Trump recaudó $250 millones contra un fraude electoral inexistente, pero dio la mayor parte a su propio grupo

·3  min de lectura

La campaña presidencial de Donald Trump recaudó US$250 millones de sus simpatizantes diciéndoles que el dinero se utilizaría para luchar contra el fraude electoral, pero la campaña sabía que esas afirmaciones de fraude eran falsas y en su lugar desvió el dinero a su propia organización política, según afirmaciones este lunes del comité de la Cámara de Representantes, que investiga el atentado del 6 de enero.

La campaña de Trump envió millones de correos electrónicos de recaudación de fondos a sus partidarios, animándoles a donar para ayudar a luchar contra el fraude electoral entre el día de las elecciones y el 6 de enero, dijo el comité. Muchos de esos correos electrónicos pedían a los simpatizantes que donaran a un “fondo de defensa electoral” para casos legales relacionados con las elecciones.

Sin embargo, un investigador del comité señaló que ese fondo no existía, y que la mayor parte de ese dinero se destinó al PAC (comité de acción política) Save America de Trump, no a litigios relacionados con las elecciones.

“Las pruebas ponen de relieve cómo la campaña de Trump impulsó falsas reclamaciones electorales para recaudar fondos, engañando a sus partidarios que se utilizarían para luchar contra el fraude electoral que no existía”, afirmó Amanda Wick, asesora principal de investigación del comité de la Cámara.

“La campaña de Trump sabía que estas afirmaciones sobre el fraude electoral eran falsas y, sin embargo, continuó bombardeando a los donantes de poco dinero con correos electrónicos que les animaban a donar a algo llamado ‘Fondo de defensa electoral oficial’. El comité selecto descubrió que no existía tal fondo”, añadió.

La congresista demócrata de California, Zoe Lofgren, miembro del comité de la Cámara de Representantes, subrayó que el presidente Trump “aprovechó las mentiras que dijo para recaudar millones de dólares del pueblo estadounidense”.

La congresista Lofgren añadió que la investigación del comité encontró pruebas de que “la campaña de Trump y sus sustitutos engañaron a los donantes en cuanto a dónde irían sus fondos y para qué se utilizarían. Así que no solo hubo la Gran Mentira, también hubo la Gran Estafa”.

El comité reprodujo el testimonio en vídeo de un antiguo director digital de la campaña de Trump, Gary Coby, quien estuvo de acuerdo en que el uso de la frase “fondo de defensa electoral” era una “táctica de marketing”.

Vick, investigadora del comité, dijo que las afirmaciones de que las elecciones fueron robadas tuvieron tanto éxito que el presidente Trump y sus aliados recaudaron US$250 millones, de los cuales casi US$100 millones llegaron en la primera semana después de las elecciones.

La mayor parte de ese dinero se destinó al PAC Save America de Trump, fundado el 9 de noviembre, y no a litigios relacionados con las elecciones, explicó Vick.

Añadió que el PAC de Trump hizo entonces millones de dólares en donaciones a aliados políticos, incluyendo US$1 millón a una fundación benéfica fundada por su jefe de personal Mark Meadows y US$5 millones a la empresa que organizó el mitin del presidente Trump frente a la Casa Blanca el 6 de enero.

“Los correos electrónicos de recaudación de fondos continuaron durante el 6 de enero, incluso mientras el presidente Trump hablaba en la Elipse”, comentó.

“Treinta minutos después de que fuera enviado el último correo electrónico de recaudación de fondos, se produjo el ataque al Capitolio”.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.