narrativa como al sistema judicial de inmigración. “La Administración Biden tiene la oportunidad de cambiar de rumbo”, advirtió Reichlin-Melnick.

Dentro de los cambios para garantizar tasas de comparecencia aun más altas, “la nueva Administración debería centrarse en actualizar la tecnología de los tribunales de inmigración, proporcionar mejores recursos para orientar a los inmigrantes y trabajar para garantizar que todos los inmigrantes que navegan por nuestro sistema de deportación estén representados por un abogado”, explicó el consejero de AIM.

Por su parte, Schmidt recomendó a la Administración “buscar cambios que proporcionen a los jueces de inmigración una mayor independencia y capacidad discrecional, y que apoyen la creación de una estructura independiente para los tribunales de inmigración".

El Congreso también tiene una tarea pendiente ya que debería revisar las duras leyes que requieren que los jueces emitan órdenes de deportación contra un inmigrante que pierde una sola audiencia, sostuvo Reichlin-Melnick.

Según el último informe de TRAC, un proyecto de análisis de datos de la Universidad de Syracuse, en Nueva York, las cortes de inmigración tienen actualmente 1.290.766 casos pendientes.

(c) Agencia EFE