Trump propone a un candidato para presidir el BID y fulmina las aspiraciones de Gustavo Béliz

Rafael Mathus Ruiz

WASHINGTON.- En una movida que causó sorpresa en Washington, El gobierno de Donald Trump nominó a Mauricio Claver-Carone para reemplazar a Luis Alberto Moreno en la presidencia del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), un avance que prácticamente termina de echar por tierra las aspiraciones del gobierno de Alberto Fernández de colocar a la cabeza del organismo multilateral a Gustavo Béliz.

Claver-Carone es el actual director para Asuntos del Hemisferio Occidental del Consejo de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, y antes ocupó la silla de Estados Unidos en el directorio del Fondo Monetario Internacional (FMI) cuando el organismo aprobó el primer préstamo por US$ 50.000 millones para la Argentina, durante el gobierno de Mauricio Macri. Fue uno de los arquitectos del endurecimiento extremo de la política exterior de Estados Unidos hacia Venezuela, un tema que le valió un par de roces con el gobierno argentino.

Deuda. Extienden la negociación hasta último minuto para cerrar un acuerdo

"El BID se encuentra en una coyuntura crítica, ya que la región enfrenta desafíos crecientes para el crecimiento económico y el desarrollo sostenible, particularmente a la luz de la pandemia global", dijo el secretario del Tesoro, Steven Mnuchin, al anunciar la nominación.

Mnuchin dijo que la elección de Claver-Carone era una evidencia del "fuerte compromiso del presidente Trump con el liderazgo de Estados Unidos en importantes instituciones regionales y con el avance de la prosperidad y la seguridad en el hemisferio occidental". Es la primera vez que Estados Unidos propone una candidato para presidir el BID desde su creación.

"Confiamos en que su liderazgo del BID fortalecerá su capacidad de generar impacto en el desarrollo de la región", afirmó el secretario del Tesoro.

Las aspiraciones de Gustavo Béliz

La nominación de Claver-Carone causó enorme sorpresa en Washington. Si bien corría el rumor de que el funcionario podía ir al BID, nunca se mencionó una nominación la presidencia. La movida terminó por fulminar las lejanas aspiraciones del gobierno argentino de colocar a Béliz al frente del organismo multilateral. Esa intención había nacido durante la presidencia de Mauricio Macri, de excelente sintonía con Trump, quien preveía nominar a Rogelio Frigerio en caso de ser reelecto.

Pero la noticia fue sobre todo un baldazo de agua fría para Brasil y el gobierno de Jair Bolsonaro, quien aspiraba a colocar a alguien de su confianza y aprovechar la sintonía con Trump para impulsar a su candidato. Brasil tenía previsto nominar al cargo a Rodrigo Xavier, expresidente de UBS y Bank of America en Brasil. En Brasilia confiaban en el apoyo de la administración de Trump para quedarse con la cabeza del banco.

"Esta es una oportunidad única para ayudar a conducir al banco a través de la crisis Covid-19, y para movilizar todas las herramientas a nuestra disposición", dijo Claver-Carone. "El principal objetivo será ayudar a la región a crecer", agregó.

La movida del gobierno de Trump generó sorpresa porque, tradicionalmente, el BID ha sido presidido por un latinoamericano, de la misma manera que el Fondo Monetario Internacional (FMI) ha quedado en manos de un europeo, y el Banco Mundial, en las de Estados Unidos. Además el mandato actual de Moreno culmina el 1 de octubre, un mes antes de que haya elecciones presidenciales en Estados Unidos, en la cual la reelección de Trump está en duda.

"América Latina creó un vacío al no unirse en torno a un candidato, pero aún así, esto es una apuesta y corre el riesgo de cambiar las normas de liderazgo en otras instituciones multilaterales. Mauricio, mientras tanto, es una figura controvertida, mejor conocido por su línea dura sobre Cuba", dijo a LA NACION Benjamin Gedan, del programa para América latina del Centro Woodrow Wilson.

Estados Unidos es el principal accionista del BID con el 30% de los votos en el directorio, seguido por la Argentina y Brasil, con el 11,3 por ciento. Todos los presidentes han sido oriundos de América latina: Felipe Herrera, de Chile; Antonio Ortíz Mena, de México; Enrique Iglesias, de Uruguay, y el colombiano Luis Alberto Moreno, quien se aleja tras 15 años al frente de la institución.

"Es muy consistente con 'America First." Sin embargo, donde esta America Latina? La cuestión para todos los candidatos es cuál es la visión del BID y la visión del largo plazo para la región", dijo a LA NACION Mark Lopes, quien fue el director en el BID por Estados Unidos entre 2015 y 2018.

Roce con Alberto Fernández

Claver-Carone, de fluida relación con el senador republicano, Marco Rubio, protagonizó un cortocircuito con Alberto Fernández antes de que asumiera: se fue de la Argentina antes de lo previsto, y no asistió a la jura del Presidente porque se molesto al ver que entre las delegaciones extranjeras invitadas a la jura estuvo el ministro de Comunicación de Venezuela, Jorge Rodríguez. El venezolano figura en un listado de funcionarios del régimen sancionados por organismos internacionales.

En abril, luego de que la cancillería argentina afirmara que la crisis de Venezuela debía ser resuelta por los venezolanos en una señal de repudio a una injerencia extranjera, Claver-Carone se ocupó de rechazar públicamente esa posición.

"Claramente discrepamos con el gobierno argentino", dijo en ese momento en una conferencia de prensa telefónica con periodistas, en referencia al comunicado de la Cancillería en el cual el gobierno de Fernández afirmó que la crisis en Venezuela "debe ser resuelta por los propios venezolanos sin presiones ni condicionamientos externos".

"Yo le pediría al gobierno argentino que sufrió de primera mano una dictadura, y durante ese tiempo, mucha de las personas que ahora están en el gobierno pidieron el apoyo internacional para combatir esa dictadura, para que el pueblo argentino pueda disfrutar de la democracia que hoy disfruta, que tenga la misma solidaridad y el afán por la libertad con el pueblo venezolano", afirmó en ese momento.