Trump pone trabas al impeachment y bloquea a un testigo clave

Rafael Mathus Ruiz

WASHINGTON.- En un riesgoso contraataque, Donald Trump decidió escalar su confrontación con los demócratas al negarse a cooperar con la investigación sobre el escándalo del Ucraniagate, que lo dejó al borde de un juicio político, una áspera respuesta que fue leída como una declaración de guerra por parte de la Casa Blanca a la oposición.

El desafío quedó plasmado en una carta de ocho páginas enviada a la cúpula de la oposición en el Congreso, en el cual la Casa Banca deshizo la investigación de los demócratas, al tildarla de "partidista" y "altamente inconstitucional", injusta e indebida, y advertir que amenaza con provocar "un daño duradero a nuestras instituciones democráticas".

"Puesto en simple, ustedes buscan revertir los resultados de la elección de 2016 y privar al pueblo norteamericano del presidente al que han elegido libremente", hostiga la primera carilla de la carta, en un lenguaje inocultablemente trumpista.

"Muchos demócratas al parecer ahora ven al impeachmentno solo como una forma de deshacer los resultados de la última elección, sino como una estrategia para influir en la próxima elección, para la que falta apenas más de un año", agrega la misiva.

La dura respuesta de la Casa Blanca a la investigación de los demócratas abre una nueva etapa en la puja por el juicio político, que ahora amenaza con estirarse y empezar a contaminar de lleno la campaña hacia la elección presidencial del año próximo.

La carta fue difundida unas horas después de que la Casa Blanca bloqueara el testimonio que iba a dar en el Congreso el principal diplomático involucrado en la relación con Ucrania, clave para el avance de la investigación.

Gordon Sondland, embajador de Estados Unidos ante la Unión Europea (UE), había viajado a Washington y tenía previsto testificar ayer ante congresistas de los tres comités que lideran la investigación de la oposición, pero por la mañana recibió la orden del Departamento de Estado de faltar a la cita. Los demócratas denunciaron una "obstrucción" y anticiparon que lo intimarán a declarar.

Sondland, un diplomático cercano a Trump, es uno de los personajes claves del Ucraniagate: fue uno de los funcionarios estadounidenses más involucrados en la relación bilateral con Ucrania, y uno de los punteros que trabajó desde Bruselas para conseguir que prosperaran el "favor" que Trump pidió al presidente, Volodimir Zelenski, al que le reclamó, según la denuncia, que impulsara investigaciones sobre los demócratas a cambio de ayuda militar por casi US$ 400 millones y una visita oficial a la Casa Blanca.

"Como embajador de Estados Unidos ante la Unión Europea y empleado del Departamento de Estado, el embajador Sondland debe seguir las direcciones del Departamento", dijo su abogado en un comunicado. "El embajador Sondland está profundamente decepcionado de que no podrá testificar", agregó.

Una serie de mensajes de texto entre Sondland y el exenviado Especial del gobierno de Trump para Ucrania, Kurt Volker, que fueron divulgados la semana anterior, le dieron envergadura a la ofensiva de los demócratas al aportar información que ratificaba que la Casa Blanca había condicionado el vínculo con Kiev a que el gobierno de Zelenski avanzara con investigaciones para desacreditar la investigación del Rusiagate, a la que Trump siempre vio como una conspiración para deslegitimarlo y sacarlo de la presidencia, y perjudicar a Joe Biden, su principal rival político de cara a las elecciones presidenciales de 2020.

"Me encantaría enviar al embajador Sondland, un hombre muy bueno y un gran estadounidense, para que testifique, pero desafortunadamente estaría testificando ante un tribunal de canguros totalmente condicionado, donde se han quitado los derechos de los republicanos y no se permite que salgan hechos verdaderos para el público", justificó Trump, en Twitter.

El testimonio de Sondland amenazaba con comprometer aún más a Trump, que se recuesta en un férreo respaldo de los republicanos, quienes parecen destinados a blindarlo contra todo.