Trump firma decreto sobre visas a extranjeros calificados

Por CATHERINE LUCEY y SCOTT BAUER
El presidente Donald Trump habla con niños durante el tradicional Festival de los Huevos de Pascua en el Prado Sur de la Casa Blanca, el lunes 17 de abril de 2017, en Washington. (AP Foto/Susan Walsh)

KENOSHA, Washington, EE.UU. (AP) — El presidente Donald Trump firmó el martes un decreto que dijo deberá ayudar a los trabajadores estadounidenses cuyos empleos están amenazados por la llegada de inmigrantes altamente calificados.

En la sede del fabricante de herramientas Snap-on Inc., Trump firmó el decreto cuyo objetivo es acotar lo que su gobierno considera abusos en las contrataciones amparadas por un programa de visas utilizado por las compañías tecnológicas estadounidenses.

La directriz lleva por nombre "Compre lo hecho en Estados Unidos y contrate a estadounidenses".

"Vamos a defender a nuestros trabajadores, a proteger nuestros empleos y por fin a poner a Estados Unidos en primer lugar", declaró Trump.

Sin embargo, al igual que otras de sus órdenes ejecutivas, lo que su decreto del martes hace es básicamente solicitar informes detallados en lugar de hacer cambios decisivos. En este caso, los informes se refieren a la concesión de visas a trabajadores extranjeros altamente especializados y asegurarse de que los programas de compras del gobierno adquieran bienes fabricados en Estados Unidos como lo exige la ley.

La directriz del presidente se enfoca en el programa de visas H-1B, que la Casa Blanca dice socava a los trabajadores estadounidenses al traer grandes cantidades de empleados extranjeros más baratos, lo que hace disminuir el nivel de los salarios. La industria tecnológica ha argumentado que el programa H-1B es necesario porque alienta a los estudiantes a quedarse en Estados Unidos tras obtener licencias en especialidades de alta tecnología, y porque las empresas no siempre pueden hallar suficientes trabajadores estadounidenses con las capacidades que requieren.

La nueva orden ejecutiva le pide a las agencias estadounidenses que propongan normas con el fin de prevenir los fraudes y abusos en inmigración bajo el amparo del programa. Se les pediría también que ofrezcan cambios para que las visas H-1B sean concedidas a los "solicitantes más capacitados o de mayor sueldo".

La planta de Snap-on Inc. se ubica en Wisconsin, un estado que ganó por escaso margen en las elecciones de noviembre con el respaldo de los electores blancos de clase trabajadora. En la actualidad el mandatario sólo tiene 41% de aprobación en el estado.

___

Los periodistas de The Associated Press Paul Wiseman, Joshua Boak, Alicia Caldwell y Darlene Superville en Washington contribuyeron a este despacho.