No todo es Trump: quiénes salieron bien y mal parados en las elecciones en EEUU

Aaron Blake
No todo es Trump: quiénes salieron bien parados y quiénes mal de las elecciones en EE.UU.

LOS GANADORES

Los demócratas: Los republicanos buscan presentar esto como una elección dividida, porque retuvieron el Senado de Estados Unidos. Pero no lo fue; ya se sabía que el escenario que se presentaba para ellos en el Senado era muy favorable y se esperaba que retuvieran el control. Los demócratas se apoderaron de una cámara del Congreso, y esta fue una gran noche para ellos, punto.

La demócrata Nancy Pelosi ¿presidenta de la Cámara Baja?: Las cosas buenas (probablemente) siempre llegan para los que perseveran. Es raro que un expresidente de la Cámara Baja se mantenga en línea tanto tiempo como lo hizo Pelosi después de perder el mazo en 2010. Y era especialmente extraño dado lo difícil que parecía para los demócratas recuperar la Cámara en esta década. Pero ella siguió recaudando grandes sumas de dinero y se mantuvo vigente el tiempo suficiente para este logro. Ahora solo necesita asegurarse de que haya suficientes demócratas dispuestos a votar por ella para que nuevamente sea la líder de la Cámara Baja. Será difícil detenerla.

El senador republicano Mitch McConnell: Puede que no haya sido una gran sorpresa que los republicanos retengan el Senado, pero lo hicieron con relativa facilidad, lo que significa que pueden seguir confirmando a los jueces del presidente Donald Trump en la Corte Suprema. Y es probable que ahora sea más fácil, dado que parece que aumentarán ligeramente su mayoría.

Los delincuentes de Florida: En este estado fue aprobada la enmienda 4, que restaura el derecho al voto de los delincuentes condenados. Esto es un paso enorme desde el punto de vista de los derechos civiles y electoral, especialmente teniendo en cuenta que para aprobar este tipo de iniciativas en Florida se necesita superar el 60% de los votos. Alrededor del 9% de la población en edad de votar en Florida está compuesta por delincuentes, y muchos de ellos son minorías raciales. Así que eso podría cambiar las elecciones (probablemente a favor de los demócratas) en los próximos años.

La diversidad democrática: Jared Polis, de Colorado, se convirtió en el primer gobernador electo abiertamente gay, y los demócratas eligieron a dos mujeres musulmanas (Rashida Tlaib de Michigan y Ilhan Omar de Minnesota) y dos mujeres nativas americanas (Sharice Davids de Kansas y Deb Haaland de Nuevo México). También esta elección podría establecer un récord de mujeres elegidas.

Sherrod Brown ¿Candidato presidencial?: el senador Sherrod Brown, demócrata por Ohio, derrotó fácilmente al representante James Renacci, republicano por Ohio, a pesar de que fue el Partido Republicano el que ganó la gobernación de ese estado. En su discurso de victoria, Brown dejó pocas dudas de que ya está mirando el próximo premio: la carrera presidencial para 2020.

Sherrod Brown. REUTERS/Aaron Josefczyk

LOS PERDEDORES:

Beto O'Rourke: Aunque en el haber del excandidato demócrata a la gobernación de Texas se puede mencionar las toneladas de dinero que recibió en apoyo a su postulación una pérdida es una pérdida, y aunque la diferencia en su contra fue de sólo 3 puntos porcentuales, los demócratas ya suman 24 años de no ganar la gobernación en ese estado. Y esto debe ser especialmente desalentador para aquellos que invirtieron 70 millones de dólares en la candidatura de O'Rourke.

"Es la economía, estúpido:" La era Trump nos ha obligado a reevaluar muchos supuestos políticos, y ahora podemos agregar este dicho de la era Clinton a la lista. La idea de que la economía es lo más importante en todo momento no tiene mucho sentido cuando la tasa de desempleo es del 3.7% y 8 de cada 10 votantes califican positivamente a la economía, pero el partido en el poder pierde una cámara. La economía seguramente ayudó a los republicanos, pero no fue suficiente para salvarlos, ya sea por factores externos o porque Trump puso el foco en otros asuntos.

La estrategia antiinmigrante de Trump: Se dijo mucho que la estrategia anticaravana migratoria de Trump, basada en el miedo, era desagradable pero probablemente efectiva. Y quizás lo fue en la carrera al Senado. Pero no parece haber tenido demasiado efecto para que los republicanos retengan la Cámara Baja. Las encuestas a boca de urna mostraron que aproximadamente la mitad de los votantes consideró que la retórica de Trump era "demasiado dura".

Los que votaron contra Kavanaugh en la Corte Suprema: Los senadores demócratas Joe Donnelly, de Indiana, y Heidi Heitkamp, de Dakota del Norte, fueron algunos de los enemigos más acérrimos contra la nominación al Tribunal Supremo de Kavanaugh, acusado por abusos sexuales en su adolescencia. Mientras que el senador demócrata Joe Manchin III, de Virginia Occidental, votó por Kavanaugh y le fue muy bien en el estado más pro-Trump del país. Quizás su voto a favor de Kavanaugh no fue decisivo, pero resulta llamativo que tanto Donnelly como Heitkamp no alcanzaron las expectativas.

La próxima generación de estrellas de los demócratas: no fue solo O'Rourke el que perdió una carrera importante y de alto perfil. Andrew Gillum tampoco pudo obtener la gobernación de Florida y Stacey Abrams parece que perderá la carrera por la gobernación de Georgia sin necesidad de una segunda vuelta. Por otro lado, Randy Bryce, el hombre con el que se enamoraron los demócratas como número dos del presidente de la Cámara de Representantes, Paul Ryan, perdió la carrera por esa banca.

The Washington Post