¿Puede ganar Trump? Pistas tras comparar las encuestas de hace 4 años con las de ahora

Endika Nuñez
·4  min de lectura

El próximo martes se celebrarán las elecciones presidenciales en Estados Unidos y el actual presidente y candidato a la reelección, Donald Trump, se queda sin tiempo para remontar.

Según el promedio de sondeos de FiveThirtyEight, Joe Biden supera a Trump en 9 puntos porcentuales a nivel nacional con un 51,8% del voto popular. De esta manera, el que fuera vicepresidente de EE. UU. durante las dos administraciones de Obama sería claro favorito de ganar las elecciones con un 88% de probabilidades.

A pesar de que en el imaginario popular se piense que las encuestas fallaron estrepitosamente en 2016, en realidad no lo hicieron tanto. Acertaron que Hillary Clinton ganaría el voto popular a nivel nacional y estuvieron razonablemente bien en términos generales. Pero fallaron más en los Swing States o estados bisagra, permitiéndole a Trump dar la sorpresa y llegar a la Casa Blanca.

Si nos fijamos en el siguiente gráfico en la ventaja que el candidato Demócrata (Biden en 2020 y Clinton en 2016) tiene sobre Trump en cada una de las carreras electorales, podremos observar varias diferencias notables sobre lo que ocurrió hace 4 años.

  1. A falta de 6 días para las elecciones, Biden superaba a Trump en 9 puntos. A estas alturas en de la carrera electoral en 2016, Clinton tenía una ventaja de 5 puntos.

  2. Biden sigue por encima del 50% del voto popular desde principios de agosto, una barrera que Clinton nunca pudo superar.

  3. La evolución de las encuestas está siendo menos volátil gracias a la polarización que vive el país.

Pero si algo mantiene a Trump con chances de ganar estas elecciones es la ventaja que tiene en el Colegio Electoral. Es conocido, por la composición demográfica de Estados Unidos, que Trump podría ganar las elecciones perdiendo el voto popular a nivel nacional. Ocurrió en 2016 tras obtener casi 3 millones de votos menos que Clinton y podría ocurrir otra vez, aunque las probabilidades son infinitamente menores.

Esto se debe a que Biden mantiene márgenes más ajustados en los estados que decidirán las próximas elecciones—los llamados estados bisagra—en comparación con el voto a nivel nacional.

En estos estados (Pennsylvania, Florida, Arizona o Texas, entre otros) Trump pierde de media por alrededor de 4 puntos sobre Biden. Es un margen superior al de 2016, ya que entonces el candidato Republicano perdía por alrededor de 2 puntos contra Clinton, pero sigue siendo un margen significativamente inferior a la media nacional.

Por tanto, es importante poner la mirada en estos estados. En el siguiente mapa se puede observar cómo Trump ha perdido apoyos—según el consenso de encuestas—a lo largo y ancho del territorio, con algunas excepciones como Mississippi, Tennesse o Arkansas.

Según los modelos de pronósticos basados en encuestas, Pennsylvania es el estado con más probabilidades de decantar las elecciones con alrededor del 33%. En este estado, Biden tienen una ventaja neta superior a 5 puntos, lo que supone una pérdida de apoyos para Trump de 2 puntos respecto a lo que se pronosticaba en 2016.

Es decir, las distancias entre los candidatos son más amplias y, por ende, la capacidad de Trump de dar la sorpresa es menor.

Tal y como se ve en el mapa, esto ocurre en la mayoría de los estados, tanto en aquellos históricamente Demócratas (como California o New York) como bastiones Republicanos (por ejemplo, Montana o Texas).

En lo que se refiere a los estados bisagra, Trump lidera las encuestas en Texas por 1,8 puntos y Ohio por 1,7 puntos. Estos márgenes—muy estrechos y dentro de un error normal de las encuestas—se deben a la pérdida de apoyo que está sufriendo el candidato a la reelección en ambos estados, de 8 puntos en Texas y 1,3 en Ohio desde 2016.

De la misma manera, Trump también ha visto cómo se ensanchan los márgenes en los estados que actualmente lidera Biden. Así, Trump ha perdido en Pennsylvania (2,1 puntos respecto a las encuestas en 2016), Florida (0,6), Georgia (5,5), Arizona (6,3), Iowa (5,9) o North Carolina (1,0), entre otros.

Dicho esto, hay destacar que, aunque Trump podría ser presidente 1 de cada 10 ocasiones (o 66% de probabilidad si consigue hacerse con Pennsylvania), las diferencias con la carrera electoral de 2016 son notorias.

VER VÍDEO | Trump apunta al corazón del medio oeste, mientras Biden corteja a Georgia.

Más historias que te pueden interesar: